Buscar este blog

13 de julio de 2017

El enfado de Lewis Hamilton con la F1



Miércoles, doce de Julio, la fiesta de la F1 se celebraba en Londres para acercar la categoría reína del automovilismo a los aficionados, algo a lo que Liberty quiere dar mucha importancia en esta nueva etapa. Estaban todos los pilotos menos uno, el que debería haber sido la figura favorita en el GP de casa: Lewis Hamilton. El británico optó por no ir a tal evento, dejando a la F1 algo coja en un día tan especial. Había puestas muchas miradas y uno de los dos pilotos que están luchando por el Campeonato del Mundo (tres si incluimos ahora a Vateri Bottas) no estaba. ¿Por qué Hamilton no asistió a un evento que era tan importante para los nuevos dueños de la F1?¿Por qué prefirió dos días de vacaciones en vez de hacer causa con los nuevos propietarios del Gran Circo? Muchas pueden ser las causas, pero hay una que toma fuerza: un posible pulso contra Liberty Media.


¿Un pulso contra Liberty Media? a priori no tiene mucho sentido echar un pulso a los nuevos propietarios del Gran Circo, pero es una de las razones que da Auto Moto und Sport (AMUS en su abreviatura más conocida) para explicar la ausencia del británico en la fiesta de la F1 en su casa. Muchas son las críticas que ha recibido por ello, tanto de la prensa como de los propios aficionados ingleses que esperaban que estuviera allí para estar cerca de su ídolo. No pudo ser. Hamilton encontró mejor idea descansar en una isla griega antes de atender a los aficionados que esperaban verle de cerca. Sólo faltó él. Y esa ausencia no ha sentado nada bien entre la prensa y los nuevos propietarios, que le hicieron ver en los días previos lo muy interesados que estaban en que acudiera al acto. Ahora bien, ¿que podría tener Hamilton en contra de Liberty Media para obviar sus peticiones y no asistir a la fIesta de la F1? Aquí entramos en terreno pantanoso y sólo se puede elucubrar y formulaE hipótesis. Pensaremos unas pocas en voz alta...

Lo primero que se nos pasa por la cabeza fue esa polémica decisión de  que Vettel no fuera castigado tras el rifirrafe en Baku. A priori no debería tener nada que ver con Liberty Media, ya que es la FIA la que legisla y la FOM no pinta nada en tales menesteres. Pero también es cierto que los comentarios procedentes de Ross Brawn y Chase Carey, alabando esa clase de lucha y restándola importancia, tuvieron su peso en la decisión que la FIA tomó en su momento a través de Jean Todt. Eso, a priori, podría no haber gustado al británico, que sabe que los Campeonatos se deciden por detalles como este. ¿Eso es todo? Posiblemente no. Hay más teorías con las que lidiar. Una de ellas, por ejemplo, fue el tratamiento que Liberty dio a la aventura americana de Alonso con la Indy500. Mientras Ecclestone confesaba que él no lo hubiera permitido, la alegría mostrada por los nuevos dueños y la sensación que hubo, tras conversación personal de Carey con el asturiano, de que había un cierto celo con Fernando también le pudo molestar. En medio de todo aquello se produjo la velada amenaza del británico de abandonar el Gran Circo porque nadie más era dueño de su destino. Unos comentarios que venían poco después de que se filtrara que Alonso podía dejar la F1 si no encontraba un coche competitivo, lo que era una invitación a encontrarle un hueco en Mercedes. Hamilton ponía en la misma tesitura a los nuevos dueños recordándoles que él también podía largarse, dejando a la F1 sin uno de sus iconos.

¿Más razones? Sí, hay más teorías y elucubraciones que se pueden tener en cuenta para justificar este pulso que según AMUS echa el británico a la F1. En concreto dos más, aunque ya no relacionadas con Liberty Media. Una es la asistencia de Toto Wolff a la fiesta de cumpleaños de Sebastian Vettel, algo por lo que incluso se le ha preguntado en rueda de prensa. Hamilron ha contestado que es la cosa más tonta que ha oído y que por supuesto no tiene nada que ver. Pero en un Campeonato en el que estás luchando a brazo partido contra un piloto con el que has tenido recientemente un rifirrafe, los pequeños gestos, los más insignificantes detalles, también cuentan. Si a eso le añadimos en que en el paddock se comenta que el alemán podría ser compañero del británico el próximo año, ahí también tenemos un buen caldo de cultivo. Pero habíamos dicho dos y vamos a explicar la última de todas. 

La última, y quizás menos probable pero no menos interesante, podría tener que ver con algo que sucedió hace 12 años.  y no con Lewis de protagonista. Veamos. Cuando Alonso ganó su primer mundial, Ron Dennis se le acercó y medio en broma medio en serio le dijo algo así como "a ver si un día se decidía y conducía para McLaren". Fernando le contestó algo parecido a "cuando tu quieras", así, tan llanamente...y esa conversación informal se convirtió en lo que propició su fichaje por McLaren 2 semanas después. ¿Que tiene que ver esto con Hamilton?...pues es muy sencillo y aquí viene la historia interesante. Ese día hubo algunos miembros del paddock alededor de ellos cuando se produjo el comentario. Este llegó a oídos de Briatore, que cabreado por el comentario de su pupilo, declinó ir a la fiesta de celebración. O eso al menos se dijo en su momento.¿Os suena ahora algo más la historia?. Súmale la alegría del asturiano en los últimos tiempos, más relajado que nunca, y ahí ya tienes otra Algún movimiento de su equipo y ya tendríamos lío. Sólo Hamilton lo sabe, pero lo que de momento tenemos con el británico es un sonoro cabreo de la prensa y los aficionados británicos con su ídolo, al que incluso abuchearon, con el mercado de fichajes en plena ebullición. A veces los pequeños detalles cambian los destinos de rumbo, como les pasó a Alonso y McLaren en 2005. Veremos donde le lleva éste a Hamilton en el futuro, pero de momento, sumar no ha sumado ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"