Buscar este blog

9 de octubre de 2017

Ferrari o Vettel ¿de quien es la culpa del declive?...



Volvemos a la temática de la F1 y lo hacemos con lo que parece haber sido el golpe de efecto definitivo al Campeonato. Salvo cambio espectacular de guión, que todavía sigue siendo todo posible, la candidatura al título de Lewis Hamilton parece bastante clara, todo lo contrario a lo que le sucede a Sebastian Vettel, que en Japón pareció certificar su adiós al título y por consiguiente, el fracaso en su aventura inicial de ser Campeón con Ferrari por ese periodo inicial por el que fue contratado, 3 años. Ahora bien, admitiendo que en caso de no conseguirlo, la campaña de Ferrari y Vettel se podría considerar positiva con un subcampeonato (decir lo contrario sería ciertamente faltar a la verdad), la pregunta que se hacen ahora muchos aficionados es ¿a quien se debería no ganar el título, a los chicos de Maranello o al piloto alemán?...

Hay razones para pensar en que en esta ocasión la culpa podría estar algo más repartida de lo que en un primer momento el cuerpo nos pide juzgar. Ni toda la culpa es de Ferrari ni Vettel ha sido un fiasco con el coche que ha tenido, que parecen ser por ahora las dos tendencias más extremas en lo que respecta al juicio sobre el porqué de sus resultados. Y vamos a razonarlo. Empecemos por Ferrari, que es lo primero que se nos viene a la mente al pensar en el bajón de resultados. Hay una cierta verdad en lo que respecta a que por parte de Ferrari siempre se espera una cierta disminución en su rendimiento cuando los italianos regresan del periodo vacacional. En esta ocasión algo de eso también ha existido, pero no en la misma proporción que en años anteriores. Pensemos por un momento que a nivel prestacional, el monoplaza italiano ha seguido haciendo poles o primeras líneas de parrilla (el pasado GP de Japón, sin ir más lejos), ha luchado por la victorias y cuando por algún motivo de falta de fiabilidad ha tenido que salir desde atrás del todo, ha llegado a rozar el podio al finalizar la carrera, como en Malasia con ese 4º puesto final. Coche hay, siguen teniendo un buen monoplaza. Sin embargo, en ese esfuerzo por mantenerse al frente, la fiabilidad ha sido forzada y de ahí algunos de los resultados del equipo italiano tras el parón veraniego. No ha sido tanto el desarrollo del monoplaza, como en temporadas pasadas, como la unidad de potencia, que les ha jugado una mala pasada. Desde ese punto de vista, han forzado más de la cuenta, pero no han dejado de ser competitivos con el coche, eso hay que admitirlo.

Puesto en relieve el "bajón" de Ferrari, no menos cierto es que hay quien piensa que con ese monoplaza se podrían haber asegurado otros resultados si una cabeza más templada lo hubiera pilotado. Obviaremos poner nombres, pero sí que es cierto que Vettel ha tenido errores poco admisibles para alguien que lucha por el mundial. Teniendo en cuenta que todos los pilotos fallarán alguna vez a lo largo del Campeonato, los del piloto alemán han sido más bien fruto de no saber gestionar su cabeza, mantenerla fría en los momentos claves, que de fallos puntuales por frenar antes o después en esta o aquella curva. Ejemplos tenemos en el Gp de Azerbayan, cuando le tiró el coche a Hamilton en un ataque de ira repentina, o cuando en Singapur se fue diagonalmente contra Raikkonen y Verstappen en plena salida para terminar siendo embestido por Raikkonen tras colisionar con el holandés por quedarse los dos sin sitio. Hablamos de 38 puntos de diferencia por no saber gestionar la presión en su cabeza, 38 de los 59 que les saca Hamilton en la Clasificación general. 

Por último, querría poner en perspectiva un detalle. No deja de ser una mera coincidencia, pero no está de más apuntarla también. Desde el anuncio de la renovación del italiano, tanto los chicos de Maranello como el piloto alemán parecen haber perdido cierta concentración, ya que los dos únicos ceros conseguidos hasta ahora han sido justo después de que el futuro del piloto alemán se aclarara definitivamente, como si se hubieran relajado en exceso La renovación de un piloto por Ferrari nunca sentó peor a los resultados del Capeonato. Son 27 puntos en 4 carreras por los 93 en ese mismo periodo de Hamilton y Mercedes. Y dos ceros cuando estás en la fase final del Campeonato se pagan muy caros. Ferrari sigue teniendo coche, Vettel sigue siendo un gran piloto, pero que duda cabe que la gestión del tramo final de esta temporada está dejando un poquito que desear por ambas partes. El ansia se dice en estos casos, en la cabeza se resume todo. Ni Arrivabene ni Vettel parecen estar preparados. Veremos si logran enderezarlo, pero a priori, cuando menos, parece complicado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"