Buscar este blog

31 de octubre de 2017

Hamilton puede hacer historia y batir a Schumacher...



Hamilton puede hacer historia. ¿Más todavía? se preguntarán algunos teniendo en cuenta que ya lleva 4 Mundiales y sólo Fangio y Schumacher están por delante. Y la respuesta es sí, más todavía, mucho más, y ello se debe a que el futuro a corto y medio plazo del británico no pinta muy diferente al de su inmediato pasado y tan exitoso presente. Admitámoslo, Mercedes sigue teniendo un coche lo suficientemente dominante como para alargar esta dulce racha de victorias varios años más si el resto no se ponen las pilas más pronto que tarde. Ferrari, Red Bull, McLaren y Renault esperan su momento, es cierto, pero ni los italianos terminan de concretar cuando tienen coche ni el paso que tienen que dar los otros tres mosqueteros parece pequeño y factible para ser implementado fácilmente en estos 2-3 próximos años. Hamilton, si quiere, puede batir a Miachel Schumacher. Bien, pero ¿será capaz?...

El hambre, esa es la clave. No estamos hablando de piezas, ni de MHU-K, ni de turbos, suspensiones, alerones, t-wings, ni nada parecido. La clave, como decimos, para mantener esta impresionante racha de victorias recaerá en lograr mantener la motivación de todo el equipo en su estado óptimo. Que Hamilton pueda alcanzar los 7 títulos de Schumacher depende exclusivamente del hambre que el británico tenga de seguir superándose así como la del equipo de seguir ofreciendo su mejor versión. Y aunque aparentemente fácil, no siempre es tan sencillo de mantener por varias razones. Entremos a valorar unas cuantas.

La primera es la asunción de nuevos retos, no ya sólo por parte del piloto, sino de los componentes que conforman la estructura de la escudería. O incluso de la marca en si. Pongamos el factor humano en el centro de todo, que para algo también decidimos poniendo las emociones  en la balanza...o el ansia de ganar más dinero, ¿por qué no?, una razón tan lícita como cualquier otra. Pongámonos en el lugar de Aldo Costa, de Geoff Willis, de James Allison, de los técnicos e ingenieros que conforman el equipo. Es ley de vida. Pueden incluso creer que saltar de un barco exitoso les puede venir bien para probar que son ellos la razón por la que funciona todo tan bien, como le ocurrió a Paddy Lowe por ejemplo. El ego también juega su parte. Pero pensemos que todo esto no sólo es de los que conforman la estructura del equipo de F1, porque los que tienen que decidir las inversiones de las actividades deportivas de Mercedes también pueden optar por cambiar de marca y llevarse con ello su pasión a otro lado. O es más, incluso quedándose pueden optar por creer que se ha alcanzado el unto de saturación a partir del cual por mucho más que gane Mercedes no se va a transformar en un beneficio adicional hacia la imagen de la marca y la consiguiente venta de coches. Como dejó caer una vez Eddie Jordan, la opción de dejar la F1 está ahí para Mercedes, la motivación no tiene por qué permanecer inalterable.

El hambre, visto así, es importante. Si esta permanece, Hamilton tiene opción de ganar 3 mundiales más hasta que llegue el nuevo cambio de normativa de los motores en 2021. Son tres años donde el resto de equipos empezarán a invertir más de cara a esa opción donde todos empezarán de nuevo con los motores, la gran diferencia en la F1 estos últimos 4 años, porque el dinero y los recursos no son infinitos. Es ahí donde Mercedes, sin tener que invertir mucho en los próximos 3 años puede hacerse fácilmente con 3 nuevos entorchados porque sus competidores no podrán gastar todos sus recursos en recortar la diferencia que les llevan los alemanes sin poner en peligro los importes y recursos necesarios para ganar en 2021, cuando de nuevo todos parten de una hoja en blanco. Hamilton, guste más o menos esta idea, puede tener una auténtica autopista hacia otros 3 títulos mundiales si Red Bull o McLaren no hacen algo importante para evitarlo, ya que son los únicos equipos de entre los rivales de los de Sttutgart que no fabrican sus propios motores, por lo que podrán estar concentrados en su "negocio". ¿Y Ferrari? Siempre son una opción, pero si tras 8 años con todos los recursos que han dispuesto, con Alonso y Vettel de por medio, siempre terminan cayendo cuando se acercan a la orilla, o mucho cambia la cosa, o tenemos otras alternativas más creíbles que los italianos. Hamilton, es, a día de hoy, la apuesta más segura. Ni siquiera Bottas ha demostrado poder ser un rival de altura del inglés. O Renault con sus motores le pone remedio, o este puede no ser el último mundial de Lewis. El tiempo nos dirá...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"