Buscar este blog

8 de julio de 2017

Red Bull: el cabreo, los huevos y la cobardía...



Sesión de clasificación terminada y Carlos Sainz volvió a expresarse como mejor sabe: sobre el asfalto. Se metió en Q3 y terminó 10º por el 14º de su compañero Kvyat. Es más, podría haber terminado más arriba de haber podido sacar el set de gomas nuevas que había dejado para el último intento. No pudo ser. Pero lo que sí puso una vez más de manifiesto es que el madrileño le tiene tomada la medida a Daniel Kvyat...y que cuando habla fuera es porque previamente lo ha hecho dentro, en la pista, en el asfalto, donde realmente cuenta. Carlos contestó de la mejor manera posible al Dr. Marko, a Christian Horner y a Franz Tost, que con un tono especialmente desmesurado manifestaron su desacuerdo con la posición del madrileño. Le contestaron porque podían. Lo hicieron con cobardía. Y vamos a explicar el porqué...

Lo primero que llama la atención en una situación como esta son las formas de contestar, en este caso en manada, y las palabras elegidas para ello. Decir que sin Red Bull Carlos Sáinz no estaría en F1 es como mínimo una media verdad que precisamente por ser a medias, es una gran mentira. Carlos padre, bicampeón del mundo de Rallyes, que nadie lo olvide, es además de uno de los mayores talentos deportivos que hemos tenido en España, un tipo con la cabeza bien plantada y con los pies en la tierra que sabe lo que hace. Por ello, ha sido un excelente profesor para su hijo, tanto en lo deportivo como en lo personal, que todo cuenta para llegar al Gran Circo. Para una persona que convirtió el "todavía se puede mejorar" en una frase de anuncio de televisión,  la exigencia con su vástago ha sido máxima. No le ha pasado ni una. Carlos, con su talento natural y la exigencia de su padre hubiera llegado igualmente a la máxima categoría del automovilismo sin la asistencia de Red Bull, como en su momento lo hizo Alonso sin escuela ninguna. Porque tenía el talento y la cabeza para ello. Les hubiera costado más dinero, unos 2-3 millones de euros más, es cierto. Pero hubiera llegado, y sin las cadenas que ahora tiene con la estructura austriaca.

El cabreo de Red Bull se produce por lo que ellos entienden, erróneamente, como una lealtad debida. Es cierto que se le ha pagado una formación, pero también lo es que él ha respondido con el trabajo encomendado. Lleva 3 años en Toro Rosso, en los cuales luchó de tú a tú con Vesrtappen, el Golden Boy de la F1, y lleva mascrando a Kvyat desde que se le puso como compañero en el GP de España del año pasado. Sus puntos han valido dinero, que Toro Rosso ha recibido y ha invertido consecuentemente. ¿O es que el equipo no obtiene recompensa monetaria según como termina en el Campeonato?. Tres años ha trabajado para llevar dinero a la escudería italiana, no lo olvidemos. Las deudas, de existir alguna, se arreglan negociando. Pero ni mucho menos, por haberle "financiado" los comienzos, el piloto ha de carecer de voluntad alguna, de libertad para aspirar a más. de posibilidad de moverse si no está a gusto o conforme con lo que obtiene en su actual puesto de trabajo (la F1 también es esto, no sólo deporte). Red Bull no debe olvidar que la relación entre un trabajador y la empresa que le paga es de igual a igual: las dos partes obtienen un beneficio. Cuando una parte deja de tenerlo, se rescinde contrato y se busca otra alternativa. Ya ha ocurrido antes y seguirá ocurriendo. La esclavitud se terminó hace mucho tiempo.

El motivo por el que Sainz ha recibido una respuesta tan contundente es porque saben que con él pueden darla, por el carácter de los Sainz y su familia. Una respuesta que nunca hubieran dado a los Verstappen, por poner un ejemplo, porque al día siguiente se habrían ido porque ofertas tienen de sobra. Por decirlo de una manera más grosera, con Max y con Jos no habrían existido los huevos suficientes para dar una contestación de ese tipo, al unisono, y faltando al respeto al padre, porque al contrario que Carlos padre, Jos contesta. Porque saben como es Jos (partió el cráneo a uno y casi mata a su novia hace 5 años atropellándola, algo por lo que pisó la cárcel). No son precisamente una familia con la educación exquisita de los Sainz. Por ello, lo que no pueden hacer con uno lo hacen con el otro, para que machacando al "débil", sirva como ejemplo para el más "fuerte". Seguro que a alguno le suena esta situación. Una situación un tanto cobarde, por otra parte, que demuestra a las claras como es el pelaje de los componentes principales de la estructura. Algo por lo que muchos pilotos rechazaron meterse allí (no les va ese rollo, confiesan algunos) y por los que han recibido sonores "noes" de estrellas consagradas de la F1 (entre ellos Alonso y Raikkonen, aunque no los únicos). Red Bull exprime tanto a sus pilotos que el sueldo de estos cuando aterrizan en Toro Rosso es el más bajo de toda la parrilla (apenas 300-400 mil eur). Un Hulkenberg, un Pérez o un  Grosjean están por los 3 Mill. de eur. por año. Así que que en tres años se han ahorrado un buen sueldo por cada uno de sus pilotos en Toro Rosso. Casi 8 Millones por cada uno de ellos, para ser más exactos. Los 2,5 Millones de la formación están más que pagados ya. Por ello, como es normal, cuando creen que ya han dado lo que debían, cuando ya han saldado cuentas, la mayoría quieren salir. Hay más vida ahí afuera.

La reacción de Red Bull es la propia de un equipo que creía que podía tener a Carlos Sainz esperando eternamente a que uno de los dos pilotos de Red Bull se fuera, sin que nadie osara a tentarlo. Pero igual que en una relación de trabajo normal, la empresa no puede considerar que no tienes otro sitio a donde ir a poco que seas una persona válida y tengas talento. Si quieres que continúen contigo tienes que cuidar al empleado de la manera debida, porque la lealtad tiene el límite del trabajo bien hecho, del que la otra parte también obtiene beneficio. Sainz no le debe nada ya a Toro Rosso y a Red Bull. No tras tres años cumpliendo holgadamente en la F1. No cuando se queda sin más posibilidad de progreso porque los huecos arriba están ocupados. En esto el fútbol tiene algo que enseñarnos. Cuando la cantera del Real Madrid o del Barcelona no tiene hueco para algunos de sus pupilos, venden sus servicios al club interesado y con el dinero que sacan sostienen el gasto que conlleva llevar todas las estructuras de la cantera. Si Red Bull y Toro Rosso quieren esa justicia y lealtad debida de sus pilotos, tienen que empezar a ser justos con todos ellos. Vende sus servicios, exige un precio, recupera tu inversión (si no está más que recuperada ya) y si te valen para tu equipo puntero, asciéndelos. Pero eso de la idea de ni contigo ni sin ti no va a ninguna parte. A no ser que no tengas nadie más por debajo, aspirando a sentarse en un F1, porque se haya secado la planta que te sirve los frutos, pero claro, ese ya es otro tema...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"