Buscar este blog

26 de mayo de 2017

La Alonsomanía y los celos de la F1...



Fernando Alonso, piloto de F1, Bicampeón del Mundo y eterno foco de repercusión mediática, sigue estando de actualidad un día más. Ni siquiera el GP de Mónaco, en un día de actividad intensa como es el primer día de prácticas libres, ha podido abstraer al paddock, prensa y aficionados de cualquier cosa relacionada con el asturiano. Su ausencia sigue siendo lo más comentado, porque vista la situación de pérdida de notoriedad sufrida por el GP de Mónaco, la mejor idea para recuperar el foco es, como no, hablar de Fernando. Si no puedes con el enemigo únete a él, que dirían por ahí...

A estas alturas que Alonso genere titulares no debería extrañarnos. En Estados Unidos siguen sin dar crédito a la "Alonsomanía" desatada allí con motivo de su participación en las 500 Millas de Indianapolis. Retransmisiones record de millones de visitas por Internet de su participación en los entrenamientos libres, venta de entradas disparadas, las redes sociales relacionadas con la Indy y Fernando completamente colapsadas de información acerca del reto. Y sí, no hablamos del seguimiento en la península, que era el clásico ejemplo que se ponía para restarle importancia, sino del que están viviendo en USA principalmente. No se recordaba algo similar desde que los Beatles aterrizaron por allí la primera vez, salvando las distancias claro está. Por ello la F1, ante la pérdida de atención, ante la pérdida de foco, ha vuelto a girar la mirada hacia el asturiano, comentando una noticia que siguen sin encajar bien. 

El primero en llamar a la puerta de la repercusión mediática que da hablar de Alonso ha sido Massa, que ha vuelto a mostrar su inmadurez, mostrando una vez más, y ya van unas cuantas, los celos que tiene del asturiano. Decir que Fernando ha pecado de falta de profesionalidad al irse a correr la Indy500 para McLaren en Estados Unidos es algo así como una pataleta de alguien que hace mucho tiempo dejó de ser el piloto que debía haber sido. Si alguien ha demostrado una profesionalidad sin limites ha sido el de Oviedo, que aguantó 5 años en Ferrari y lleva otros 3 en McLaren sin tener un auto competitivo y aun así ha estado masacrando a sus compañeros, logrando resultados inverosímiles con el monoplaza que llevaba entonces y con el que lleva ahoa. Massa no sabe que es hacer eso, porque incluso cuando coicidió con otros pilotos, entiéndase Bottas por ejemplo, estuvo de nuevo por detrás de su compañero. Por no hablar de sus actuaciones en lluvia, las propias de un novato con poco talento. Pero Alonso te da titulares, los que no te dan tus actuaciones en pista.

Que Massa hablara entraba dentro de lo esperable, pero que Hulkenberg lo hiciera lo era menos. ¿Por qué? por su participación en las 24 Horas de Le Mans de hace un par de años. Nico confesaba que lo hizo porque no coincidía con ninguna carrera de F1, que nunca dejaría de correr una cita del Gran Circo ni por Le Mans ni por la Indy. A Nico quizás se le olvida que todavía no ha ganado nada en F1, ya no Mónaco, sino ni una misera carrera. La perspectiva por tanto no tiene nada que ver con la que pueda tener Fernando. Para alguien que está acostumbrado a ganar, luchar por un 4º o un 5º que es lo que hace Nico, no significa gran cosa. Los grandes tienen estos detalles, su ansia de victoria no entiende de las "medianías" de los puntos. Por eso llegan a donde llegan unos y por eso llegan a donde llegan otros. Hulkenberg no lo entiende porque simplemente no lo puede entender. No ha estado nunca en la situación para lograr entenderlo. Como Sergio Pérez cuando comentó algo similar hace unas semanas, como tantos otros que no han saboreado las mieles de ganar Campeonatos de F1 para luego no tener suficiente con el sabor de los podios o los puntos. Es el inconformismo de los grandes. No todos lo tienen.

Antes de terminar, no querría pasar por alto las palabras de Gunther Steiner, en la que confesaba que cree que el asturiano ayuda más a la Indy que a la F1 con su presencia en las 500 Millas de Indianapolis, pero al mismo tiempo, creyendo que al ser sólo algo de una única carrera no pasará de ahí, admite que a Lewis Hamilton le gustaría hacerlas pero que Wolff no le dejaría ("With Fernando, it's clear why he did it, but it would be more difficult for an Indycar driver to prove himself in Formula 1. And let's say Lewis Hamilton wanted to do it: ask Toto (Wolff) if he would agree"). Efectivamente, ese mismo Lewis Hamilton que renegaba de hacer algo parecido si ello significaba perderse una carrera de F1. Simplemente sabía Lewis que mientras estuviera luchando por el Campeonato no podría hacer nada parecido, que no quería decir que no lo deseara con todas sus ganas, tan fan de lo concerniente con USA como él se confiesa siempre. En su fuero interno, y más tras las palabras de Steiner, queda claro que lo que más animadversión provocó en la decisión de Fernando es el hecho de poder hacer algo así sin que se resintiera su carrera, hacíéndolo porque quería y porque podía. Y que el personaje que tanto se ha criticado por lo que representa sea el principal motivo para atraer todos los focos sobre él en la carrera más mítica del mundo junto al GP de Mónaco y las 24 Horas de Le Mans, no se ha terminado de encajar bien. Porqué sí, porque no hay otro que atraiga tanta repercusion mediática como él, y eso, de alguna manera, escuece. Así es la F1, llena de envidias por lo que tus rivales hacen o dejan de hacer. A fin de cuenta en la F1 son todos seres humanos, con lo que ello conlleva ¿o no es así?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"