Buscar este blog

3 de mayo de 2017

Ferrari y la piel del oso...



Ferrari y la piel del oso...¿que tienen que ver los osos con la F1 y más concretamente con Ferrari?. Todo es mucho más sencillo: hay un dicho en el refranero español que dice algo así como "No vendas la piel del oso antes de cazarlo", que viene a decir que no des por hecho algo que todavía no esté finalizado. Y de eso va el artículo de hoy, de lo rápido que ciertos medios están vendiendo que Ferrari ya ha ganado el Campeonato, que Sebastian Vettel ya lo tiene hecho y que Mercedes ya no representa alternativa alguna porque...porque...¡hay tantas ganas de que gane Ferrari que no podemos tener otro escenario!. Ferrari lo tiene hecho si no comete errores importantes. Sería realmente poco acertado hacer un juicio diferente al que da por seguro el Campeonato para los de Maranello ¿no es correcto?. Veamos...

Lo primero que vamos a intentar descifrar es porqué hay ese interés en que Ferrari se haga tan rápidamente con el Campeonato, o al menos dé esa sensación durante la mayor parte del año. Hay en este caso 3 factores a tener en cuenta, que al decirlos os resultarán bastante obvios:  Interés por la F1, terminar con la rutina y en según que casos, cobrarse alguna vendetta personal.  El primero, el interés por la F1 resulta bastante sencillo de argumentar porque un nuevo dominio de Mercedes sería increíblemente perjudicial para la disciplina el año en el que precisamente había un cambio masivo de normas. Ferrari, que ha mejorado sustancialmente respecto al 2016, está todavía en esa fase donde teniendo un gran coche, no tenemos la certeza de que sean capaces de aguantar hasta la última carrera disputando el mundial a Mercedes. Lo tienen todo a favor, porque lideran el mundial, pero también sabemos por experiencias pasadas como Ferrari teniendo un gran inicio del mundial, después, en muchas ocasiones, se dejaba ir mientras el resto les superaban evolucionando sus monoplazas. Este año no parece que vaya a ser fácil que alguien les alcance. ni siquiera Red Bull, pero también sabemos que a Ferrari sólo le vale el Campeonato. Una Ferrari sin ganar el Campeonato del Mundo sigue siendo la misma Ferrari que conocemos desde el 2008. O dicho de otra manera, o lo consiguen o en Maranello se hablará de fracaso. Victoria o derrota, no hay otro credo a final de año para la Scuderia. Para la F1, en cambio, da igual si Ferrari está lo suficientemente cerca de Mercedes. Si Mercedes les gana en la última carrera, también les vale. Lo importante es que estén en los medios como alternativa real.

El segundo factor que influye en que haya tanto interés en vender la piel del oso antes de cazarla con los de Maranello es una cuestión relacionada con los aficionados, que ya no con quienes dirigen el Gran Circo. Hemos tenido 3 años en los que Mercedes no ha dado opciones a sus rivales, en los que los aficionados han asistido a la misma canción monocorde que tan poco les ha emocionado, aunque las batallas entre sus pilotos hayan dado más de un día de fuegos artificiales. La llegada de Ferrari a la hora de luchar por las victorias les ha proporcionado todo un soplo de aire fresco en un año en el que Hamilton parecía quedarse sin rival interno en el equipo. De repente nos salió Vettel de la nada y lo que parecía ser un Campeonato decidido para Hamilton antes de empezar, ahora está muy lejos de ser tal cosa. Es más, a falta de un Alonso disputando el Mundial al británico, Vettel es un mal menor. El hecho de que el inglés se quisiera asegurar de que nadie de la misma calidad que él estuviera a bordo de su mismo equipo ha propiciado una corriente de aficionados que le quieran ver derrotado por el miedo demostrado con la elección de su compañero. Una especie de "¿No querías caldo?¡Pues toma dos tazas!". Sí, hoy estamos muy refraneros...

Y por último, alguna vendetta personal. Aquí habría de tres tipos: equipo, prensa y aficionados. Cuando Alonso decidió salir anticipadamente de Ferrari, fueron muchos los que aplaudieron inicialmente la valentía de dejar un equipo con el que llevaba 5 años sin conseguir el Campeonato. Pero también fueron muchos a los que no les sentó nada bien la decisión del asturiano, pues era el peor insulto que se le podía hacer al equipo. Toda una ofensa para un mito como Ferrari. Los dos primeros años se demostraron como conformes a la decisión del asturiano, por mucho que haya quien pretenda retorcer la realidad para ajustarla a su criterio. Ferrari no fue campeón ni en 2015 ni en 2016, que era el único objetivo de Fernando y Ferrari para esas dos temporadas que le quedaban al asturiano. Desde ese punto de vista, Alonso no perdió nada saliendo para intentarlo en otra parte. Se había cansado de segundos puestos. No vimos demasiadas reacciones recriminando al asturiano su salida los dos primeros años porque por entonces no había argumentos con los que sostenerlas. Poco más de presumir de una mejora del buen rollo el primer año, el 2015, que a final de temporada quedó en nada visto el fracaso final. El 2016 empeoró y siguieron en sus cuevas los que se querían cobrar la venganza con el asturiano. Pero este 2017 todo pinta de otra manera, y antes de que el resultado de la temporada pueda quitarles la razón, es momento de salir en bandada a cobrarse viejas deudas.

Ferrari podrá ganar finalmente el Campeonato de este año, y hay muchas razones para pensar que así pueda suceder: Hamilton está descentrado y Mercedes ya no tiene la superioridad para hacer lo que quieran sin que sus fallos los paguen con la pérdida de la victoria. Ahora tienen un rival que si les supera en la salida se hace con el primer lugar en el cajón. Ferrari lo sabe y aprovecha su momento. Pero tan cierto es eso como que estamos en la 4ª carrera del Campeonato y juzgar la temporada, el trabajo de Mercedes y la decisión del asturiano dando por sentado que Ferrari y Vettel ya se han hecho con el Campeonato es un poco precipitado cuando menos. Podemos pensar que pinta mejor que todos los años anteriores, pero no utilizarlo como un juicio para el trabajo de todo el año. Marchionne mismo sabe que si este año no consiguen de nuevo el Mundial, lo que parecía un proyecto ganador se le puede caer como un castillo de naipes. Si Mercedes se logra imponer y Ferrari empieza con cierta clase de declive, Vettel puede pensar en elegir Brackley como su próximo destino ahora que termina su contrato y sin el alemán como líder del equipo, se pueden encontrar en una posición muy incómoda para hacerse con uno que les dé unas mínimas garantías, hasta tener incuso que elegir uno que no le gustaría. Por todo eso, antes de vender la piel del oso, sería recomendable hacerse primero con la pieza. No sería la primera vez que lanzar los fuegos artificiales antes de que se repartan los premios...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"