Buscar este blog

28 de julio de 2017

Las decisiones, siempre acertadas, de Hamilton y Vettel...



Mitad de temporada, Hungría, circuito propicio para que los equipos que no lucen tanto el resto del año se cuelen en la Q3, para que brillen los que no suelen brillar....y también, como no, punto de inflexión para empezar a pensar antes de ese parón veraniego que se avecina. La temporada está más animada que nunca, tres pilotos se juegan el título, dos de ellos auténticos clásicos en la lucha por los mundiales, y de repente parece, como no, que siempre acertaron con sus decisiones y que por eso están ahí, en la lucha por el Mundial. Efectivamente hablamos de Lewis Hamilton y Sebastian Vettel. Y sí, vamos a quitar algo de mito a todo eso de las decisiones ganadoras en la F1, por lo menos en referencia a estos dos auténticos cracks. Si quieres saber como va esto, sigue leyendo...
Una de las cuestiones que más gracia puede producir al leer las redes sociales es comprobar como se juzga la vida de un deportista como si esta estuviera escrita desde el final del libro hacia el prólogo. Todos saben a ciencia cierta cual era la decisión acertada tras haber visto como termina la "película". A toro pasado, como se dice en España, es muy fácil juzgar. La cuestión en relación a los pilotos de F1 es más relevante todavía porque dependiendo del equipo en el que aterrices te mueres del asco o te aburres de ganar títulos. En relación a los pilotos que optan a ellos es muy fácil llegar a conclusiones tras ver sus resultados. Con esto en mente, deducir que Hamilton y Vettel son unos cracks tomando decisiones no debería tomar mucho tiempo a tenor de los resultados conseguidos por cada uno de ellos: 3 Campeonatos del Mundo de F1 para el de Mercedes, 4 para el de Ferrari. ¿Quien puede dudar de que saben tomar decisiones visto el curriculum de ambos?. Para no variar a estas alturas de la vida, aquí vamos a poner en cuestión esa teoría resultadista, que pocos pies tiene para sostenerla, aunque parezca ahora mismo un sacrilegio afirmar algo similar. Pero ya veréis que al final no se puede inferir tan fácilmente eso de que ambos pilotos son tan buenos conduciendo como tomando decisiones.

Para empezar, y dado que la F1 es muy de números, vamos a utilizarlos también para defender esta teoría de que Vettel y Hamilton siempre aciertan cambiando de equipo. Y es por una razón matemática muy sencilla: en F1, ambos pilotos, sólo han tomado 1 decisión, sólo han cambiado una vez de equipo. Cualquiera que quiera llegar a conclusiones sacando una estadística sabrá a estas alturas de la vida que un único resultado , en vez de muchos, rara vez suele ser estadísticamente relevante para llegar a conclusiones. Depende de lo que estemos juzgando necesitaremos una serie de resultados para sacar una media que nos indique que la conclusión se basa en una serie de valores que dan peso a la conclusión a la que se llega. Si sólo tenemos una decisión en ambos pilotos, ¿que sentido estadístico podría tener para llegar a esa extraña conclusión de que siempre aciertan eligiendo equipo?. En este punto, seguramente, estarás pidiendo que justifique cómo es eso de que sólo han tomado una decisión de cambio de equipo, que recuerdas alguna más. Rebobinamos, y mostramos las evidencias. Hamilton, en F1, sólo ha estado en 2 equipos: McLaren y Mercedes. Vettel, igualmente, sólo ha estado en 2 equipos: Red Bull y Ferrari. Sólo una decisión para cada uno: abandonar su equipo actual para fichar por otro. No hay más. No se han ido a más equipos o estructura. Sólo dos, el que tenían, y por el que cambiaron.

En este punto. seguramente, se podrá pensar que también es una decisión quedarse en tu actual equipo/estructura y rechazar otras ofertas. Y por ello, que menos, habrá que ver porqué sólo han cambiado una sola vez de equipo, o cuando menos, que motivo hubo para que cambiaran de escudería desde aquella en la que estaban. Abandonemos las matemáticas por un rato, que tan útiles nos han sido, y entremos en el apartado historia. "Hamilton y Vettel, de donde vienen y que caminos tuvieron que tomar", así lo podríamos titular Lo primero que hay que recordar es que ambos pilotos son productos de la cantera. En el caso de Hamilton, de la cantera McLaren, que apostó por él desde que era un niño de 12 años. En el caso de Vettel, es un producto Red Bull. La manera de llegar a un equipo campeón en cada uno de ellos fue diferente, aunque tenga cosas en común: fueron fichados cuando ambos eran unos niños. Pero digo diferente porque mientras Hamilton era fichado personalmente por el dueño del equipo, que creyó en él tanto como para ir dándole forma personalmente desde que comenzó su unión con McLaren, Vettel era más un piloto con potencial, entre tantos otros de la estructura Red Bull, pero no el señalado como "El Elegido" como si ha pasado con otros pilotos de la estructura austriaca, con los que lo tuvieron claro desde el principio. Vettel, a diferencia de Hamilton, no aterrizó inmediatamente en el equipo campeón, sino que estaba traspasado a BMW mientras otros pilotos con menos talento que él tenían su oportunidad en la estructura ideada por el Dr. Marko. Sólo los fracasos previos de Klien y Speed, con los que había un especial interés en verlos triunfar (uno por ser de casa y otro porque se ideó el programa de jóvenes pilotos para encontrar un piloto estadounidense) propició que los ojos se volvieran hacia el alemán tras brillar este en las sesiones libres de los Grandes Premios. La sustitución de Kubica, además, saldada con un punto, le dio el espaldarazo definitivo para que Marko se diera cuenta de que el talento no estaba en los que tenía, sino en el que había traspasado. Hamilton llega a McLaren por convicción, Vettel por demostración de que era él, y no los otros, el que tenía el talento. Ahí quizás está la diferencia

Está bien, ambos llegan como llegan a la F1, eso ya nos da igual a estas alturas, ahora bien ¿que es lo que hace que se queden y que es lo que hace que se vayan a otro equipo?. Ambos son productos de la cantera de sus equipos, que tras ver como responden, los atan en corto sabedores ya de lo que tienen. En Red Bull son especialmente leoninas las condiciones de sus contratos, en los que suele ser normal atarte por periodos de 5 años en los que pueden tomar las decisiones que les parezcan oportunas. En McLaren no son tan radicales, pero es normal atar a tu piloto por un periodo de 3 años. Hamilton estuvo en Woking desde 2007 a 2012, 6 años. Vettel en la estructura Red Bull, desde 2007 a 2013, 7 años. Por poner otra comparativa, Alonso estuvo de manera seguida en Renault 6 años (2001 a 2006, aunque el primero cedido en Minardi tras haber comprado su contrato a los de Faenza). Mientras Hamilton aterriza en un equipo que luchaba directamente por el Mundial, Vettel pasa primero por Toro Rosso. En cualquier caso, sus aterrizajes en los equipos Campeones se produce a instancias de los equipos que tenían sus derechos. Poca decisión de ellos intervino en esos primeros momentos salvo la de conducir con esas dotes de talento que les fueron dadas al nacer. Talento puro, hay que decirlo. Estamos hablando, por tanto, de la estancia normal de un piloto de cantera en un equipo que lucha por cosas importantes y que están bendecidos por el talento (descartamos de aquí los que no tuvieron la suerte de tener tanta magia en sus manos).

Todo esto está muy bien, pero si la duración de la estancia es la normal en estos casos, y más ganando carreras (podríamos también poner a Massa con Ferrari, aunque convendremos en que el talento no es el mismo)  ¿que les impulsa a salir y a elegir otro equipo en el que aterrizar?. Pongámonos en situación. Empecemos por el británico. Hamilton ha ganado un Campeonato del Mundo con McLaren, en 2008, y ha perdido otro en 2012 teniendo el mejor coche en el global del año. Ha compartido equipo con Jenson Button durante 3 años, un piloto que le ganó en el total de puntos conseguidos durante ese trienio, y fue un dolor de muelas inesperado para alguien que se suponía que lo iba a batir con facilidad. Vodafone se marcha, así como otros patrocinadores, que dejan un importante hueco en las finanzas de la escudería de Woking y su presupuesto anual. Estamos con los resultados de la crisis económica mundial que se cobra sus victimas también en la F1. Ron Dennis negocia con Hamilton una ampliación de contrato, pero bajo la premisa de adaptarse a los nuevos tiempos, ya que el equipo sufre una importante pérdida de patrocinio. A Hamilton le tientan desde Mercedes con una oferta suculenta aprovechando la retirada de Schumacher. Y Lewis ve una oportunidad lógica para establecer su reinado en otro equipo (ya que perdía su absolutismo en McLaren estando Button tan igualado con él) siendo claramente la referencia número uno, con un mayor sueldo (cuando McLaren se lo quería rebajar de manera importante por las pérdidas de patrocinio), en el equipo de fábrica de Mercedes, quitándose de en medio a un compañero que le ha puesto en jaque tras 3 años en las que esa supremacía absoluta que su talento le debería haber otorgado a priori no se ha impuesto en resultados. Su salida era lógica. Más sueldo en vez de rebaja (20 millones de euros en 2013, cuando McLaren quería pagarle entre 8 y 10), cambio de compañero, y un equipo completamente oficial. Se veía venir. Ferrari tenía a Alonso y Red Bull tenía a Vettel. No había hueco en otro equipo competitivo si quería salir de McLaren.

Pero ¿y Vettel?¿Por qué sale de Red Bull para aterrizar en Ferrari?. Aquí es todo mucho más sencillo. Vettel, en 2013 ya lleva 4 mundiales, está bien remunerado, y nadie le tose por mucho que Mark Webber, que es el piloto que más tiempo ha pasado por Milton Keynes (como Jaguar primero, como Red Bull después) haya intentado hacer valer su experiencia y habilidad configurando monoplazas. Pero Sebastian, tras 4 años de dominio, ignora en ese momento un detalle: la retirada de Webber le crea un problema al año siguiente. O mejor dicho, un doble problema. Por un lado se retira el piloto que llevaba la dirección técnica de los monoplazas, aquel al que el equipo usaba como referencia a la hora de establecer los setups más óptimos. Eso, en 2014, sin el australiano, lo pagarían caro. Pero es más, a la pérdida de la dirección técnica se le suma otro problema: Daniel Ricciardo. El piloto procedente de Toro Rosso se adapta mejor a un año de cambio como el 2014 y gana con una inusitada claridad al alemán (por 71 puntos de diferencia), un 4 veces Campeón del Mundo, lo que le pone en una importante encrucijada: si amplia contrato con Red Bull y le bate de nuevo Ricciardo, ¿en que lugar quedaría su prestigio como Tetracampeón del Mundo si un recién llegado le bate 2 temporadas seguidas? En ese momento, Alonso, tras 5 años ya sin ganar el Campeonato, y ante la peor temporada de Ferrari desde que llegó, decide que no quiere estar más tiempo en Maranello. Vettel tiene que decidir entre quedarse en Red Bull en 2015 y arriesgarse a que Ricciardo le bata de nuevo....o saltar a Ferrari, con el seguro de 4 títulos ya en el bolsillo, y pegar un importante subidón a su sueldo (de 22 millones en Red Bull a 30 Millones en Ferrari). Sólo una decisión en F1, abandonar la escudería en la que un recién llegado, tras tú haber ganado 4 titulos, te gana en su primer año. Era una decisión lógica.

Y aquí estamos ahora, con dos pilotos que sólo tomaron una decisión en sus años de F1, viendo como se les juzga como maestros de las decisiones a la hora de elegir proyectos ganadores. Otros siempre eligen mal, piensan algunos. Sólo tomaron una, en una situación en la que empujados a salir de sus equipos por otras circunstancias, sólo tenían un equipo en el que aterrizar si querían seguir luchando por algo importante. Ambos, además, tras ser batidos por unos compañeros de equipo que a priori nadie estimaba como rivales suficientes para ellos. Con una importante subida de sueldo, tras pasar 6 y 7 años en el equipo que los crió, como otros en el pasado. Ser resultadista es una ventaja a la hora de juzgar a posteriori, pero eso no convierte tu juicio en el más inteligente de todos. Sólo en el más aventajado. Así se las ponían a Fernando VII, y con razón...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"