Buscar este blog

1 de mayo de 2017

Lo que debe hacer Alonso...



¡Alonso, márchate ya!, ¡ni un GP más con McLaren-Honda!, empieza a negociar ya con Mercedes, que lo de McLaren no merece ni un segundo más...estas podrían ser las frases que resumieran algunas de las reacciones vistas ayer tras el abandono de Alonso en el GP de Rusia. Y no podrían estar más equivocadas si tomamos como referencia lo que debe hacer Fernando de cara al año siguiente. La estrategia que debe seguir para conseguir luchar de nuevo por las victorias, preferiblemente en otro equipo. No es fácil tener la cabeza fría en estos momentos, pero sí es lo que debe hacer. Fernando, ahora, no debe mover un dedo para cambiar de equipo, y por supuesto, vamos a explicar porqué...

Lo primero que hay que considerar es que efectivamente, McLaren no está actualmente a la altura que se esperaba. Niki Lauda fue  extremadamente ventajista el otro día, en la entrevista de MovistarF1, comentando que lo de Honda se veía venir antes de que fichara Alonso por ellos. Mentira sucia y aprovechada de quien juega con la ventaja de saber ya el resultado. La historia reciente de Honda en la F1 también contemplaba las victorias de Jordan con sus motores o los podios que obtuvo con BAR (terminó como 2º equipo en 2004)...o incluso las victorias de su equipo oficial en 2006, como aquella de Hungría con Button acompañado de De la Rosa. Alonso decidió con la información que había en ese momento y tomó una decisión que hasta la fecha no se ha demostrado precisamente exitosa. Pero lo último que debe hacer ahora es pegar el portazo. No le beneficia ni a corto ni a medio o largo plazo. Es momento de mantener la cabeza fría y seguir dando lo mejor de uno mismo. Pero ¿por qué?...

Alonso se encuentra tras el GP de Rusia en una situación completamente diferente a la que se encontraría si hubiera terminado la carrera, sumado puntos y habiendo hecho otra de esas demostraciones a las que nos tiene acostumbrados. Lógicamente no fue culpa suya, obviamente, no empezar la carrera, pero la F1 es resultadista y la posición de Fernando para negociar si empezara justo ahora sería la de un piloto que su coche no arranca siquiera para comenzar un gran premio. Un piloto sin coche, en definitiva. Su posición para pedir, exigir, o condicionar su decisión con equipos que luchan por el podio o la victoria sería de clara inferioridad. Le podrían apretar las tuercas ahora mismo los equipos con los que negociara o directamente, despreciar su oferta sin echarla un vistazo siquiera. Como a Jerry McGuire le ocurría con el único representado que le quedaba en esa genial película que narraba los entresijos de los representantes de deportistas. Sólo cuando hacía el partido de su vida, los que le habían negado el pan y la sal anteriormente, le ofrecían todo lo que pidiera tan sólo un partido después. Alonso, por tanto, tiene que esperar el momento que ahora mismo no se da. Cabeza fría, que así se sirven las venganzas... 

¿Que debe hacer por tanto Fernando? Sabiendo que ahora mismo su posición no es la adecuada, debe esperar a las siguientes carreras, cuando además Honda meterá su nuevo motor, del que se espera que mejore en potencia y fiabilidad. Sí, ya sabemos que de los japoneses ya no nos podemos creer nada, pero no queda otra porque el momento ahora no es el adecuado. Si ese motor, y esas mejoras de chasis, logran meter habitualmente a Fernando en la Q3 y en la lucha por los puntos, ya tenemos caso y momento. Entonces sí, debe iniciar el proceso, y si es después de un gran resultado, tanto mejor. Podría ayudar, y sería increíble, el que ganar la carrera de las 500 Millas de Indianapolis. La cobertura mundial del evento, que ha concitado mayor interés que nunca, ayudaría muchísimo a su posición para negociar, pues abriría el mercado norteamericano de par en par al equipo que lo fichara. Pero esa victoria va a ser complicadísima de conseguir siendo un rookie, así que la apuesta debe seguir siendo aprovechar el momento del primer gran resultado que le reponga en su valor real de mercado. 

Pero ¿donde le metemos?. Podríamos pensar que tras oír las palabras de los directores de los equipos rivales y la situación no invita al optimismo. Que si Horner dice que Alonso tomó las decisiones equivocadas o le aconsejaron mal, que Lauda dice que ahora no tienen sitio para él y que en Ferrari no le quieren ni ver tras haberse ido anticipadamente,...y así una detrás de otra. ¿Sabéis por qué a la F1 se le llama el Gran Circo?, pues no por lo que sucede en el asfalto, sino por lo que pasa fuera de él, por declaraciones como las de Lauda, Horner, Wolff y compañía. Es todo un teatrillo. Ron Dennis dijo una semana antes de contratar a Alonso que no le gustaban los pilotos latinos. El mismo que había tenido a Senna y que fichaba una semana después a Fernando. Sólo es ruido de distracción. Fernando puede aterrizar en el equipo que se proponga si sabe gestionar sus cartas. Pero eso sí, debe saber elegir el momento,  y darlo todo para propiciar que se produzca. Lo que no depende de él no lo puede manejar, pero en lo que sí dependa, debe ser un maestro, un auténtico director de orquesta, para que la música suene como a él le gustaría que sonara. No le queda otra...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Totalmente deacuerdo

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"