Buscar este blog

17 de junio de 2017

Las 24 Horas de Le Mans, la F1 y Chase Carey



Llegan las 24 Horas de Le Mans, que además se van a retransmitir otro año más por AutoFm (Cadena COPE) de manera integra con grandes invitados, y las comparaciones con la F1 saltan una vez más. De más actualidad que nunca tras el abandono de Audi y el deseo de Alonso por lograr la Triple Corona, la carrera tendrá este año un invitado muy especial: Chase Carey, el "boss" de la FOM (y por tanto, de la F1) que sustituyó  a Bernie Ecclestone tras la compra realizada de este bendito deporte por parte de Liberty Media. Un detalle que no deja de tener su relevancia como ahora pasaremos a explicar. Chase Carey dará el banderazo de salida de las 24 Horas de Le Mans y no de manera altruista. Hay una razón para todo ello...

Empezaremos por el detalle más evidente. Chase Carey es un empleado más de un conglomerado llamado Liberty Media, que compró los derechos de la F1 para intentar cambiar el deporte y de paso con ello, como es lógico, también lucrarse con él. Este conglomerado, dirigido por John Malone, es propietario a su vez de otras muchas empresas, entre las cuales, para sorpresa de los que creían que el motivo era otro, está Eurosport, la cadena que cada año retransmite la mítica carrera que se da en el circuito de La Sarthe. Que el banderazo de salida lo dé por tanto Chase Carey, como habrás podido deducir, no tiene tanto que ver con la Triple Corona como con el hecho de que son los propietarios de la cadena que retransmite de manera integra uno de los más míticos eventos del automovilismo mundial. Ahora bien, ¿hay algún otro motivo?. 

Efectivamente, siendo ya la primera razón más que suficiente para justificar el banderazo de salida del hombre del bigote aristocrático, hay otra razón más para que Chase, y no cualquier otro hombre de Liberty Media, esté dando la salida a las 24 Horas de Le Mans. Y sí, algo tiene que ver con Fernando Alonso aunque no de la manera en que la mayoría podríais pensar. El hecho guarda relación con las 500 Millas de Indinapolis, que para los responsables de la F1 descubrió todo un mundo olvidado de repercusión medíática. De repente en Estados Unidos se hablaba más de F1 que en todos los grandes premios disputados anteriormente en esas tierras. Chase, y la gente de Liberty, comprendieron que de este tipo de eventos, tan rivales de la F1 como se creía antaño, el Gran Circo también se podría ver beneficiado. En una disciplina que busca nuevos espectadores o, cuando menos, repescar a los que ha perdido estos años, que Chase publicite indirectamente a la F1 en una carrera que tiene un seguimiento mundial tan importante es como poner una pica en Flandes. Chase comprendió, gracias a la Alonsomanía desatada en EE.UU., que la F1 todavía puede conquistar nuevos públicos si sale de su burbuja y promociona su marca en otras competiciones. Las 24 Horas de Le Mans, plagada de ex-pilotos de F1, es el mejor escenario posible para dar a entender una cosa: si la disciplina se había alimentado hasta ahora de un buen número de pilotos salidos de la F1, ya era hora que el Gran Circo pescara algo de esa repercusión "robada" a base de fichar a sus pilotos...

Por último, y no menos importante, en eventos de este tipo hay cientos/miles de invitados VIP, patrocinadores, políticos y personas de indudable poder y transcendencia que merecen la pena ser saludados...y cortejados. En una disciplina como la F1, donde hubo una importante fuga de patrocinadores durante los peores años de la crisis, este tipo de eventos suele servir para hacer mucha labor de networking, de entablar relaciones de potencial interés económico, y quien sabe si de esta manera, atraer dinero a la F1. Que Chase, que sigue en fase de presentación, necesita construir su particular agenda de contactos en el mundo del automovilismo es un hecho que no admite discusión a estas alturas. Súmale algo de ego bien entendido y no te faltarán ya razones para entender su presencia en la carrera de resistencia más prestigiosa del Mundo. Todo el final se traduce en lo mismo: dinero. Recordemos, Liberty ha pagado por comprar un deporte. Esperan hacer dinero. Y si para ello hay que hacer postureo en las 24 Horas de Le Mans para que la F1 crezca en repercusión mediática y en contactos con potenciales inversores/patrocinadores...pues se hace y punto. ¿O tu no lo harías?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"