Buscar este blog

12 de septiembre de 2017

¿Por qué cambia McLaren a Renault?...



Sí, iremos directos al grano. Muchos aficionados se hacen la misma pregunta: ¿Por qué cambia McLaren a Renault si la diferencia de potencia no es tan grande y su fiabilidad tampoco es mucho mejor?. Esa cuestión se ve resaltada, además, por el hecho de que la salida de Honda dejará al equipo McLaren con 300 millones menos (100 como sponsor, 200 como partner) cada año. Así, a primeras dadas, el movimiento parece una auténtica locura, un sinsentido teniendo en cuenta lo poco que se gana y lo mucho que se pierde. ¿Para que renunciar a todo ese dinero por un motor con el que apenas ser va a ganar un poco más de potencia y fiabilidad, pasando a ser un cliente más de un fabricante y perdiendo toda esa "salvajada" de dinero que representa más del 60% de las finanzas del equipo? ¿Se está suicidando McLaren sólo por retener a Fernando Alonso?. Si quieres la respuesta, sigue leyendo porque aquí lo vamos a explicar...

Lo primero, y más chocante que tenemos que explicar, es que McLaren no cambia de Honda a Renault por una mera cuestión de prestaciones, al menos no exclusivamente. Si esa fuera la única razón, el movimiento no tendría a priori ningún sentido. Pero entonces, si no es por las prestaciones actuales, ¿por que cambian de suministrador de motores?. No es una pregunta complicada, en realidad es algo muy sencillo de explicar porque McLaren está comprando con esa decisión dos cosas: tranquilidad y tiempo. ¿Tranquilidad y tiempo? Sí, lo vamos a explicar y con esa explicación seguramente lo vas a entender mejor. McLaren no toma una decisión que no sólo afecta a su futuro inmediato sino a su futuro a largo plazo porque ahora Honda no esté dando con la tecla. McLaren cambia de suministrador de motores porque el sistema de trabajo de los japoneses no está funcionando de acuerdo a los estándares que marca la F1 y que McLaren necesita para poder progresar al mismo ritmo que el resto. Dicho de otra manera, los de Woking compran la tranquilidad de poder estar centrados exclusivamente en su trabajo sin estar preocupados constantemente por los problemas que les da el motor, con todo lo que resta eso al tiempo que le dedicas a optimizar lo que sí depende de ti: el chasis.

Hemos dicho que McLaren compra tranquilidad, pero no porque quede muy romántico y bonito en un texto de una página web, sino porque eso se traduce en tiempo de desarrollo y en el hecho de que el personal técnico esté centrado en el monoplaza en si, no en los problemas que les causa su socio. Alguien podría pensar que más pronto que tarde podrán dar con la tecla y resolver todos esos achaques que les impiden avanzar. Puede haber una parte cierta en todo esto, pero McLaren, tras verlos trabajar durante 3 años, parece haber ha llegado a la conclusión de que no hay nada en el horizonte que les haga pensar que el cambio de mentalidad vaya a ser tan grande como para cambiar el sistema de trabajo que llevan desde hace 4 años (1 antes de debutar, y casi 3 desde que aterrizaron en las pistas con los de Woking), por mucho que Illmor les esté ayudando ahora. La cuestión con Honda es que no sólo no terminan de hacer un motor fiable y potente, sino que nunca cumplen con los timings que se imponen para llegar a los objetivos marcados. Es más, ni siquiera luego los resultados son los que se habían establecido a priori como metas a alcanzar. Un equipo que está esperando siempre a que su socio termine su trabajo y que nunca llega cuando  prometen ni con el rendimiento necesario no sólo ralentiza su propio trabajo sino el tuyo propio. Si hasta que no llega no se puede probar, el desarrollo del chasis no puede quedarse parado esperando a ver como reaccionará con la nueva UP.

Tranquilidad, el timing adecuado, personal centrado en su trabajo, desarrollo del chasis no ralentizado por el motor, prestaciones (muchas o pocas más, hay una mejora)...¿que más compra McLaren con el cambio a Renault?. Compra confianza. Ya, ya lo sé, tenemos que traducirlo a algo menos etéreo. Veamos, compra la confianza de sus empleados en el proyecto, empezando por los pilotos y terminando por la última persona de su plantilla. Un equipo de F1 no es sólo los 60-70 empleados que viajan a los grandes premios, son las entre  800 y 1000 personas que hay en Woking y Milton Keynes trabajando para desarrollar el mejor monoplaza posible. Con un motor Renault, o cualquiera que no fuera Honda, las personas que forman el equipo vuelven a creer en su trabajo y en el proyecto, y dan todavía más de si mismos sabiendo que no hay nada ahora que les pare, que les ralentice. Si sabes que tu trabajo no se va a ver enmascarado por el mal trabajo de tu socio, no te escondes tras los problemas causados por éste, algo relativamente fácil de hacer dada la dificultad que hay para separar las prestaciones del chasis y las de la unidad de potencia. Ahora, con Red Bull usando el mismo motor, la comparación será inmediata. El reto, por tanto está ahí.

Hemos hablado de confianza y ha salido otra de las razones que se compra con el cambio a Renault: la verdad. Parece extraño plantearlo en estos términos, pero como hemos dicho antes, las prestaciones del monoplaza no se van a ver enmascaradas por las deficiencias del motor. El equipo que mejores chasis suele hacer en el Campeonato va a utilizar el mismo motor que tú, así que va a ser imposible esconderse detrás del fracaso de tu socio. La verdad sobre el chasis de McLaren va a salir a relucir, con lo que los empleados que trabajan por hacer el mejor monoplaza en Woking van a tener que dar lo mejor de si mismos para no verse señalados. Son muchos los años que se lleva hablando de las bondades del chasis que conducen Alonso y Vandoorne y ahora se va a poder ver si ese trabajo, con un buen motor, puede salir de nuevo a relucir. Cuando sabes que al otro lado tienes "la creme de la creme" en lo que es tu trabajo, el trabajo se toma como un reto para demostrar que tú eres mejor que el que está al otro lado. Batir a Red Bull con el mismo motor ya es un reto en si mismo como para que la verdad sobre tu coche no salga a relucir. Si eso no fuera suficiente, tener al mejor piloto de la aprrilla hará que ni siquiera te puedas excusar en las manos de quienes conducen tu monoplaza. Si McLaren dota de recursos adicionales a éste área, la del chasis, podemos estar ante un gran paso adelante. Todo, porque saben que ya no se van a poder esconder tras el motor...

Y por último, ¿que más compras a Renault con el cambio de motor?. Algo muy sencillo y simple: un trampolín. ¿Trampoqué?. Un trampolín, un auténtico salto en dos aspectos que en McLaren no pueden ser obviados: la percepción de la marca y los ingresos comerciales.  No lo olvidemos, McLaren no es sólo un equipo de F1, es todo un grupo con otras áreas dentro del holding, entre las que la marca de vehículos deportivos está en primera línea. Un equipo que hace el ridículo en los grandes premios no afecta positivamente a la percepción que se tiene de tu marca de coches de calle. Unos vehículos, por cierto, que pretenden rivalizar con los de otras marcas como Porsche y Ferrari, entre otras. Arrastrarse por las pistas no es la mejor manera de publicitarlos. Si quieres que un negocio como este no se te venga abajo, tienes que cuidar su imagen. Hay mucho dinero invertido en este área como para tirarlo todo por el equipo de F1, el que, para más inri, debía impulsar las ventas de la marca. Si además tienes a alguien como Alonso ganando, no es difícil saber lo que podría significar para darle un salto importante a las ventas de tus deportivos, con el consiguiente incremento de los beneficios. Y si eso no fuera suficiente, la huida de patrocinadores del equipo hace que finalmente todas esa ayuda financiera de Honda, deducidas las pérdidas de ingresos por puntos y patrocinio, no sea al final tan  "salvaje" como parecía en un primer momento. Estamos hablando de que una marca como Ferrari recibe 100 millones anuales sólo de Philip Morris...por no hablar de los también importantes 40-50 que Mercedes recibe de Petronas. McLaren no tiene nada parecido porque todos se han ido marchando a otras escuderías fruto del fracaso con Honda. Con 3-4 patrocinios importantes, siendo una escudería ganadora, McLaren recuperaba ya casi 100 de los que pierde con Honda, por no hablar de los premios por puntos. Efectivamente, Brown tenía razón. Al final la aportación japonesa no es tanta si valoras lo perdido a cambio. Como veis, dista mucho de ser sólo una comparación actual de las prestaciones de cada motor. Hay más, mucho más, y por eso Mclaren toma la decisión que toma. Nunca todo es tan directo, y en la F1, menos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"