Buscar este blog

2 de junio de 2017

¿Por qué Mercedes está detrás de Ferrari?



¡Ferrari está que se sale!. Esa expresión empieza a extenderse a la velocidad del rayo, del de Thor o del de McQueen (del que prefieras) mientras las preguntas del porqué Mercedes está donde está empiezan a acumularse sobre la sede de Brackley. Mercedes está siendo competitiva, no hay duda, pero también están un escalón por debajo de donde deberían estar. Las primeras excusas hablan de cambio en la normativa de las suspensiones, de mejora del resto, de trabajo comenzado con mayor antelación por parte de sus rivales, de haberles ayudado...y otras tantas excusas más. Y no siendo todo esto completamente incierto, la mayor de las diferencias tiene su origen en algo mucho más emocional: la autocomplacencia.

Escuchar a Toto Wolff empieza a ser preocupante. Un director de un equipo que ganaba con sólo bajar sus monoplazas de los camiones está empezando a hablar demasiado del ambiente del equipo, de lo bien que se llevan todos, de lo majo que está Lewis, de lo bien que encaja Bottas...pero poco de lo que se la alejado el equipo del dominio que tenía antaño. El propio jefe del equipo, el que debe marcar la cultura del equipo, la forma que tienen sus técnicos de trabajar para sacar su óptimo rendimiento, está siendo especialmente autocomplaciente en un momento en que el sentido común dicta hacer precisamente lo contrario. Fatídico error. Es fácil pensar, por ello, que la preocupación de cualquier técnico del equipo no debe ser la misma que antaño, cuando incluso dominando en el mundial, existía un espíritu aparentemente más competitivo. Si Wolff está contento con la situación actual, si parece preferir el buen ambiente a las victorias, a ganar el Mundial incluso, ¿por qué debería un técnico, ingeniero, mecánico...preocuparse más de la cuenta cuando el jefe está bien como está?.

Mercedes creó un problema mayor de otro que no era precisamente pequeño. La salida de Rosberg del equipo en Diciembre no sólo alteró la alineación de pilotos del equipo, sino la relación que había entre lo importante y lo crucial, entre lo bueno y lo crítico, entre lo conveniente y lo estrictamente necesario. De repente favorecer el buen ambiente se priorizó sobre ganar a toda costa. Todos cogieron el mensaje porque Toto Wolff lo repitió hasta la saciedad. Empezó por Hamilton, que cogió el mensaje, siguió con Bottas, que entendió su parte, y terminó con el equipo, que comprendió de lo que estaba cansado su jefe. Así, con esos ingredientes, parecía más importante el descanso de Wolff que las victorias de Mercedes, el buen rollo en el equipo que los Campeonatos en las vitrinas. Rosberg no sólo les dejó sin trofeo y sin piloto competitivo, sino sin espíritu ganador. Algo mucho más transcendental, algo que Mercedes tardó 4 años en conseguir y que puede destruir en menos de un año porque el compensar con buen rollo el hartazgo de su jefe por las peleas entre sus pilotos  pasó a ser el objetivo número uno. De repente, un Mercedes no podía ganar en Mónaco porque su batalla era mayor que la de un Ferrari. Los 4 años anteriores nadie habló de distancias entre ejes en los Mercedes. Cosas de la amnesia de la victoria dicen...

Lauda empieza a pensar en que si Ferrari sigue sin bajar el pistón, el mundial ya es suyo. Todo ello mientras unas semanas antes se vanagloriaba del acierto de fichar a Bottas para que unas semanas después Toto Wolff dijera que echaban de menos a Nico Rosberg. Viven el presente porque no saben de que irá el futuro, porque saben que no depende de una idea feliz de un ingeniero, sino de una tendencia que parece haberse instalado en el equipo, empezando por su piloto estrella y terminando por el último de los auxiliares administrativos que tenga el equipo. No hay quien le haga los setup a Lewis, no hay un ingeniero que mande más que el piloto, no hay la sensación de que el Campeonato es lo único que vale, ahora luchar con Ferrari basta y sobra, y saciada el hambre de Hamilton por ganar munduales, el siguiente reto es disfrutar de la lucha con los de Maranello porque la F1 es más importante que Mercedes. Querían lucha, ya la tienen, querían buen rollo, ahí está instalado...ahora bien, ¿y el Campeonato del Mundo?. Bueno, primero tiene que descansar Toto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"