Buscar este blog

24 de marzo de 2018

Luces y sombras de McLaren y Alonso en Australia...


Llegó el GP de Australia y con ello la verdad sobre el rendimiento de los equipos y pilotos. Porque seamos honestos, eran casi más las ganas de saber donde estaba cada uno que de que empezara la temporada, que ya eran muchas de por si. ¿Tendría Ferrari un coche capaz de retar a Mercedes?, ¿serían en Red Bull tan rápidos como pronosticaban desde Brackley?, ¿habría dado Honda ese paso decisivo en rendimiento y fiabilidad que parecía adelantar la pretemporada? pero sobre todo y por delante de todas ellas ¿habrían dado en McLaren ese salta hacia adelante para meterse en la pelea con los grandes tras abandonar los motores japoneses que tantos problemas les dieron?. De todas estas preguntas nos centraremos especialmente en la última...


Que McLaren entra en una nueva era no es ningún secreto. Con la entrada de Renault los ingenieros británicos por fin se pueden centrar solamente en el monoplaza, olvidando los quebraderos de cabeza que daba la unidad de potencia de Honda y que tanto tiempo les quitaba del trabajo empleado para encontrar rendimiento. Las expectativas eran altas tras marcar el tercer mejor tiempo de la pretemporada. Muchos aficionados esperaban que la alianza McLaren-Renault permitiera a Fernando Alonso luchar por podios desde el principio. Mucha ansiedad que gestionar y muchos deseos por abandonar la pesadilla de los últimos 3 años. Pero Australia nos dio una de cal y otra de arena. Mucho potencial (la de cal) y mucha distancia con los tres primeros equipos (la de arena). Y dependiendo de las expectativas que tuviera cada uno, pesaría más una cosa u otra. ¿Cual es cada cual y que es lo que significa para esta temporada? Centrémonos en esto y vamos a intentar explicarlo.

Australia, McLaren, fuera de la Q3. No suena nada bien dicho así. Pero si nos centramos en lo positivo, veremos la de cal en todo lo sucedido en Albert Park hasta ahora para los de Woking. Pensemos por un lado en que a lo largo de todo el fin de semana han estado peleando con Fernando por la 7ª-8ª posición cuando los años anteriores estaba peleando por pasar a la Q2. Para muestra el 14º en los FP3 de 2017 y el 13º en parrilla, el 12º en FP3 en 2016 y 11º en parrilla. La diferencia con el 11º de este año está en el error cometido por el piloto (error de conducción en el primer parcial) y por el equipo (no calentar convenientemente las gomas), para que ese 7º-8º por el que peleaban en FP3 y Q1-Q2 no se transformara en realidad. Es decir, el monoplaza ha pegado un paso al frente para situarse como 4º equipo de la parrilla en condiciones normales, lejos del descalabro de los años anteriores. Siendo la primera carrera y sin traer todas las atualizaciones que estaban previstas por una demora en el timing del diseño y producción de las mismas...no, no es un mal punto de partida.

Aquí caben dos maneras de ver las cosas, un poco a lo botella medio vacía o medio llena. Si pensabas, como el que aquí escribe, que el motor japonés les quitaba el año pasado 4 posiciones naturales en parrilla (dicho así varias veces el año pasado en diferentes artículos), puede parecer que la ausencia del motor japonés no hace otra cosa que descubrir la verdad de ese chasis, que no es otra que la de ser el 4º mejor de toda la parrilla y no el mejor como pronunciaban desde Woking el año pasado en repetidas ocasiones. Los circuitos de Mónaco y Hungría, donde no se necesitaban prestaciones puras del motor, así lo indicaban al menos. Así que ¿cual es la evolución en chasis desde el año pasado?. A priori, poca si quitamos el motor de la ecuación. Eso es ver la botella medio vacía. Si la vemos medio llena pensaremos que el trabajo empleado hasta ahora en adaptar el motor al chasis les ha restado tiempo en buscar los cambios al chasis para buscar rendimiento puro, y que esos 2 meses que llevan trabajando en la evolución que habrá para China y que desde Woking definen como algo más que un pack de mejora, casi un coche B, sí que pueden meterles más cerca de luchar por el 6º en parrilla, y salir desde 3ª línea ya te empieza a dar opciones a luchar por el cajón. Eso es ver la botella medio llena.

Ahora bien, tras tantos años luchando por poco menos que puntuar, las costumbres que tienen los equipos campeones en afinar los detalles para luchar por victorias y podios, se pueden haber perdido por el camino. Son 3 años donde el hecho de acabar se celebraba como un triunfo, y el hecho de puntuar como conseguir un Campeonato del Mundo. Con esos niveles de ambición, lo sucedido hoy en Albert Park, tanto por parte del piloto como del equipo, no se debería repetir si quieren aspirar a cosas importantes. Hay que cambiar el chip y no utilizar el pasado lastimoso de los años con Honda como barra de referencia. Vale para la primera carrera, si se quiere, para decir algo así como "hicimos bien en abandonar la asociación con Honda". Lo compramos. Pero ya está, no se puede usar más si realmente quieres retar a los de delante, con los que quieres luchar por podios y victorias. El baremo lo debe marcar Red Bull, que con ese mismo motor le mete el hocico a los Merecdes y Ferrari en la lucha por las victorias y deja a los de Woking a 1,2 seg. Ricciardo y Verstappen son la referencia, no los Haas, los Renault o los Force India. No si quieres dejar el terrible pasado que arrastras bien detrás, donde no moleste más.

Alonso sonreía hoy porque creía que el potencial está ahí, que el resultado de la Clasificación en Australia no era importante porque hasta la Q3 se había visto que el McLaren puede luchar por la 7ª-8ª posición de manera regular y que lo sucedido hoy era sólo una cuestión de mala suerte. Pero, y esto es importante, el lado ambicioso no debe ser dejado de lado sólo por una cuestión de entrar en ser políticamente correcto delante de las cámaras. McLaren y Fernando deben saber que las oportunidades están ahí para luchar por ellas y que la paciencia de los aficionados tenderá cada vez a disminuir en mayor proporción si los resultados no llegan. Y no sólo la de estos, sino, y más importante, la de los propios accionistas, que ven que han tenido que pagar 58 millones de libras como indemnización a Honda por romper el contrato con ellos (al margen de lo que deja este año de recibir de los nipones, más de 100 millones anuales y la gratuidad de sus motores). Eso no se paga si no se espera un gran cambio que lo justifique. Seguramente, teniendo una buena base, y llegando las actualizaciones prometidas para China, en Woking tendrán motivos para ser más optimistas. Pero acostumbrarse a perder asiduamente no debe ser motivo para perder la ambición que deben tener un equipo como McLaren y un piloto como Fernando. No olvidemos que el asturiano cambió Ferrari por McLaren para volver a ser Campeón del Mundo. Ese objetivo debe seguir estando presente en la cabeza de Alonso y de Zak Brown. Un mal pasado no debe condicionar tu futuro. Hay que dar más. No se puede pedir menos. Esas tenues luces que hay ahora no se pueden opacar por esas sombras que siguen sin desaparecer. Esto es F1, no una amena reunión de cuñados...

1 comentario:

Eugenio López Santos dijo...

Ahora ya se sabe muy aproximadamente donde está cada uno y está claro que Mac Laren tiene toda la temporada para acercarse a los Red Bull, Ferrari, y el segundo equipo de Ferrari, los Hass, por mucho que les moleste tener que reconocerlo. Por cierto que el Sr. Helmut Marko tendría que pedir disculpas a Alonso por lo que dijo de él, ¿donde están los Honda?

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"