Buscar este blog

9 de abril de 2018

Alonso ya es 4º del Mundial...¿Podrá mantenerlo?


Y Alonso por fin sonríe. El que podría haber sido el peor fin de semana de McLaren se saldó con un inesperado gran resultado, fruto de dos cuestiones que pesaron el Domingo: el serio toque de atención de los accionistas del equipo, Manssour Ojjeh (25%) y el Reino de Bahrain (75%), a la dirección técnica, ya que no aceptaron de buen grado el resultado del sábado...y el ritmo de un coche que en los Domingos se reclama, y que permitió a sus dos pilotos terminar en los puntos, uno detrás de otro, luchando de tú a tú frente al resto, sin dar por perdida la batalla de antemano. Ese hecho, ya toda una victoria para McLaren después de los últimos tres años, es lo que hace sonreír a Fernando Alonso más que nunca. Pero la pregunta no se hace esperar, y más tras meterse el asturiano y McLaren 4º y 3º en el Campeonato respectivamente: ¿podrán mantenerlo a lo largo de la temporada?...

La primera respuesta que se nos viene a la cabeza es no, rotundamente no. No al menos con el monoplaza en su estado actual de competitividad. En el mejor de los casos, y aceptando que el equipo de Woking sea el primero tras los tres grandes (mucho aceptar), tienen 6 pilotos por delante que parten como favoritos y que deberían quedar por delante del asturiano en el Mundial. El equipo, en la actualidad, parece, a tenor de lo visto hasta ahora, estar en la 6ª posición en competitividad frente a sus rivales, un par de escalones por debajo de Red Bull y al menos uno por debajo de Haas y Renault. Todo eso, claro está, si tomamos los sábados como referencia. La cuestión, y es lo que recordaba Alonso en los micrófonos tras terminar la carrera, es que la competitividad de un coche no se puede medir sólo por lo que hacen en Calificación, habida cuenta de que los puntos se reparten los Domingos.  Si le hacemos caso, y tomando el global del fin de semana por tanto, podríamos admitir que es cierto que el equipo de Woking no anda tan lejos de ser el cuarto equipo de la parrilla. Ahora bien, aceptándolo como premisa ¿les puede servir para mantener esas posiciones?

Hablar de McLaren es hablar de un equipo que parece en eterna reconstrucción desde aquel 2013 en el que convirtieron el mejor coche del 2012, uno que ganaba carreras asiduamente, en un monoplaza de clase media, destinado a luchar por los puntos en vez de por el Mundial, su referencia hasta entonces. Su asociación con Honda estaba destinada a volverles a poner en esa lucha, pero dio los resultados que todos vimos, e hizo crear un espejismo de que todo lo malo que ocurría en Woking se debía al mal trabajo de los japoneses. Al final, ni todo era culpa de Honda ni ahora todo es culpa de McLaren. Simplemente era una pareja que no funcionaba porque la sinergia creada era negativa. Una que puede funcionar perfectamente en Toro Rosso, por mil motivos, pero que no hacen que la decisión tomada por McLaren fuera incorrecta. Fue la correcta para ellos, simplemente. Como cuando un trabajador se va de un sitio en el que no rinde y en otro funciona a las mil maravillas. Se llama sinergia por algo. Para unos funciona una asociación y para otros no. 

Por eso hablar de si McLaren puede dar el salto para permitir a Fernando luchar por los podios y por permitirle ser 4º en el Mundial es entrar en un escenario completamente nuevo, simplemente porque la sinergia entre Renault y McLaren está por descubrirse. Sabemos que McLaren suele evolucionar muy bien a lo largo de la temporada, que tienen una capacidad de evolución importante, que hay un coche casi completamente nuevo por aterrizar en el GP de España, con nuevo morro y con muchas mejoras que supuestamente van a resolver las carencias de McLaren. Invita al optimismo. Puede ser. Pero también es cierto que ese optimismo innato se ve frenado porque el resto de equipos no se van a quedar parados y el salto de McLaren va a tener que ser del doble del que hagan el resto. Recuperar 1 segundo a Red Bull es mejorar 2 segundos. Recuperar 0,5 seg. a Haas y Renault es mejorar 1 segundo entero sobre la base actual. Un salto así, en 5-6 carreras, es complicado de admitir como posible, por no llamarlo directamente imposible. Eso sí, la cosa cambia, y esto es importante, si el monoplaza que esperan estrenar es toda una versión B del actual, admitiendo que han empezado con el de la pasada temporada ligeramente modificado. Ahí, sin duda, con esos hechos, algo que esperanza puede haber en todo esto. El ritmo, si fuera ligeramente mejorado, podría ser suficiente los Domingos para despegarse de la clase media si los sábados salieran en una posición más ventajosa, por ejemplo entre los 5-7 primeros. Fernando ya lo demostró en 2012. No necesita el mejor coche para luchar arriba, sólo uno que esté a poca distancia de los demás para poder jugar con las salidas, las estrategias y la consistencia.

Pero no nos demoremos y vamos ya a la pregunta, ¿es posible o no es posible llegar a ser el 4º piloto a final del Campeonato? Pensemos por un momento en que Hamilton y Vettel están fuera del radar y del alcance de Fernando. Pero también pensemos en que Verstappen es tan genial como inestable a la hora de recopilar puntos. Pensemos que Bottas y Raikkonen tienen un buen día de cada cinco. Las tres primeras posiciones no deberían estar al alcance (Hamilton, Vettel y Ricciardo), pero todo lo demás es alcanzable si McLaren y Alonso hacen de la constancia su arma principal. Haas bajará prestacionalmente según avance el año por capacidad de evolución. Sus pilotos además están lejos de ser una garantía de nada. Renault irá alternando los mejores resultados de sus pilotos dependiendo de las carreras porque ambos están muy parejos a día de hoy. Toro Rosso tendrá un buen gran premio de cada cuatro porque el hecho de que Honda pegara un salto tan grande como para pasar de ser los últimos a ser los cuartos se sale del terreno de lo milagroso. Suena mucho más a una subida puntual de prestaciones cada 3-4 grandes premios para justificar su permanencia en la F1, aunque sea a costa de ir cambiando motores en el resto de carreras. Una subida prestacional y de fiabilidad de ese calibre en 14 días suena demasiado raro. Con esas premisas, el salto a la 3ª línea es posible. Y la constancia de Alonso no tiene nada que ver con la de los Verstappen, Raikkonen, Bottas, Hulkenberg, Magnussen, Grosjean y compañía. Se trata de acabar carreras, mantenerse entre los 6 primeros en cada GP e ir restando con los errores de los demás, que se darán inexorablemente. Ya lo hizo en 2012. Lo puede volver a hacer.

Así que si sigues preguntándote si es posible ver a un Alonso terminar 4º en el Mundial, la respuesta es que sí, lo es, pero bajo la premisa de una mejora de McLaren que primero se tiene que dar, que quizás no sea tan fácil como Boullier se empeña en vender continuamente. Así que la presión está ahí, y ya no hay ya posibilidad de esconderse tras los motores japoneses. Boullier lo sabe, es consciente de que su cabeza es lo primero que se pedirá si el equipo no da el salto esperado. Ha tenido un primer aviso, sabe que en Woking la paciencia se terminó cuando tuvieron que pagar 58 millones de libras por romper la relación con Honda así como dejar de recibir los 100 millones de eur y los motores gratis que ponían. No se renuncia a eso si no es para devolver a McLaren a las primeras líneas de parrilla. Boullier lo sabe, Jonathan Neale, Peter Prodromou y Sam Michaels también. Tienen una oportunidad de conservar sus empleos. En la Calificación, su punto débil por ahora, tienen que pegar un gran salto, en los Domingos mejorar ligeramente lo que ya parece una buena base sobre la que trabajar. Pero es factible. La constancia como arma para ser el primero de los no favoritos. No se va a pedir menos, no si quieren volver a recibir la confianza de los patrocinadores. Ese es el plan de los accionistas, recuperar lo que se deja de ingresar por parte de Honda en 2 años, que es el tiempo para volver a luchar por los primeros puestos. Se han gastado mucho dinero. Esperan recuperarlo. No se gasta, se invierte, y tener dinero no significa querer regalarlo. Dos años. Es mucho tiempo en la vida real, pero muy poco en la F1. Las cabezas de algunos en Woking están en juego. Aunque sólo sea por eso, se dará el salto Por la cuenta que les trae. No tienen más excusas a las que agarrarse....

3 comentarios:

Eugenio López Santos dijo...

Perfecto análisis, pero........... las avances para el rendimiento en la calificación y para el ritmo en carrera son totalmente independientes, el problema está en las carreras en que Alonso, saliendo desde atrás tendrá grandes dificultades para adelantar y ahí habrá grandes diferencias con los de arriba, 8º y 10º pueden ser normales. Estoy convencido que Alonso, a pesar de sus grandes dotes, no podrá ser más que 6º o 7º al final del mundial, salvo que Mac Laren mejore mucho en la calificación.

Dhruvit Rathod dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dhruvit Rathod dijo...

I still believe in mclaren. And I hope they will big steps in Spainish gp.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"