Buscar este blog

4 de junio de 2017

Honda sigue sin saber resolverlo...



Honda sigue batallando con sus problemas. Su motor, el peor de la parrilla, sigue sin encontrar una rápida solución y el tiempo empieza a jugar en contra. La paciencia, la que se pidió en 2015, ha desaparecido por completo, y el propulsor, lejos de haber mejorado, parece haber empeorado sus prestaciones. Honda quiere ganar, al igual que Alonso, pero tienen un timing que no coincide ni con el del equipo ni con el del piloto. Y la prensa se les echa encima. McLaren ha insinuado ya, a estas alturas, que harán lo que sea para volver a la primera línea, y la respuesta de Honda no se ha hecho esperar: quieren doblar su plantilla. Ahora bien ¿solucionará esto su escaso nivel de competitividad?

Personal. Esa es la respuesta de muchas empresas cuando algo no termina de arrancar. Si no funciona un proyecto, el método inmediato más comúnmente empleado siempre es el mismo: contratamos más personas. Y aunque a veces acelera el proyecto, si el problema de fondo es de metodología, no siempre tiene el efecto deseado. A veces, incluso, puede empeorar el resultado. Si no sabes hacer trabajar a tu gente de una manera óptima, añadir más personas al equipo suele empeorar el resultado, porque la ineficacia se multiplica. El problema de Honda es precisamente este, de cultura, de funcionamiento, de optimización de sus métodos de trabajo. Y el sistema por el que trabajan con el personal de McLaren, lejos de ayudar, parece entorpecer la dinámica óptima de trabajo.

Honda tenía un objetivo antes de empezar la temporada, luchar por las victorias. La pretemporada les puso en su sitio y tocó reorientar todo el trabajo para simplemente conseguir unos resultados razonables. En ello están. Para Canadá prometieron un rediseño profundo del motor, y sin embargo, a raíz de las últimas declaraciones de Hasegawa, la mejora completa no tiene pinta de que vaya a poder debutar en el circuito Gilles Villeneuve. La mejora de rendimiento es pequeña, no merece la pena el cambio de motor. Y claro, en esta situación la pregunta se hace evidente: si no sólo eres lento sino que además eres menos eficiente que tus rivales para encontrar potencia pura, entonces tiene un gran problema por delante. Añadir personal, no suele tener efecto inmediato porque necesitan aprender la manera de trabajar de su nuevo entorno de trabajo, la cultura bajo la que se trabaja, los métodos, los programas, sus compañeros, etc. Pensemos que eso, en cualquier trabajo minímamente cualificado, no lleva menos de 2-3 meses hasta que son óptimamente productivos. De alguna manera, ese incremento de personal llega tarde si se pretende que tenga efecto sobre el rendimiento del motor de esta temporada. Y ese es el problema: Honda siempre va a paso cambiado, tomando tarde todas las decisiones. Reaccionan siempre cuando poco se puede hacer para la temporada en la que están. Y eso, en F1, se paga caro, muy caro.

Ya hemos hablado en otras ocasiones que la culpa de lo sucedido no es sólo de Honda. Es lo fácil, pero en una joint-venture de este tipo, la falta de un único responsable para esa unión es casi más importante que todo lo demás. En el mundo empresarial no es complicado encontrar la excusa cuando se piden responsabilidades: "esa no es mi tarea, de eso se responsabiliza Pérez". En una escudería de F1 no es muy diferente. Con un Team Manager que siempre está escurriendo el bulto y pasando la patata caliente al otro, y con el otro que sólo pide disculpas pero no termina de arreglar nada, la situación es muy delicada llegados a este punto. Como se dice en estos casos: "entre todos la mataron y ella sola se murió". Ni el motor es potente ni el chasis es Campeón. Y si a los japoneses se les puede culpar de parir un motor que no está a la altura, de no haber fichado a las grandes estrellas de los otros motoristas, a McLaren se le puede decir que el chasis, sin ser malo ahora, no es un Mercedes, un Ferrari o incluso un Red Bull. Van a paso cambiado, y todo porque los CEO de McLaren y Honda Racing no quieren perder el mando en sus respectivas áreas. Una pareja de hecho que no parece tener el suficiente compromiso con la victoria. Hay dos clases de personas: las que desean que se haga algo y las que directamente lo consiguen. En McLaren-Honda necesitan un tipo de los que lo consiguen, cueste lo que cueste, que tenga responsabilidad sobre todo el proyecto. Mientras no sea así, seguirán llegando tarde. A todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"