Buscar este blog

12 de julio de 2017

El mejor piloto de la parrilla...¿el menos deseado?



Niki Lauda habló una vez más. Y sobre Alonso, nada menos. El  mismo hombre que llamó una vez "perro" a Fernando Alonso no ha dudado tampoco en múltiples ocasiones en alabar la calidad del piloto de Oviedo cuando se le ha requerido. Niki habla mucho, y además lo hace de manera contundente. Por ello sus declaraciones sobre Alonso no pasan desapercibidas. Para Lauda Alonso es el mejor piloto de la parrilla. Y no, Lauda es Austriaco, no español. Y lo dice. además, teniendo a un Tricampeón del Mundo como Hamilton en su equipo, el hombre que lanzó a la escudería germana  hacia los Campeonatos del Mundo en la F1. Pero si es tan bueno Alonso como dice el austriaco, ¿como es que de repente es el piloto menos deseado de la parrilla? 

La F1 es tan caprichosa como el ser humano, porque a fin de cuentas es de lo que está compuesta esta disciplina, de seres humanos. Para entendernos un poco más vamos a recurrir a la historia. Antes de debutar en el Gran Circo Fernando era un piloto más en la F3000 hasta el GP de Mónaco, ya que no terminaban de salir las cosas con el equipo Astromega, un piloto que pegó el primer hachazo en la carrera monegasca, donde levantó las orejas de algunos Team managers de la F1...y el objeto de deseo de toda la parrilla del Gran Circo tras el GP de Spa. Cuando dos o más quieren algo que está ante la vista de todos, de repente se convierte en la pieza codiciada que todo el mundo ansia. Cuando es al revés, ocurre exactamente lo opuesto, que nadie quiere saber nada de aquello que está a la vista de todos. Hoy en día se emplea el término viral para este tipo de comportamientos, pero antes de que existieran las redes sociales, como en año 2001, esto era también habitual en la F1. El mejor piloto de la parrilla no se encuentra ante su mejor campaña y eso oscurece sus méritos y resalta sus defectos, en los que es fácil centrarse ahora. Una carrera con un podio o un resultado importante en 3-4 citas, lleno de esa heroicidad que muestra Alonso cuando le deja el coche,  y la F1, con su memoria cortoplacista volverá a  de repente a creer en el asturiano. La Indycar y sus 500 Millas ya nos dieron una pista. Se quiere creer, pero se necesitan pistas para hacerlo de nuevo. Este negocio funciona así: eres tan bueno como tu última carrera.

Pensemos más allá de Alonso. ¿Quién era Vettel el año pasado? un tipo protestón, llorón, que no paraba de quejarse. ¿Quien es Vettel hoy? el líder del Mundial al que nadie discute su calidad. ¿Quien era Button en 2009 o en  2010-2012...y quien era el año pasado o el anterior? Incluso Vestappen, que con sus abandonos no tiene culpa de la suerte que corre este año y...¿que hay de aquel del año pasado?. Sea culpa del piloto o del monoplaza, el resultado es por lo que se te recuerda, lo que tapa tus defectos y exagera tus virtudes. Alonso puede ser el mejor piloto de la parrilla, pero sin resultados siempre se opta magnificar lo siguiente que llame la atención: el carácter, que pasa de ser una ventaja a un inconveiente en según que casos. Una subida de prestaciones del equipo, un poco de suerte, la calidad del asturiano...y con el primer resultado de campanillas, todo puede pegar un vuelco de 180º. Lauda dice que Alonso es el mejor de la parrilla, pero que mientras ganen no le necesitan. Ahora, ¿y cuando no lo hagan? ¿Y si Vettel se lleva el Campeonato?...¿entonces?. Entonces puede pasar de todo o puede no pasar nada. Pero lo que es seguro es que poner a Fernando de nuevo luchando por cosas importantes enterrará toda esa leyenda urbana de 2007, que además nadie recordaba cuando Alonso ganaba y ponía contra las cuerdas a sus contendientes con un coche inferior. Los resultados lo cambian todo, eso es seguro...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"