Buscar este blog

20 de abril de 2017

¿Renacerá por fin McLaren?...



¡Por fin se hizo la luz!...señoras y señores, ya hay motivos para el optimismo, de esos que invitan a creer por fin en McLaren, de eso que te hacen pensar en que ya hay una escalera para salir del pozo. Ese podría ser el pensamiento tras la segunda jornada de test en el circuito de Bahrein. Pero en el fondo, en lo más profundo de nuestro ser, la incredulidad necesita ponerse a prueba una vez más porque esto de la alegría en McLaren-Honda siempre va por días. Esa es la situación en la que de momento estamos hasta que los de Woking encadenen tres carreras seguidas haciendo grandes resultados, así que la pregunta es evidente ¿renacerá por fin el equipo de Woking tras los tests de Bahrein?...

Lo primero que hay que tener en cuenta en este caso es que la credibilidad del proyecto, y por ende tanto de McLaren como de Honda, ha ido bajando enteros a pasos agigantados con el transcurrir de estos 3 años. Pedir a los aficionados y a la prensa creer en esta joint-venture es poco menos que pedirles la Luna...siendo de Saturno. Casi es hasta una cuestión religiosa, de auténtica y profunda fe, convencerlos de que esta vez sí, este año toca luchar por los podios y quien sabe si incluso victorias, habiendo empezado como se ha empezado, llevando además el lastre de los dos años anteriores Pero en estas también tenemos una frase famosa de un personaje histórico llamado Winston Churchill, que ante la pregunta de por qué era optimista respondía lo siguiente "Soy optimista. No parece muy útil ser otra cosa" Y en esa frase hay todo un camino para atravesar con los de Woking. Pero al mismo tiempo, como decía Churchill, ¿de que serviría no serlo, de que  serviría ser pesimista?. Eso no lleva a ningún avance ni a ningún sitio interesante. Y en McLaren-Honda no sirve de nada quedarse parado. Hay que avanzar, y si es más rápido mejor. Ahora bien, vayamos a la pregunta del principio ¿será posible ver renacer a McLaren?

Particularmente siempre enfoco estas situaciones de una manera muy pragmática, partiendo de la experiencia propia, porque un equipo de F1 no deja de ser una empresa "convencional", con personas especializadas en áreas determinadas que hacen su parte del trabajo dando lo mejor de si mismos. Si has pasado por más de una y de dos empresas ya has tenido tiempo para conocer diferentes formas de trabajar, de enfocar proyectos, de encontrar soluciones, de dar con ideas diferentes que a otros supuestamente mejores no se les ocurren. Esa es la base de una escudería de F1, porque son personas las que la conforman. Y cuando uno piensa en la gente de Woking, Sakura y Milton Keynes nunca se imagina a incompetentes, sino a personas que se encuentran entre lo mejor de lo mejor que tiene esta disciplina. ¿Que es lo que falla entonces? Si no son todos tan malos, si son realmente buenos ¿por que no se traslada a la pista?. Yo definiría esto de una manera muy sencilla, usando tres sustantivos: comunicación, confianza y dirección. Esos tres pilares son en los que basa la crisis de McLaren-Honda y, asimismo, también son los pilares para su renacimiento. Y sí, se puede dar. Veamos...

LAS 3 CLAVES

Como hemos dicho, el renacimiento de McLaren es posible. Y lo es porque se pueden solucionar los tres problemas que tiene principalmente la alianza británico-japonesa. Primero porque los hemos identificado, segundo porque son subsanables y tercero porque es la única manera que tienen de triunfar. No hay otro camino y lo saben. Empecemos. La comunicación. Definitivamente es uno de los mayores problemas en cualquier empresa/escudería que se precie, pero también uno de los más obviados porque es el problema que más cuesta reconocer ya que atañe a la faceta más personal de los miembros de un grupo, de una empresa, de un equipo. Este, sin duda alguna, es el que creo que más está costando solucionar en esta alianza entre McLaren y Honda, entre los chicos de Woking, Sakura y Milton Keynes...y una de las razones por las que se ha avanzado tan lentamente en el proyecto. Que el motor y el chasis parezcan eternamente divorciados es un ejemplo de como personas tan competentes pueden parecer precisamente lo contrario. Que en McLaren tengan que creer la potencia que dicen los japoneses que da la unidad en el banco de pruebas es un ejemplo de que cuando se testan los experimentos, no están ambas partes presentes. No se dice aquí, sólo basta repasar las declaraciones de Boullier indicando que "les dijeron, que les habían asegurado, que les comentaron... ". siempre en tercera persona, comunicación a distancia, algo que denota poca implicación en la idea de trabajar como un equipo. Solucionarlo es relativamente sencillo, afrontarlo es algo más complicado, porque a veces implica el prescindir de determinados eslabones de la cadena de mando...pero como están en el año de a todo o nada, no les queda más remedio. Se solucionará. Si no sale de los implicados, saldrá de sus jefes. Y a nadie le gusta que le señalen cuando se está en esta fase, donde tu silla está en juego.

Confianza. En una disciplina como la F1, formada por tantos ingenieros y técnicos cualificados, hablar de confianza parece innecesario, pero creed que en un trabajo creativo como es el del diseño, la confianza lo es todo. Y a veces lo que te hace ganar más no es necesariamente la idea más complicada, o en la que más dinero inviertes. Los grandes cambios empiezan por las ideas más pequeñas. Por eso es necesario que todos, absolutamente todos, tenga esa confianza en su trabajo, para innovar. ¿Y donde se consigue, como pueden recuperar McLaren y Honda esa confianza?: usando dos herramientas: los resultados (lógicamente) y...unos jefes que sepan crear la burbuja necesaria para aislar a su personal de la presión, lo cual no es nada sencillo cayendo la que está cayendo. Si eso no estuviera sucediendo, es tan sencillo como quitar a los mandos intermedios que no estén dirigiendo a su equipo como debieran. ¿Ha sucedido algo de este tipo en ambas estructuras? Difícil de saber, pero si una cultura de empresa empieza por el jefe, la llegada de Zak Brown y su gente seguro que habrá ido en esta dirección, muy opuesta al estilo "Darth Vader" de Ron Dennis (como Zak le recodaba a Ron de manera jocosa). El que además alguien como Manssour Ojjeh haya cogido el toro por los cuernos, retomando el protagonismo perdido tras esos problemas de salud que le alejaron de la toma de decisiones en McLaren durante unos años, ha hecho que nadie se sienta dejado y abandonado en el equipo. Eso da confianza y fuerza para esforzarte, sabiendo que uno de tus jefes se está dejando los cuernos por resucitar el equipo. Por ello, la confianza retomará más pronto que tarde. Todo el equipo está en ello.

La dirección. Clave este aspecto. Una de las causas iniciales de que todo este proyecto esté tardando tanto en despegar. La llegada de Zak Brown tardará todavía un poco más en notarse, pero ya hay aspectos en los que se nota que su estilo de dirección es completamente opuesto al de Ron Dennis. La mayor rémora, desde la distancia, puede seguir estando en la figura de Eric Boullier. que lejos de favorecer una política de integración, esa en la que todos están en el mismo barco, parece eternamente empeñado en apuntar con el dedo cada vez que hay un problema. Ver al francés sentado en otra mesa diferente a la de Hasegawa y su gente, con sus compañeros británicos, no dio la mejor de las imágenes sobre el sentido de equipo del francés. La llegada de Zak Brown no se cobró su pieza, pero Boullier sabe que que si el equipo no despega este año, ya nada apartará a Zak de cobrarse su pieza. Como a la fuerza ahorcan, a Eric no le queda más remedio que hacer trabajar a la joint-venture como una sola. El último día de los tests de Bahrein son los primeros resultados positivos del equipo en mucho tiempo. La primera vez que parece que algo funciona de verdad. El motor japonés parece que mejora, Boullier ha confesado que han podido centrarse en el rendimiento de una vez por todas, siendo más agresivos. Si Boullier lo sabe usar para unir al equipo, y encadenan un par de resultados positivos. todo es posible. Total, si no ser optimista no sirve de nada, que diría Churchill, habiendo aguantado 2 años, no tenemos nada que perder con el tercero. Al contrario que McLaren, al contrario que Honda, y a la fuerza ahorcan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"