Buscar este blog

21 de mayo de 2017

¿Y si gana Alonso las 500 Millas de Indianapolis?



¿Y si Alonso ganara las 500 Millas de Indianapolis, que pasaría? Esa pregunta empieza a cobrar fuerza entre los aficionados a este bendito mundo del automovilismo. La idea, descabellada por lo complicado del reto, por la lotería de la aventura, empieza ahora a cuajar tras lo visto ayer con la actuación del asturiano. Su primera participación en la Indy 500 y se hace con un 7º puesto que le habilita para luchar por la pole en el día de hoy. Pilotos con mucha más experiencia que el asturiano quedaron por detrás. Pilotos de F1 que antes lo intentaron no consiguieron nada igual. Y tras sólo una semana de pruebas. Para hoy promete más velocidad, pero ¿y la carrera?¿tendrá alguna oportunidad para hacerlo?¿y si gana, que sucedería?...


Lo primero es lo primero, el #Fast9 ya está ahí y el propio Fernando reconoció no estar contento del todo con su intento, ya que las vueltas 3 y 4 no fueron lo rápidas que debían haber sido. De haber mantenido una velocidad algo similar a las 2 primeras le hubiera dado para meterse en una 4ª o 5ª posición, como la lograda en los 2 días anteriores. Por tanto, Alonso es el primero que sabe que sigue en fase de aprendizaje y que ese 90% que el mismo afirmaba que había sacado del coche, a poco que se acerque al 100%, le puede poner más cerca de la 1ª línea de parrilla (los tres primeros). Ahora bien, la cuestión no es tanto la Clasificación, que también, sino la carrera, que es donde va a estar la complejidad de esta aventura por 3 factores: ritmo, estrategia y lotería. Los 2 primeros son controlables haciendo un buen trabajo, pero el tercero no depende necesariamente de ti. Los accidentes, que a veces ocurren (fijémonos en el de ayer de Bourdais), pueden implicar a más coches que el del que comete el error. En esto, estar lejos del peligro es clave, ¿pero como saber donde está con 33 coches en pista?. Bourdais, con 4 Campeonatos de la CART, y toda una carrera en EE.UU. casi pierde la vida ayer. No se trata por tanto sólo de experiencia y talento. El azar también interviene.

Por ello, lejos de considerar al de Oviedo como un claro favorito a la victoria, como muchas casas de apuestas empiezan a mostrar en sus previsiones, Alonso tiene más opciones a hacer un buen resultado que de ganar. Ahora bien, si la logra, si consigue la victoria, habrá más repercusiones a corto y medio plazo que a largo, aunque las repercusiones a corto y medio plazo puedan cambiar las de a largo plazo. Ya, lo vamos a explicar porque parece lioso aunque realmente no lo es. Ganar la Indy500 le va a dar un extra de prestigio a Alonso, aunque tendría más que ver con el corto plazo, con la reacción de la prensa y los aficionados los primeros días tras la gesta. Eso, en 1-2 años, si no gana en Le Mans para hacer la triple corona, será una anécdota, bonita, pero anécdota. ¿Por qué? Muy sencillo, y lo explicamos con otras dos gestas: la victoria en Le Mans de dos pilotos de F1 en el pasado más reciente: Nico Hulkenberg y Marc Gené. No les movió ni un ápice de su consideración como pilotos, no les dio un plus para fichar por un equipo superior al que estaban en ese momento. Nico incluso lo comprendió este año. Ya había ganado la carrera, su vida seguía igual, seguía luchando por lo mismo en la F1, así que ¿para que ir de nuevo?. No les cambió la vida.

Pero, y este pero es importante, el corto y medio plazo sí que juegan un papel fundamental en esta historia. Porque, guste más o menos lo que vamos a decir ahora, Alonso ha revolucionado el seguimiento mundial de las 500 Millas de Indianapolis. Y sin ganarlas todavía. Si Alonso se hiciera con la victoria, la repercusión planetaria sería tremenda...y eso, en medio de una negociación para encontrar equipo, podría llegar como agua de Mayo para el asturiano. Mercedes quiere ficharle pero no se atreve, Ferrari si sigue Vettel no le necesita, pero si se va, ahí está una idea para la que necesitan valentía ambas partes. Chase Carey podría temer que los americanos le arrebatasen la joya de su corona al año siguiente con toda la repercusión que habría generado. Portadas de Alonso por aquí, portadas de Alonso por allá, la repercusión mediática de la lucha Vettel vs Hamilton minimizada. Sería el chute de atrevimiento que Mercedes y Ferrari necesitarían para hacerse con los servicios del asturiano. Porque quien se hiciera con él tendría las puertas del mercado americano abiertas de par en par. Y para Honda, Mercedes y Ferrari el mercado estadounidense es vital. En el caso de los italianos llega a representar entre un 25% y un 30% de sus ventas mundiales. Casi nada.

Así que sí, que ganar las 500 Millas de Indianapolis podría no sólo maquillar la temporada de McLaren-Honda, sino lanzar las opciones de Alonso a fichar por cualquiera de los 2 equipos que luchan ahora por el Mundial de F1. La jugada de Zak Brown para retenerle puede servir también para alejarle de McLaren. En F1 vales tanto como tu última carrera, y conseguir el reto de llegar, entrenar, y vencer una de las 3 carreras más míticas del automovilismo sin haber disputado ninguna otra carrera de ese Campeonato pondría a Alonso en el mercado de manera inmediata. Al contrario que en las 24 Horas de Le Mans, aquí el éxito es personal porque no compartes el coche con nadie más. Eres tú y tu coche contra otros 32 rivales con el mismo monoplaza (diferencia de motor aparte, aunque sólo haya 2 suministradores) . Una jugada maestra porque llegaría en el momento perfecto, cuando se hacen los primeros tanteos para ver como respiran tanto el piloto pretendido como el equipo al que aspira el piloto. 

El éxito en la Indy lleva un componente adicional: son monoplazas descubiertos, por lo que el éxito se asimila más con la F1, con la que el paralelismo es inmediato. Mientras Alonso podría dejarse querer, Carey estaría viendo como narices hacer que su piloto franquicia, aquel que moviliza a todo EE.UU., el país del que procede Liberty, podría ponerle de nuevo en la posición de aprovechar su tirón para la F1. Un tirón que ahora sería mayor con la incorporación del reconocimiento estadounidense hacia el asturiano. Un cruce de intereses que jugaría en favor de Alonso llegado el caso. Eso, con las negociaciones del reparto del dinero entre los equipos, podría jugar su papel. Por eso decimos que aunque ganar las 500 Millas de Indianapolis puede quedarse en anécdota dentro de 1-2 años, y no variar nada a medio largo plazo el reconocimiento del asturiano, sí que puede a corto plazo cambiar su futuro y por tanto, el medio y largo plazo si se logra situar con ello en un equipo que le pueda dar su 3er Campeonato. La Indy500 guarda más relevancia de lo que parece. Lo saben Alonso, Brown, Boullier, Wolff, Lauda, Arrivabene, Marchionne...y hasta Chase Carey.  Como decía la canción: "La vida es así, llena de luz, llena de color..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"