Buscar este blog

6 de septiembre de 2018

Vettel se lo debe todo a Raikkonen...(y no por lo que tú crees)



Temporada 2015, Sebastian Vettel aterriza en Ferrari. Y lo hace como Tetracampeón del Mundo de F1, nada más y nada menos. El piloto alemán viene a rellenar el hueco dejado por Fernando Alonso, que cansado de esperar ese tercer título que no llega, decide dejar la Scuderia  y probar suerte en McLaren, el eterno archienemigo del equipo italiano. La suerte del asturiano no le dio ese ansiado tercer título con los de Woking, pero a Vettel, a día de hoy, tampoco le ha dado el quinto con los italianos. La llegada de Vettel a Ferrari se ve acompañada al otro lado del box por Kimi Raikkonen, el último Campeón del Mundo con la Scuderia que venía a ponerle las cosas complicadas a Fernando y terminó en un ridículo espantoso. En el caso que nos ocupa el piloto finlandés no es sólo el compañero de box que ha tenido Vettel durante estos 4 años, sino el piloto que propició que Sebastian pudiera llegar a la F1 de la mano de Red Bull. Dicho de otra manera, el alemán le debe su carrera en el Gran Circo al finlandés. ¿Que no te lo crees? Pues sigue leyendo...

¿Como es eso de Vettel le debe su carrera en la F1 a Kimi Raikkonen?. Pues tal como suena, tal como lo lees. Nos tenemos que retrotraer al año 2001, fecha en la que no existe el equipo Red Bull, Toro Rosso es Minardi y debutan en el Gran Circo 4 pilotos muy diferentes en 4 equipos bien distintos, tanto por aspiraciones como por historia. Los "4 jinetes" se llaman Juan Pablo Montoya, Kimi Raikkonen, Enrique Bernoldi y Fernando Alonso. Williams, Sauber, Arrows y Minardi respectivamente. De los cuatro sólo dos continuan en el Gran Circo, y el que debutó en el equipo más pequeño es el que más títulos mundiales tiene. Ver para creer. Pero si bien por entonces Vettel era un niño todavía, Raikkonen entraba en la F1 por la cabezonería de Peter Sauber, que tras darle la oportunidad de probar un F1 sin haber pasado por la F3 siquiera, termina convencido de haber descubierto a la 8ª maravilla del mundo, rechazando con ello la opción de que Enrique Bernoldi, el protegido de Red Bull, debutara en el equipo suizo, al que patrocinaba la bebida energética y del que era incluso socio relevante. El cabreo de Masteschitz y Marko por la decisión de Peter fue tan antológica que propició la salida de la marca de bebidas energéticas del equipo suizo, aunque lo hizo por etapas. Pero fue el principio del fin de esa asociación. ¿Por qué?. Sigamos con la historia.

Como hemos dicho, la llegada a la F1 de Kimi Raikkonen no fue fácil tanto en cuanto tuvo que superar las reticencias de la FIA para otorgarle la superlicencia...así como las de Marko y Masteschitz por asumir que el finlandés era mejor que su propuesta, Enrique Bernoldi, un piloto brasileño que pasó por la F1 sin pena ni gloria y que en España se hizo famoso por quitarle el puesto en Arrows a Pedro de la Rosa a poco de empezar el mundial. La cuestión del movimiento de Bernoldi por parte de Red Bull vino ante la imposibilidad de colocarle en el equipo suizo, por lo que la cúpula de los "enegéticos", con Marko al frente, decidió colocar a su "promesa" (le venía grande la palabra, lo sé) en el equipo de Tom Wakinshaw a cambio de meter también dinero en el equipo británico. Una apuesta de patrocinio superior a la que Repsol ponía por Pedro de la Rosa, y que le valió para debutar en la F1. Fue el principio del fin, dado que los fichajes de Marko dejaron de aterrizar en el equipo suizo y el aporte de patrocinio y su implicación accionarial fue bajando en la escudería paulatinamente. Ya, en 2001, los alerones de sus monoplazas dejaron de tener el patrocinio de Red Bull para pasar a tener el de Credit Suisse. Masteschitz había vendido su participación accionarial, aunque Red Bull quedara como patrocinador del equipo. El blanco del banco suizo fue ganando terreno porque al estar Red Bull en dos equipos tuvieron además que repartir los esfuerzos económicos y aminorar su implicación en Sauber. Bernoldi duró dos años en Arrows, lo que tardó en irse a pique el equipo inglés. Pero el fichaje de Raikkonen encendió la espoleta de salida del equipo suizo. Sin el fichaje de Raikkonen por Sauber, Red Bull no hubiera salido del equipo suizo.

Kimi no duró más de un año en Sauber, ya que su rendimiento fue tan extraordinario que McLaren lo fichó para sustituir a un Hakkinen que se retiraba a petición de su esposa, cansada de que su marido siguiera dando vueltas a los circuitos. Su puesto lo heredó Felipe Massa, que como piloto de la escuela Ferrari, cogió los mandos del C21, siendo la cantera del Cavallino rampante la que se encargaría de ocupar lo que otros años debería haber sido rellenado por un piloto elegido por Marko. Red Bull ya no decidía en Sauber. No sólo bajó su aportación, no sólo salieron del accionariado, sino que con el siguiente piloto con el que dieron, Cristian Klien, decidieron de nuevo colocarlo en otro equipo satélite, Jaguar en este caso, habida cuenta de que en Sauber ya no los colocaban desde que Peter se decantó por Raikkonen. Era el año 2004, después de no poder colocar a Bernoldi tras la quiebra de Arrows y creer el Dr. Marko que con Klien, piloto austriaco como él y Masteshitz, tenían un diamante por pulir. Carbón del negro que salió este nuevo proyecto de piloto, una vez más, pero fue la pica en Flandes para tener un equipo propio. Antes de que terminara el año, Red Bull compraba Jaguar por 1 dolar a cambio de comprometerse a invertir 400 millones en 3 años. Ford se deshacía del equipo de F1, cansados de no obtener resultados, y Red Bull comenzaba a construir lo que es una de las mejores escuderias de los últimos 10 años. Sin la llegada de Raikkonen Red Bull no hubiera salido del accionariado de Sauber, no hubiera puesto dinero en otros equipos y no hubiera iniciado el camino de colocar a sus pilotos en otros equipos, con lo que Klien no hubiera llegado a Jaguar, con lo que no lo hubieran comprado por 1 dolar para construir lo que es el equipo Red Bull en la actualidad.

Raikkonen, Bernoldi y Klien. Estos son los tres pilotos a los que Vettel debería pagar una buena comida en señal de agradecimiento. ¿Nos dejamos alguno? Sí, posiblemente. Si Raikkonen significó la salida de Red Bull de Sauber como accionista, otros dos pilotos más posibilitaron la llegada de Vettel a la F1 y a Red Bull. Scott Speed y Sebastian Bourdais. Una vez montado el equipo Red Bull sobre el equipo Jaguar, y visto que Klien tampoco era el diamante prometido, decidieron que de la cantera tenían que sacar un piloto de EE.UU. para generar publicidad en el mercado de Coca Cola, con la que querían luchar de tú a tú. Minardi estaba en las últimas, Marko quería formar a sus pilotos antes de lanzarlos en el equipo fuerte que estaban armando y de ahí salió la idea de comprar el equipo de Faenza. Speed salió como el mejor piloto americano de esa escuela de formación que montaron y junto con Liuzzi, el piloto que ganó a Schumacher cuando decidió competir en el mundial de Karting, formaron tándem en Toro Rosso. ¿El problema? Que Speed no era ni un diamante ni un buen compañero de equipo. 

Estamos en 2007. Por entonces Vettel estaba traspasado temporalmente a BMW, que siendo alemán hacía buen encaje allí. Si a eso le añadimos que tenían sus intereses en otros pilotos a priori más interesantes para ellos, tenían en el equipo bávaro (que había comprado Sauber), un buen sitio donde tenerlo ocupado por una buena temporada en su labor de probador. Mientras tanto, en Toro Rosso, Scott Speed generaba mal ambiente en el equipo, y sin ser la perla prometida, decidieron darle la opción al alemán. Sus actuaciones, fruto de lo que hacía en las prácticas de los viernes con BMW, llamaron la atención de Marko, y más tras debutar en F1 por el accidente de Kubica en el GP de Canadá del 2007. Solución: fuera el americano del equipo, que cede su puesto  a Vettel. El piloto por el que se había iniciado el programa de jóvenes pilotos de Red Bull, y que por tanto había permitido a Vettel aterrizar en la estructura Red Bull, dejaba su puesto al de Heppenheim. Al año siguiente aterrizaría Bourdais, un 4 veces campeón de la Indy/CART americana, para mantener el tirón con EE.UU. a falta de pilotos de allí. Su mala actuación frente a Vettel le permitiría a Marko darse cuenta por fin que Vettel tenía algo especial, y mucho más tras obtener la primera victoria de Toro Rosso en esa mítica carrera con agua por doquier. Bourdais fue el sparring que certificó la calidad de Vettel. Sin embargo, quien fue la chispa que encendió la salida de Red Bull de Sauber y por tanto toda la posterior aventura de Red Bull como equipo propio fue Rakkonen. Si le añadimos los 4 años que lleva sirviendo fielmente como escudero no protestón del alemán en Ferrari ¿de que se puede quejar el alemán acerca del finlandés?. Porque , honestamente, y visto lo visto, se podría decir que Vettel sin Kimi no estaría en la F1 ya que todos los posteriores pasos no se hubieran dado por parte de los austriacos. Sin él, además, su vida en Ferrari hubiera sido un poco más complicada. No todos los pilotos que han ganado carreras y campeonatos son tan serviles ante un compañero de equipo. Así que ¿de que se queja Vettel sobre Raikkonen?. Mejor idea sería que le pagara unas cervezas a su compañero. O unos helados, lo que prefiera el finlandes. Porqué sí, porque tiene una gran deuda con él...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy interesante.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"