Buscar este blog

13 de junio de 2017

¿Por que en McLaren quieren cambiar a Mercedes?



Tras la noticia del Daily Mail, tratada en esta misma página, en la que se anunciaba que McLaren había decidido dejar la alianza con Honda para volver con su antiguo socio, Mercedes, mucho se ha especulado sobre las razones para un cambio como este. Dinero, prestaciones, piloto, el Campeonato del Mundo...todas esas variables han sido metidas en la ecuación y el resultado siempre suele ser el mismo: "¡ya era hora!"...para a continuación preguntarse "¿y ahora qué, nos quedamos sin opciones a ganar el Campeonato?". "Un equipo cliente jamás ganará el Campeonato a un equipo oficial" es la clásica reflexión que hoy se ve, se escucha y se lee. La mezcla de entusiasmo y tristeza nubla el juicio, haciendo que la respuesta a la pregunta del título continúe vigente ¿Por qué quiere cambiar McLaren a Honda por Mercedes?. Por increíble que parezca tiene una respuesta, y aquí la vamos a intentar explicar...

Lo primero que hay que entender para intentar comprender un movimiento de este tipo es que el equipo McLaren no es sólo una escudería de F1, sino que pertenece a un grupo en el que el equipo ya no es la única pieza del puzzle. Por ello, lo que le afecta al equipo de F1 afecta a otras áreas de la empresa, del conglomerado, del grupo en este caso. Y no es complicado de entender. McLaren Automotive puede empezar a sufrir, si no se pone un cortafuegos a tiempo. de un contagio de esa mala imagen que empieza a acumular la escudería de F1 por culpa de un actor secundario que no está siendo controlado de la manera en la que a los accionistas del Grupo McLaren les gustaría.  Una marca, la de sus coches deportivos, que fue diseñada para emplear una estrategia de vasos comunicantes con la escudería que ahora sufre más que nunca por una decisión que de momento se está revelando como mortal para todo el grupo. Ante esa comunicación entre McLaren Automotive y McLaren F1, no poner un cortafuegos ahora es condenar a todo el grupo en el futuro más inmediato. Ni siquiera la aventura americana, con la Indy500, curó algunas de esas heridas que debían haber cicatrizado con una victoria (o un buen resultado) de Fernando Alonso. Y claro está, Manssour Ojjed y la familia real de Bahrein, accionistas mayoritarios del equipo, han dicho que hasta aquí han llegado...

La noticia del Daily Mail necesita de una confirmación oficial que todavía no se ha producido. Pero tanto si se da como si no, el objetivo no puede ser otro: o reacción inmediata de Honda o disolución del matrimonio. McLaren no puede aguantar en esta situación ni un día más. Ya no se trata de ser Campeones del Mundo, se trata de evitar una espiral perniciosa que acabe arrastrando a todo el grupo hacia su colapso. Tiene para ello 3 socios, 2 de ellos bien financiados (Mansour Ojjeh y la familia real de Bahrein), que no van a escatimar para lograr devolver al equipo a su lugar histórico en el Campeonato, porque de ello se alimenta el prestigio del resto de empresas del grupo, especialmente McLaren Automotive. Manssour lo sabe y ha cogido el toro por los cuernos, sabedor de que la ausencia de Ron Dennis como CEO no se suple fácilmente con Zak Brown, todavía un "recién llegado". Una empresa de prestigio puede tener un bajón durante un año, dos...pero instalarse en la mediocridad hace que tu percepción como marca, de estabilizarse, se instale en la mente del consumidor con tanta fuerza que consiga que no sea nada sencillo reflotarla. Esto vale tanto para el equipo de F1, que necesita dinero de los sponsors (y para los que el prestigio de la escudería cuenta, y mucho) como para la división de deportivos, que salió por primer vez de números rojos en el ejercicio 2015.

La idea, por tanto, de este movimiento (de confirmarse antes del parón veraniego) no es tanto conseguir ser Campeones del Mundo en 2018 como recibir un balón de oxigeno que los haga subir a unas posiciones razonables y den tiempo a los socios del grupo para encontrar otro suministrador de motores más solvente a la hora de trabajar. La cuestión con Honda no es tanto el motor, el presente o el futuro más inmediato en relación a él, como la filosofía de trabajo en la que está asociación lleva instalada desde que se inició esta joint-venture. Es una cuestión de confianza perdida tras dos años y medio que se ha instalado tan fuertemente en los accionistas del grupo que difícilmente va a salir de sus cabezas habida cuenta de que cuando se ha intentado darle solución al problema, se ha vuelto a caer en los mismos errores del pasado. No es una cuestión tanto de producto como de método. Una filosofía de trabajo que no ha terminado de encajar con los de Woking, que lejos de ayudar a solucionarlo, también han contribuido al problema aplicando una política de trincheras que ha dado con lo que ha dado: dos partes que no ensamblan porque cada uno trabaja por su cuenta. Siempre hemos dicho que para esta aventura funcionase necesitaba de un único responsable con capacidad de mando sobre las 2 áreas: la de  motor y la del chasis. Lejos de ello, cada uno ha resuelto que nadie mandaba en su área y el cubo de Rubick nunca ha terminado de salir. Filosofías dispares y métodos de trabajo no adecuados para el trabajo en equipo.

Manssour sabe que en 2018 tampoco van a optar al Campeonato del Mundo (salvo sorpresa mayúscula) así que su objetivo con este cambio es salvar la compañía y reflotarla hasta el punto en que vuelva a ser atractiva para aficionados, pilotos, consumidores y marcas en general. Necesita que la ecuación vuelva a encajar porque ahora mismo ningún piloto de prestigio se querría embarcar en esta aventura de no seguir Alonso a bordo del equipo. Saben que con Honda no hay credibilidad, y si Alonso se va, no habrá otro de su talla que apueste por el proyecto, sabedor de como han ido los 3 años anteriores y que el motivo es la forma de trabajar en esta aventura anglonipona. Ante ese escenario, tanto si Alonso apuesta por continuar como por irse, necesitan reflotar el equipo hasta que vuelva a ser atractivo para el resto. No hace falta siquiera que ganen. Pisar cajón podría considerarse suficiente. Necesitan tiempo, sólo es eso. Porque si Alonso renueva no necesita tampoco el mejor coche de la parrilla para hacer resultados brillantes, que den lustre a la escudería. Y si no lo hace, necesitan presentar una propuesta totalmente nueva para que si ninguno de los grandes apuesta por ellos, sí lo haga alguno de esos pilotos con los que poder crecer durante los 2-3 años que les esperan hasta encontrar un nuevo socio que les suministre el motor que necesitan para ser Campeones de nuevo. Es, de alguna manera, un movimiento para ganar tiempo. Sólo eso: tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"