Buscar este blog

14 de septiembre de 2017

¿Por qué Renault rompe con Red Bull?



Y saltó la noticia menos esperada de toda la temporada. Si teníamos puesta nuestra atención en el futuro de Fernando Alonso, McLaren, Carlos Sainz y el segundo piloto de Mercedes, entre otras cosas, la sorpresa ha saltado finalmente por donde nadie lo esperaba: Renault rechaza seguir suministrando de motores a Red Bull desde 2019 en adelante. Algo que no se había barajado en ninguno de los múltiples rumores que habían surgido en la Silly Season. Es más, el acuerdo con Toro Rosso para dejar de suministrarles para dar entrada a Honda en el equipo de Faenza a cambio de quedarse con Carlos Sáinz hacía pensar que finalmente la marca del rombo había salido ganando: dos buenos equipos además de la propia escudería oficial más el fichaje de Carlos. ¿Por qué por tanto esta ruptura, que ha pasado en medio de todo esto?...

Lo primero que hay que pensar es que esta negociación, la del intercambio de motores entre McLaren y Toro Rosso, ha sido posible gracias a la intervención de varios actores secundarios que han podido hacer su función para componer la película. Entre ellos, como no, la FIA y la FOM, que han jugado su papel en toda esta historia. Una (la FOM) para poder contar con otro equipo competitivo con el dar algo de picante a la competición, McLaren, y otro (la FIA) para garantizar que la F1 no perdía al único fabricante que se había atrevido a entrar en la categoría reina tras la salida en su momentos de BMW, Toyota, Cosworth...y otros tantos que han formado parte del Gran Circo durate estos últimos 10 años. Pero algo en la ecuación no cuadraba. No terminaba de redondearse la operación porque Honda cambiaba un equipo que aspiraba inicialmente a las victorias por un equipo pequeño que sólo sirve de cantera a Red Bull. Los japoneses, de alguna manera, eran los grandes perdedores de todo esto. Eran, porque Jean Todt aseguraba por activa y por pasiva que ayudaría a que los japoneses se quedaran en el Gran Circo y no salieran perdiendo. Y eso, claro está, implicaba que pudieran optar de alguna manera a suministrar al equipo mayor, Red Bull, que anda buscando un fabricante con el que asociarse desde que dejaron de ganar mundiales desde ese 2014 que lo cambió todo.

Renault, una marca que no ha recibido ningún piropo por parte de Red Bull en los 4 Campeonatos que ganaron con ellos, y sí muchos aspavientos cuando los dejaron de ganar, iba a jugar también con mucho gusto la partida preparada por el francés. El cambio en Toro Rosso inicialmente era una jugada que pretendía ser por un año, que era la intención original de Honda. Sin embargo, la operación se hace finalmente por tres, algo que a Toro Rosso le da tranquilidad en su futuro, que le ahorra el pagar por sus motores, pero que a Honda no le aportaba nada más que ganar algo de tiempo mientras hacían un buen motor. Red Bull, que inicialmente no quería vincularse a Honda vistos los resultados en McLaren, pensaban que los italianos serían un buen banco de pruebas para los japoneses a la espera de 2021, cuando los motores serían mucho más sencillos y cuando Honda tendría la oportunidad de ser realmente competitiva. Jean Todt y Renault tenían conocimiento de este escenario, y a ninguna de las dos partes le convenía. A Todt porque debía dar un equipo competitivo a Honda para que no se marcharan por la puerta de atrás más pronto que tarde con toda la inversión que llevaban en la aventura, y a Renault porque no quería recibir la patada cuando a Red Bull le conviniese, cuando Honda fuera ya competitiva. Para eso se la daban ellos primero. Los intereses de Renault y Todt coincidían, así que la jugada estaba cantada: pase de la muerte del francés y remate a puerta vacía de los de la "regie".

La situación de Red Bull pega un cambio importante. Por dos motivos, para 2019 no tienen suministrador de motores, y ya saben para 2018 el trato que recibirán por parte de los galos. Eso los deja con una única alternativa, Honda, tanto en cuanto ni Mercedes ni Ferrari les van a dar motores para que les ganen los mundiales con sus propias armas. En ese escenario, se podría pensar que la FIA tiene la potestad de decidir otorgarle un motorista a los austriacos, pero esa potestad requiere de dos aspectos: que el equipo no haya renunciado voluntariamente al suministrador de motores (lo cumplirían) , es decir, que ellos no hayan provocado la situación...y ante la elección, la prioridad está en los suministradores que no tengan el límite de equipos a los que se puede suministrar (3) ya copados. En ese escenario, Honda con sólo un equipo, sería la opción clara. De alguna manera, el abandono de Renault a la idea de suministrar al equipo dirigido por Christian Horner y el Dr. Marko los deja con la única opción de los japoneses para 2019. No hay, actualmente, ningún suministrador adicional  ni ningún otro al que que interesara entrar antes de 2021, cuando los motores serán mucho más sencillos y baratos de producir. Si la idea de Porsche cuadraba para entonces, para 2019 no pinta tan probable. Todt y Renault se salen con la suya. El pequeño Napoleón obliga a los austriacos a asociarse con Honda ya en 2019, a los que dijo que ayudaría para quedarse, y Renault se sirve la venganza en plato frío. Más que frío, helado. Y es que ya lo dicen, en F1 no te puedes llevar mal con nadie. Luego si no, pasa lo que pasa...

1 comentario:

Juan Carlos dijo...

y, como algunos tenemos el colmillo, muuuuuy retorcido...
Que pasaría, si en 2018/2019, los "Japos", dan con la tecla, y que al menos sobrepase a Renault, se acerque a Ferrari?, de Mercedes, ni hablamos.
Quien perdería, hipotéticamente hablando, en este caso?.
y, hablando de Venganza, honor, etc.... No se debería de ..."vengar" Honda, por las tragaderas, supuestas, que le han hecho tener, el Consorcio ... "Francés".. (Renault, versus, Todt)..
Si consiguen, sobrepasar, minimo, a Renault, los Japos, van a dejar de tener los ojos, entrecerrados, para abrirlos, como platos...

Pd.- Soy consciente de que los Galos, son y han sido hasta ahora, muy buenos MOTORISTAS.
HONDA, también, y, creo que llegaran a hacer un buen Motor, de F1. El de ahora no lo es, y , tampoco sé si seran capaces de de ello, antes de 2019/2020, o a partir de 2021.

Aunque creo que se pueden dar, más menos, las manos, los dos fabricantes, ni son potentes a día de hoy, i tampoco fiables.

Mejoraran los dos?

O solo uno de ellos?

Si fuera esto último.. por quien apostamos?

Mi buen articulo, me encanta leerte.

Saludos

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"