Buscar este blog

16 de abril de 2017

La F1 se enfada con Alonso



La F1 está enfadada con Alonso. O más bien, los equipos y pilotos que forman la parrilla, porque Liberty no podría estar más contenta. Y sí, seguramente te estarás preguntando por qué no es al revés, pues lo normal es que el propietario de todo el tinglado no quiera que sus pilotos contribuyan a hacer más grandes disciplinas rivales. Pero todo es mucho más sencillo de lo que parece, y todas las declaraciones de los pilotos y jefes de equipo tienen una lógica que vista con perspectiva os cuadrará mucho más. O al menos a eso aspiramos con este artículo, a que quede todo mucho más claro. La decisión de McLaren y Alonso lo ha descuadrado todo, es cierto. Pero tan cierto como que en la F1 no se da puntada sin hilo. O que en la F1 las declaraciones siempre se deben leer entre líneas. Así que vamos a ello, que promete ser interesante....




Lo primero es lo primero, así que decir que la decisión de Alonso, McLaren y Honda de competir juntos en las 500 Millas de Indianapolis dejó a todo el paddock, la prensa, y los aficionados descuadrados, fuera de lugar, es una evidencia difícilmente rebatible. Pero la sorpresa ha venido porque han sido los pilotos y los equipos los más críticos y no Liberty, el propietario del Gran Circo, que sonríen por detrás con la decisión de Fernando Alonso. Y todo tiene su sentido. Unos piensan a corto plazo y Liberty a corto, medio y largo plazo. Y lo vamos a explicar, por supuesto. Hay polémica, mucha, pero sobre todo porque el GP que se pierde el asturiano es el de Mónaco, el más especial del calendario, al que todas las escuderías llevan tantos y tantos invitados. Vamos a explicar esta primera causa, la que amplia exponencialmente el enfado de los equipos y pilotos con Fernando Alonso. 

LOS EQUIPOS

El GP de Mónaco es, sin duda alguna, la carrera del año para el Gran Circo, a la que todo el mundo quiere ir, aunque sea la única cita a la que asistan del calendario. Mónaco es la para F1 lo que la gala de los Oscars para el cine: una gran alfombra roja para lucir escudería, pilotos e invitados. Por eso la decisión de Alonso, uno de sus principales pilotos franquicia, sino el principal, ha molestado tanto. La fiesta de Mónaco sin Alonso queda especialmente deslucida...porque pilotará en una carrera mítica sobre la que estará puesta toda la atención ese fin de semana. Por lo extraño del hecho, por lo arriesgado que es hacerlo sin carreras previas en las que haber pilotado, porque amenaza con lograr la victoria, y porque de hacerlo, se convertiría en algo único, algo que suceda lo que suceda en Mónaco no se va a tener la sensación con la cita monegasca, gane quien gane. Y claro está, si de algo vive Mónaco es de todo el sistema de atención mediática que se forma alrededor de ese gran premio. Si de repente hay una cita que, por lo excepcional de la aventura, concita mayor atención, de repente estamos ante un gran premio menor, ante una cita menos única, menos excepcional y glamourosa, y eso se paga en todos los aspectos.

Como hemos dicho, un Mónaco sin Alonso, en el que el asturiano está desafiando a la historia en las 500 Millas de Indianapolis, es menos Mónaco porque los focos se dividen entre la cita monegasca y la Indy500. Así de repente, marcas que son invitadas para garantizar el dinero que invierten cada temporada en el equipo, pueden sentir la tentación de asistir mejor a la cita americana porque allí se juega la historia, y no a otra cita en las calles del principado, una vez más. Los patrocinios, por otra parte, se pueden dividir, y a nadie del paddock de la F1 le interesa que llegue menos dinero a los equipos. Los jefes de equipo hablan de locura, de psiquiatras, de que jamás lo hubieran permitido...porque saben que en Mónaco se juegan mucho cada año. El que sea una cita que se disputa sobre un circuito urbano facilita además mucho networking, muchos contactos, muchas relaciones, que luego se transforman en dinero. Si el actor principal de la F1 pasa de disputarla por una carrera en un oval americano, ciertamente se desluce la fiesta. Si tu piloto franquicia pasa de correr en Mónaco, mal asunto. No veremos ningún team manager aplaudir la decisión. Bueno, si obviamos a Zak Brown, lógicamente.

LOS PILOTOS

Pero, ¿y los pilotos?. Pues también es muy sencillo de explicar. Ellos no tienen tanto  interés en la parte monetaria del asunto (que tampoco se obvia aquí, en cualquier caso), como en lo que significa ir a la carrera de carreras del calendario sabiendo que está deslucida porque el piloto más popular de la disciplina pasa directamente de acudir a ella. Ganar la carrera de Mónaco sin Alonso presente luce menos, pero si además es con Alonso corriendo en un oval americano (¡sacrilegio!), entonces muchísimo menos. Porque la atención mediática se divide. Es como si el piloto franquicia indicara que "mola" más una carrera en un oval que en las sinuosa pista monegasca, el trazado de trazados de la F1. Para los pilotos de F1 el circuito monegasco es la pista más mítica del calendario. Todos quieren ganar allí. Que alguien con su ausencia la desluzca no sienta nada bien, podéis estar seguros. Si además, hagas lo que hagas, puede pasar completamente inadvertido si Alonso gana las 500 Millas de Indianapolis, ya es el colmo. Ganar algo tan único como el GP de Mónaco y que la portada al día siguiente sea el asturiano. Definitivamente no encontrarás ningún piloto apoyando la idea de que Fernando gane al otro lado del Atlántico. Les mataría el día. El día más importante del año.

LIBERTY MEDIA

Pero, ¿y que hay de Liberty Media?¿por qué no están enfadados con la decisión de Alonso de disputar la Indy500, obviando el Gp de Mónaco?. Muy sencillo, porque en la visión a largo plazo, el hecho de que Alonso pudiera ganar la carrera de las 500 Millas de Indianapolis haría más por la F1 que todas las carreras disputadas anteriormente en EE.UU. La repercusión mediática del hecho sería brutal, porque no habría disputado ninguna carrera previa para conseguir la hazaña y sólo habría disputado esa carrera en medio del calendario de F1. Liberty Media sabe que no sólo reforzaría la imagen de Alonso a nivel mundial, sino la de la disciplina de donde sale, introduciendo la F1 en EE.UU. con mucha más intensidad, y en fechas anteriores al la carrera de Austin. Mejor, imposible. O si, porque expandir la marca F1 en el país norteamericano con esa intensidad implicaría la generación de mucho más dinero procedente de Estados Unidos, país origen de Liberty Media. Eso, en su idea de expandir la disciplina a 2-3 citas más en suelo norteamericano, sería un factor que ayudaría exponencialmente. Mónaco para ellos es cortoplacista, un año de pérdida, no más. Que un piloto de F1 gane la Indy500 en su primera experiencia en un Oval, en cambio, garantiza la expansión del Gran Circo en Estados Unidos en el medio-largo plazo. Eso, comparativamente, es un bien mucho mayor que compensa la pérdida en 2017. Mucho más dinero implicado, muchos más intereses en juego. Liberty, de alguna manera, no podría estar más contenta. Zak Brown y Fernando Alonso, tampoco...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"