Buscar este blog

29 de julio de 2017

La seguridad de Alonso en su futuro...




La incógnita sigue sin despejarse. Alonso sigue sin  desvelar su futuro y las preguntas sobre el mismo, cansinas ya hasta para el propio piloto, tienen a la afición en ascuas al no hallar respuesta. Pero hay una cosa que no parece cambiar en todo esto, y es la increíble seguridad que mantiene el asturiano en su propio futuro. Mientras parte de los aficionados y la prensa empiezan a creer que no hay otro equipo en el que pueda estar Fernando que no sea el de Woking, es el propio Alonso el que con sus declaraciones diarias parece tener claro que no le van a faltar opciones para luchar por la victoria en 2018. Por todo ello, ¿esconde algo que el resto no sepamos y que le da esa tranquilidad de quien no se juega nada, o es la seguridad propia y natural de Fernando, la misma que usa para competir, la que está teniendo protagonismo?...

Lo primero que hay que tener claro en estos casos es quien hace las declaraciones. Hablamos de un piloto con una seguridad tremenda en si mismo, lo que siempre le ha traído malas interpretaciones sobre su carácter. Prepotente y orgulloso para unos, carácter de campeón para otros. Pero si bien el carácter de Fernando es una parte de la ecuación, no se puede obviar que hay otra que es la que mantiene en ascuas al aficionado en general: ¿como puede decir Alonso que tiene opciones en tres proyectos ganadores y que en 2018 luchará por la victoria sin mover una ceja? Para los que piensan que los asientos están cerrados, con Bottas próximo a renovar, con Hamilton y Vettel quedándose en sus respectivos equipos si no hay una gran hecatombe, ¿como se puede decir algo de ese calibre en una época en la que las redes sociales te recuerdan cada una de tus palabras hasta varios años después? Podría ser un farol, un órdago a grande con una baraja llena de doses, unas declaraciones encaminadas a crear desconfianza entre los equipos que se disputan el mundial, pero ¿y en que lugar quedaría si no termina pilotando para Mercedes, Ferrari o incluso Red Bull y se termina quedando en McLaren?¿y si tiene que irse de la F1 para volver a ganar? El ridículo sería mayúsculo. Las mentiras tienen las patas muy cortas, con lo que unas palabras de este tipo no pueden estar basadas en el absoluto vacío. Pero es más, hay algo más para justificar esta teoría.

Si las palabras de Fernando, aclarando que en 2018 quiere ganar y que tiene opciones para ello, pueden sonar cuando menos increíbles por lo respectivo a su situación actual, no es menos sorprendente verle hablar de McLaren como si fuera ya algo del pasado. Si el asturiano no tuviera otra opción que quedarse en Woking, no parecería muy acertado ir pregonando a los cuatro vientos que tiene pocas opciones de continuar con los británicos si no hacen poco menos que una revolución interna. Por momentos, sus palabras suenan a que su etapa en una de las escuderias más míticas del mundial está más que amortizada. Si Fernando viera que es su única manera de continuar en el Gran Circo, sus palabras con respecto al equipo que dirige Zak Brown serían de otro tipo, desde luego muy diferentes a las actuales. Hasta tal punto llegó la situación con Fernando que Eric Boullier, tan defensor del de Oviedo desde que aterrizó en McLaren, dijo que sólo le interesaba que se quedara si iba a estar motivado. Primer síntoma de que su renovación por McLaren no iba bien encaminada. Así que para alguien que ha declarado que sólo quiere retirarse de la F1 ganando, el orden de la situación actual no invita a pensar en Fernando saliendo del Gran Circo. Y es ahí cuando es inexorable pensar que el asturiano sabe algo que ignoramos el resto, y que el mercado parece que puede estar más movido de lo que a priori desde fuera se puede ver

Veamos, por ejemplo, situaciones que nos descuadran. Wolff, que siempre hablaba maravillas del asturiano, que llegó a confesar que le llamó para sustituir a Rosberg (teniendo a Hamilton, por lo que para entonces no le importaba el 2007 por lo que parece), no tenga ningún tipo de interés en un piloto que ahora queda libre. Cuesta también creer que en Ferrari, si no renueva Vettel, se vayan a quedar con Raikkonen como punta de lanza. También cuesta creer un cambio  de cromos Ferrari-Mercedes con sus dos primeros espadas O que vayan desde Ferrari a Red Bull para pagar la liberación de uno de sus pilotos cuando en Milton Keynes le han abierto una puerta a Carlos Sainz, su recambio natural, para que fiche por otro equipo. Si crees que uno de tus pilotos se va, mantienes atado a su sucesor hasta que se aclare el mercado. Por ello la seguridad de Fernando no parece sólo la propia de un campeón sobre el asfalto, sino la de alguien que también algo sabe que el resto ignoramos. Si no tienes nada no te arriesgas tan claramente a quedarte sin lo poco que tienes (el equipo McLaren no da actualmente para otro tipo de comentario). Briatore es perro viejo, Marchionne sabe que la afición lo quiere, que si Vettel se va no hay mucho más a lo que aferrarse  y Wolff, de alguna manera, sabe que si Bottas gana el mundial, la continuidad de Hamilton no está ni mucho menos asegurada. Esto dista mucho de estar cerrado, y Fernando sabe algo que le permite mantener las palabras que dijo sobre el 2018. No es sólo postureo. El riesgo de ridículo es alto. Algo se cuece entre bambalinas aunque la guerra por el mundial imponga la prudencia mediática. Esto está lejos de estar terminado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"