Buscar este blog

14 de abril de 2017

La F1 de tengoprisa.com



La F1 de tengoprisa.com...¿eso que es?¿una nueva web de quemandorueda.net? ¿no deberia ser entonces ".net" mejor? No, esta vez no hablamos de una nueva aventura de F1 en la red de redes. El titular, este encabezado, entonces ¿de que va hoy?...pues precisamente de eso, de titulares, maravillosos y fatídicos titulares...pero sobre todo del tiempo, del que se nos va entre las manos. Las prisas, la falta de tiempo y la opinión...esas son las tres patas sobre las que se asienta la redacción de artículos en general, y de F1 en particular, en los tiempos que corren. En una sociedad donde ser el primero, y no el más brillante necesariamente, es lo mejor para tener éxito, cuesta asimilar tomarse un tiempo para reflexionar antes de poner el primer pensamiento que se te pase por la cabeza. La vida se mide ahora en 140 caracteres, en la inmediatez, en hacer "pole" poniendo algo, con independencia  de cuánto de pensado esté... y sí, hoy quiero hacer una reflexión acerca de todo eso por una reciente experiencia, muy curiosa y esclarecedora. Ya veréis que no tiene desperdicio...

Hace menos de un día escribíamos un artículo llamado incialmente "Alonso ya no aspira a nada en la F1" porque era la primera frase del artículo, porque era una reflexión que se empezaba a ver ayer tras su decisión de Alonso de intentar ganar las 500 Millas de Indianapolis, y porque nos guste o no, Alonso marca tendencia en todo lo que hace, generando opiniones a favor y en contra como ningún otro piloto de F1. El titular del artículo enseguida inició lo que iba a ser un increíble experimento social sin pretenderlo, por sacarle algo positivo  a la polémica. ¿Que sucedió? ¿por qué un artículo sobre esto?. Muy sencillo, por el comportamiento que originó el dichoso titular. En menos de lo que se tarda en suspirar, empezaron a llover opiniones en facebook criticando la "conlusión" del artículo sin haberlo leído. ¿Como que sin haberlo leído?. Sí, simplemente leyendo el titular, porque para eso está, ¿no?...para "resumir" lo que pone. Efectivamente, pasaron de leerlo porque ¿para que perder el tiempo cuando el titular era tan claro?. Por un momento, llovieron opiniones de toda clase y condición sólo juzgando el todo, el artículo, en base al titular. Había mucha prisa por juzgar, mucha prisa por decir lo que se pensaba sobre algo, aunque no se hubiera leído. Incluso había quien rechazaba leerlo porque ya se había formado su opinión y no necesitaba nada más. Estaba "claro". Alucinante.

Y sí, tras algunas aclaraciones, finalmente la situación volvió a la normalidad y las conlusiones y comentarios se tornaron completamente diferentes cuando empezaron a leerlo, traspasando la barrera del titular. Pero fue entonces cuando surgió una reflexión que me parecía tremendamente interesante ¿de verdad que tenemos que tener tanta prisa en ser los primeros en escribir nuestra posición sobre algo? ¿De verdad que ser primero debe primar sobre decir algo interesante?¿ y más sobre reflexionarlo?, ¿es más importante el titular que el contenido en los tiempos que corren?. Eso parece visto lo visto ayer, aunque también puede ser que sea una tremenda excepción a la regla, pero sí que es cierto que como dijo Denzel Washington una vez "prima lo inmediato". Es por ello que dar contenido relevante a cualquier artículo requiere más tiempo que crear el titular apropiado, y como una cosa prevalece sobre otra, la pereza se instala a la hora de escribir el cuerpo y el ingenio se prioriza en generar titulares grandilocuentes. La culpa, en cualquier caso, no viene tanto del periodista (que también) como de la sociedad que estamos creando, perezosa para reflexionar e increiblemente proactiva para opinar. Ser el más rápido en opinar es más importante que ser el primero en decir algo interesante. Mal asunto.

No querría extenderme mucho más, porque el asunto da para lo que da. Pero si me interesaba lanzar la reflexión porque me parece que enjuiciar rápidamente leyendo por encima los titulares nos está haciendo daño como sociedad, se trate de la temática que se trate: F1 y deportes en general, política, economía, ciencia, sociedad...y tantos otros temas. Hay mucha más prisa para opinar que para pensar, para leer, para informarse, para generarse esa base de datos de conocimientos que, esta vez sí, nos permita hablar con propiedad sobre cualquier tema, sabiendo que hemos acumulado la suficiente información como para que la opinión esté reflexionada. El tiempo y la importancia que le damos al crono nos está matando como homo sapiens. Y en la F1, donde el crono es precisamente el juicio de los monoplazas, está empezando también a ser el juez del periodismo y los aficionados, usando los minutos y segundos que tardan en escribir su posición con respecto a cualquier tema como baremos para medirlos. Ni que decir tiene que no me parece la mejor de las formas para enriquecerse de conocimiento, pero de momento, esto es lo que hay. Titulares, malditos y benditos titulares... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"