Buscar este blog

24 de mayo de 2017

¿Y del GP de Mónaco qué...?



A nada y menos de empezar el GP de Mónaco, la cita monegasca parece tener menos eco este año que nunca. No es casualidad. Alonso, una de las estrellas más brillantes de la F1, sino la que más, ha decidido ausentarse este año para probar con la idea de ganar las 500 Millas de Indianapolis. Una cita que sigue dando noticias a pesar de que la Clasificación terminó hace ya algo más de 2 días. Incluso Niki Lauda ha confesado que seguirá bien de cerca la carrera de Alonso en la Indy500. Por ello, Mónaco empieza este fin de se semana una lucha contra la que antaño era su aliada: la repercusión mediática. Una lucha que no va a ser fácil de ganar...


Mónaco, el Principado, las calles estrechas y sinuosas que desafían a los monoplazas, las estrellas de cine, los eventos peculiares, las fotos más bellas, el cortejo real, los diseños especiales de los equipos para este gran premio....todo esto se conjuga cada año para hacer de esta la cita la más especial de la temporada. Hay muchos invitados que aterrizan en este gran premio para comprobar de primera mano donde están poniendo su dinero...y los que no lo tienen puesto, donde podrían invertirlo. Politiqueo y circo, que siempre trae dinero. En esas están y a Niki Lauda no se le ocurre decir otra cosa que "Seguiré la carrera de Alonso en Indianapolis. Ganarla es para la eternidad. Ver la carrera en televisión es una necesidad para mi". Por si a Mónaco no le faltaba un comentario más para restarla repercusión mediática. Lauda, que no cierra las puertas a Fernando para el próximo año, estará pendiente del asturiano en su aventura al otro lado del atlántico. Pero ¿por qué, siendo Mónaco una cita en la que se juegan tanto, Lauda dice algo como esto?

El GP de Mónaco es, a diferencia a las 500 Millas de Indianapolis, un "Mónaco" más, porque aunque sea la cita más especial del año, no hay ningún elemento que la diferencie especialmente de las anteriores vistas en otros años. Sí, Mercedes y Ferrari lucharán a brazo partido en cada curva, pero no es algo que no se haya dado en las calles del Principado en otras ocasiones. En cambio lo de las 500 Millas de Indianapolis y Alonso es algo muy diferente a las citas vistas hasta ahora en ese circuito tan mítico. No al menos en los últimos 35-40 años. Todo eso es correcto, pensaréis, pero si una cita es posterior a la otra ¿por qué tanta polémica entre ambas carreras? Primero se ve la carrera americana y luego la europea, ¿cual es el problema?. El problema no, los problemas, porque realmente son dos. El primero de ellos tiene que ver con los desplazamientos de medios e invitados a ambas citas. La distancia que separa ambas ciudades no permite desplazarse del término de una al comienzo de la otra. Eso genera el problema de tener que decidir a donde desplazas a tus periodistas o donde van los invitados más lustrosos. Y si de invitados podremos siempre decir que hay suficientes para ambas disciplinas, con el personal de prensa la cosa cambia. La delegación española se ha visto seriamente mermada para Mónaco, pero no será los únicos que tengan que desplazar personal para cubrir una posible victoria de Alonso. Si se da, esta eclipsará casi cualquier cosa que suceda en Mónaco. De alguna manera, seas el medio que seas, alguien tienes que tener allí.

Eclipsar, una palabra que en este fin de semana tiene más sentido que nunca. Pero que desde el punto de vista del aficionado hay que intentar desterrar. Tenemos dos citas que vamos a poder seguir de manera continuada, en un atracón de alta intensidad de motorsport que ya quisiéramos  tener más a menudo. Es más, en el Principado deberíamos ver una lucha intensa entre Hamilton y Vettel, a Verstappen rozando los muros sin estrellarse contra ellos (está por ver), la posibilidad de ver a Sainz hacer un gran resultado (quien sabe si un podio incluso) , ver si se da uno de esos "raros logros" que de vez en cuando Mónaco nos ofrece (¿McLaren quizás?), el "morbo" de ver como lo hace un piloto retirado como Button que vuelve por una única carrera...y, en definitiva, muchos otros alicientes que hacen que ver la carrera de carreras en la F1 deba tener el eco que se merece. Hay que disfrutar las dos citas porque en cualquiera de las dos no es fácil ganar. Son eventos únicos en si mismo que vamos a poder seguir ¿así que por qué elegir cuando podemos tenerlo todo?. Y sí, es cierto, la ausencia de Alonso se dejará notar en Mónaco. Pero porque no sólo los aficionados le han convertido en la referencia. Es el "coco" de la F1, y claro está, hay quien puede pilotar en su lugar, pero no hay otro que pueda representar su papel. Así son las cosas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"