Buscar este blog

4 de marzo de 2018

Temporada 2018: ¿Conseguirá alguien batir a Mercedes?...(la primera semana de tests y sus conclusiones)



Retomamos el noble arte de juntar letras en esto de la F1 para hablar de la nueva temporada de F1 y de lo que se avecina vistos los primeros tests en el circuito de Montmeló. Muchas son las esperanzas puestas este año en que ese orden establecido de las 4 últimas temporadas se tambalee un poco, se resquebraje al menos algo, para que de alguna manera se nos devuelva la emoción perdida en la pista fruto del dominio de Mercedes. Los test celebrados la semana pasada no parecen indicar que vaya a ver un cambio drástico, pero ¿cuanto hay de verdad y de mentira en lo visto sobre la pista donde se celebra todos los años el Gp de España?¿Que se puede sacar de lo sucedido en la primera ornada de pruebas?...


Mucho ha sido el miedo generado por el crono registrado por Lewis Hamilton sobre el nuevo asfalto de Montmeló con los "medios". Muchas las esperanzas puestas en el crono de Stoffel Vandoorne con ese registro a poco más de 3 décimas del tiempo del británico. Pero ninguno de los dos contiene la verdad sobre el estado de cada equipo. Son simplemente pruebas, programas realizados por las escuderías que no tienen porqué coincidir en el tiempo. Una escudería puede estar probando la fiablidad del motor el día 3 mientras otra está centrada en pruebas aerodinámicas. Uno puede estar probando el día 2 los diferentes reglajes de las nuevas suspensiones mientras otro está probando el rendimiento máximo en condiciones de calificación. No hay una norma que indique a los equipos que tienen que hacer el mismo tipo de pruebas cada día. Los timing de cada uno pueden estar tan diferentemente configurados que comparar prestaciones en el día a día sólo tiene significado si te aburres mucho y quieres tener un gran dolor de cabeza. El vuelta a vuelta comparativo de cada día sirve de poco o muy poco. ¿Como entonces podemos leer estos tests?.

Lo más importante es que cada equipo tiene unos objetivos muy diferentes de una temporada a otra y en ello basan las pruebas a realizar y por ello el éxito o no de esas pruebas tienen que ser puestos en perspectiva en comparación con esto. Por ejemplo, la fiabilidad en McLaren el año pasado era un tema crítico. Cambiar de suministrador de unidad de potencia con tan poco margen dejaba la puerta abierta a posibles problemas en la integración de chasis y motor. Probar la fiabilidad, por ejemplo, podría ser más prioritario para McLaren que para Ferrari o Mercedes. El equipo inglés, después de dar más de 160 vueltas en un día puede dar por cerrado, o casi, dicha preocupación. Otro ejemplo, quizás, era el tema de la amortiguación de la zona trasera, con esa nueva suspensión tan extraña y original que había que probar. Una forma de hacerlo era emplear los compuestos más estremos para saber si esa suspensión trabajaba bien con los compuestos más blandos (no se los fundía) y con los más duros (les metía en temperatura), por poner un ejemplo. Que el equipo de Woking usara los hiperblandos y consiguiera su mejor registro con ellos también puede venir de aquí. Eso al margen, claro está, de la necesidad de vender algo de optimismo y cazar algún sponsor por el camino. Hacerse un Sauber 2010, en otras palabras.

Que McLaren tenía un gran chasis el año pasado es algo que se vendió durante mucho tiempo el año pasado. Incluso los anteriores. Pero el que el equipo de Woking tendrá que pasar por todas las pruebas que el resto de equipos suelen hacer para preparar la temporada que viene también es un hecho. Por eso el orden de las pruebas no tiene por qué coincidir. Si para McLaren era importante saber que el conjunto era fiable y que la nueva suspensión trabajaba bien con las gomas, para Red Bull el tema puede estar en saber si prestacionalmente ha dado otro paso de cara a atrapar a Mercedes y sus pruebas, visto lo poco que han cambiado los coches de un año a otro pueden ir dirigidas más hacia el rendimiento que hacia probar la integración de las partes, habida cuenta de que ya van sobre terreno conocido de otros años. 

Vayámonos hacia Ferrari esta vez. Que bien van todos los años en pretemporada, dirá más de uno. Es cierto. Ferrari suele hacer buenos coches cada año porque tiene el dinero, el personal y los recursos técnicos para ello. Cosa diferente, en cualquier caso, es a la hora de evolucionar sus monoplazas. Que Ferrari comience bien en pretemporada no suele ser indicativo de que vayan a ganar el Campeonato del Mundo. Es más, en 11 años no llevan ninguno. Y casi siempre, en los últimos años, han comenzado bien. Que Ferrari esté centrada en los tests en "vender la moto de siempre" no debería sorprendernos ya. Este año han sorprendido con un diseño todavía más radical de sus pontones, de sus entradas de aire para refrigerar "las tripas" del monoplaza. Incluso Vettel ha hecho buenos tiempos. Ahora bien, como no se les va a juzgar por hacer un buen papel sin más, sino por batir a Mercedes, seguramente las pruebas de Ferrari irán más enfocadas a probar piezas muy innovadoras que puedan suponer dar ese salto definitivo que tanto se les resiste, por lo mucho que se juegan este año Habrá más riesgo en los tests de la Scuderia. ¿Por qué resaltamos la "innovación" en la frase?. Porque la presión en Ferrari no les permitirá fracasar un 4º año con Vettel, renovado a 40 millones por año, tras los 5 años con Alonso. Los dos años de gracia con Vettel ya han pasado y el 2017 fue la primera decepción como tal. Repetirlo en 2018 no estaría bien visto. Hay más riesgo tecnológico implícito, seguramente, en las pruebas que ellos realizan que las que pueda haber en un Williams, por ejemplo.

¿Y que decimos de Renault?. Para los franceses este es el primer año de verdad. La presión será diferente porque si en 2019 quieren optar al título, como decían, este año tienen que pelear los podios. Tras comprar el equipo Lotus se puede decir que ese primer año fue realmente poco más que de transición. Conseguir rearmar el equipo y dotarlo de medios y personal tras toda esa crisis económica era algo necesario y normalmente lleva más de un año. Esta pretemporada, con Sainz y Hulkenberg, y con un monoplaza más cambiado que en el resto de equipos, las pruebas irán enfocadas a comprobar que esa primera versión de su nuevo motor funciona correctamente con todo ese chasis tan remozado. Las pruebas de fiabilidad e integración de las piezas es algo que les habrá ocupado más tiempo que a Mercedes, Ferrari, Red Bull, que parten de una base conocida. Algo similar a McLaren. Tienen que dar un paso grande y han innovado tanto que primero tienen que comprobar que lo fundamental funciona. Por eso el tiempo de Mercedes no es tan sintomático, porque han podido centrarse desde mucho antes en el rendimiento que sus rivales, que andan buscando que sus grandes cambios funcionen y se confirme que la base sobre la que construir el rendimiento es correcta. El potencial de Renault y McLaren no se ha visto. Incluso, en menor medida, el de Ferrari y Red Bull. Sólo en la segunda semana empezaremos a tener una foto aproximada porque entonces sí, todos deberán haber probado su monoplaza en sus más óptimas condiciones de rendimiento en algún momento de esas 2 semanas de prueba.

Todo eso está muy bien, pero ¿donde está cada uno?. Bola de cristal no tenemos, pero sí que es cierto que vamos a tener una competición muy cerrada, con márgenes mucho más estrechos que el año pasado. Si es plausible pensar que McLaren pueda saltar lo suficiente como para luchar con Red Bull, no menos cierto es que Renault pegará otro salto, Force India debería caer algo por la aparición de la nueva competencia y que Mercedes, otro año más, jugará con ventaja por todo el tiempo que se ahorra en probar integración y fiabilidad para poderla dedicar al rendimiento. Por ello no sería nada extraño pensar en una ecuación donde Mercedes y Ferrari partieran con cierta ventaja a principios de años...que se iría reduciendo con Red Bull y McLaren tan pronto Renault liberara la potencia que no piensa desplegar al principio, Estos dos equipos, el de Woking y Milton Keynes, hallaran la manera más óptima de trabajar con esa evolución del motor fabricado en Viry-Chatillon más pronto que tarde. Renault, como equipo oficial, debería sufrir una evolución parecida, pudiéndonos juntar a mitad de temporada con pilotos y escuderías que bajan del 4º al 10º puesto en la Calificación, y viceversa, dependiendo de cada circuito debido a las cortísimas diferencias entre las 3 equipos perseguidores. Rara vez se ha visto un equipo saltar más de 2 posiciones en el Campeonato sin un gran cambio normativo. McLaren, Red Bull y Renault mejorarán, pero mucho tendrá que cambiar la historia para que luchen por ser Campeones del Mundo. Eso sí, ojalá me equivoque...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"