Buscar este blog

25 de abril de 2017

Hamilton logrará el fichaje de Alonso por Mercedes



Sí, Hamilton logrará el fichaje de Alonso por Mercedes, o mejor dicho, lo propiciará. Sé que la frase puede desencajar inicialmente la mandíbula, que a priori no parece tener mucho sentido, pero tiene una explicación muy sencilla que si sigues leyendo, seguramente ya no te parecerá tan improbable. Para evitar cualquier tipo de confusión, adelantamos que el siguiente artículo debe ser leído como una columna de opinión y no como una noticia al uso. No en vano, esa es la marca de la casa y no vamos a cambiarla a estas alturas. Y sí, como hemos dicho, Hamilton puede estar más cerca de fichar a Fernando Alonso para el equipo de Brackley de lo que él mismo se imagina. Vamos con ello...

"Eso no va a suceder", esas fueron las contundentes palabras del piloto británico cuando le preguntaron por la posibilidad de que Fernando Alonso fichara por el equipo Mercedes. La frase fue además acompañada por otra que más que suponer una losa para el asturiano en su afan de tener uno de los monoplazas del equipo de Toto Wolff, supuso un piropo "despistado" hacia las habilidades del asturiano. El actual líder del equipo alemán dijo algo así como "cuando tienes un equipo equilibrado, con dos kilos en cada lado de la balanza, no tiene mucho sentido meter cuatro kilos en el otro lado de la misma para romper el equilibrio". Sin quererlo, Hamilton acababa de decir que no sólo el asturiano "pesaba" más que Vatteri Bottas, sino que "pesaba" más que él mismo. Palabras torpes, pero generadas por un subconsciente que le dictaba lo que piensa en realidad. Alonso es todo un "enfant terrible". el mejor piloto de la parrilla, y el único al que verdaderamente teme el británico.

Adelantado todo eso, entremos en detalles. No es ningún secreto que la temporada no ha empezado para el equipo Mercedes como todo el mundo se imaginaba. Se pensaba en que los de Brackley tenían todo lo necesario para arrasar de nuevo y hacer que Hamilton, más cómodamente que nunca, se hiciera con otro Campeonato. Y la realidad les ha pillado por sorpresa. El equipo al que todo el mundo daba por desahuciado, Ferrari nada menos, les ha birlado dos victorias claras y si eso no fuera suficiente, han logrado poner a Sebastian Vettel como líder del Mundial. Para un equipo al que nadie le tosía desde que comenzó la nueva era de los V6 Turbo, ha sido complicado admitir una situación de este tipo. Un accidente, se podría pensar. Algo coyuntural, se podría sugerir. Pero si tras 3-4 carreras más la situación siguiera siendo similar, las alarmas podrían empezar a encenderse en la sede de Brackley, poco acostumbrados a ir rezagados en los últimos años. Nadie se quiere imaginar que en la temporada más tranquila en el equipo, en la que sus pilotos se felicitan mutuamente por sus logros, fueran a entregar el protagonismo y el mundial a otra escudería. Y aquí empieza lo bueno...

HAMILTON Y EL 2017, LAS CLAVES

Pongámonos en la situación de Toto Wolff a mitad de Campeonato, con Hamilton y Bottas detrás de Vettel y Ferrari, que  liderando el Mundial, meten el miedo en el cuerpo a los de Brackley. La tensión interna que había entre sus pilotos ha desaparecido, Hamilton se muestra nervioso ante las acometidas de Vettel, ante el que no paran de cometer errores de estrategia fruto de no estar acostumbrados a pelear de tú a tú con otro equipo y de haber perdido a sus 2 referencias técnicas: Paddy Lowe tras el muro...y Nico Rosberg configurando el monoplaza, alguien muy del agrado del anterior Dtor. Técnico de Mercedes. El contrato de Bottas por un año, Ferrari más cerca que nunca, y la posibilidad de iniciar un declive como equipo ante el empuje de los de Maranello. En esa situación, la guerra por las décimas que siempre parecían perder los de Maranello con el avance de los grandes premios, empieza a nublar la mente de un Toto Wolff que empieza a dudar de la pareja de pilotos de la que dispone, fruto de la falta de intensidad de ambos en comparación con la de antaño. Vive más tranquilo, sí, pero a costa de que se alejen las victorias. Un precio muy caro para alguien a quien se le pide sólo lo mejor. "The best or nothing", ese es el lema de la marca de Stuttgart.

Pongámonos ahora en su lugar y pensemos. Vettel ganando con el Ferrari se aleja del equipo que él dirige. Quiere emular a Schumacher y con Ferrari ganando carreras y posiblemente el Campeonato, estando bien pagado, no se movería por nada del mundo para ser compañero de alguien que le podría batir.  Con Vettel descartado, con los pilotos de Red Bull asegurados hasta 2019, Wolff empezaría a preguntarse muchas cosas acerca de la decisión de hacer la vida más fácil a Hamilton trayendo un piloto cómodo para sus intereses. De repente, ya no parecía tan buena idea. De repente comenzaría a añorar las broncas entre sus dos pilotos, que tantas victorias y atención mediática le garantizaban a la marca. La opción Alonso, de repente, tiene sentido. Alguien que resta esas décimas al coche, que supone una ganancia de tiempo frente al crono que en el túnel del viento cuestan tanto en estos límites en el que los equipos top se encuentran, sería la opción ideal en una lucha cuerpo a cuerpo con Ferrari. La motivación de Alonso por lograr su tercer mundial y batir a los Ferrari es mucho mayor que la de alguien que ya tiene los mismos tres campeonatos que tenía su ídolo, Ayrton Senna. El hambre de Alonso es infinita, la de Hamilton parece más saciada. Así que, con el español sufriendo en el McLaren, y antes de que despierten en Woking, ¿que tal si les quitara ya su pieza más preciada, ahora que no hay contrato que lo impida?...

Hamilton, temeroso de la llegada del español, habría dado la clave de quien sería una mejora para el equipo de Brackley. Wolff, viendo la reacción del británico, habría encontrado en ese miedo la respuesta definitiva de quien supone una mejora a lo que tiene. La jugada, en cualquier caso, sería muy similar a la llegada de Alonso a McLaren en 2007. Se le ficha con antelación, teniendo la seguridad de que te quedas con uno de los dos pilotos actuales, y usando su fichaje como acicate para desbancar a uno de los dos y aumentar una competitividad que ahora no existe con la intensidad suficiente. Bottas, conociendo la llegada de Alonso, sabiendo que lo tendría todo perdido, iría por fin a por todas. Ya no tiene nada que perder. Hamilton, asimismo, con el bloqueo de Ferrari por parte de un Vettel que renovaría con los de Maranello en el supuesto, que es nuestra hipótesis de partida, de que estuviera líderando el Mundial, sacaría las garras para asegurarse su lugar en Mercedes y de paso, recibir a Fernando siendo Campeón del Mundo, que marca los galones para la nueva situación. Wolff gana siempre. Si se hace con Fernando y continua Hamilton, pasa a tener la mejor pareja de pilotos del Mundial, con la que poder hacer frente a los de Maranello como lo hacían cuando tenían a Rosberg en el equipo. Conocida la experiencia del fichaje de Bottas, en esas aras de lograr hacerle la vida más fácil al británico, prefiere regresar al plan original que tantos frutos les dio al equipo: dos pilotos con las mismas opciones de ganar. 

¿OTRO CASO ROSBERG?

Pero, ¿y si Hamilton se larga?. Imaginemos por un momento que el británico, fruto del renacer de Ferrari y de perder otra vez el Campeonato, decide dar por concluida su etapa de F1 y embarcarse en la aventura americana de la Nascar, probar con las motos, o dedicarse a vivir la vida a tope como un Eddie Irvine cualquiera. Si Toto Wolff no tiene un piloto top asegurado, se podría encontrar de nuevo en una situación similar a la que tuvo al final del año pasado, pero con una gran diferencia: esta vez: no tendría ningún piloto Campeón del Mundo con el que liderar el equipo. La inseguridad de Hamilton para hacerse con el mundial o para dar por sentado que seguiría con los de Brackley otros 3 años más, podría lanzar a Toto Wolff a la idea de asegurar al asturiano para 2018 y los próximos dos años. Incluso con la salida de Hamilton, Bottas podría seguir en el equipo ya que el español sólo necesita un rival en el equipo de enfrente para motivarse, y con Ferrari en la lucha por el mundial, estas motivaciones sobran. 

Para Wolff, el español cuadra con las dos combinaciones. El Director de Mercedes Motorsport sabe que con ese movimiento se asegura un piloto de garantías, para no dejar el futuro del equipo en el azar de la decisión de Hamilton. Algo que hizo Ron Dennis cuando no tenía asegurada la continuidad de Raikkonen y no terminaba de verse ganando el Mundial con Juan Pablo Montoya. Asimismo da ese golpe en la mesa tan necesario para que en Mercedes se recupere la tensión que se perdió con la salida de Nco Rosberg. Hamilton, si no logra liderar el mundial antes del verano, podría propiciar el fichaje de Fernando Alonso por las flechas plateadas. Porque el tiempo se echa encima, y no se puede dejar el futuro del equipo pendiente de una decisión no controlada por ellos mismos. Esa frase de "eso nunca va a suceder" puede ser la frase que más lamente el británico haber dicho en sus ya 10 años de carrera en el Gran Circo. Una frase que, dicho sea de paso, mostraba a los dirigentes de Mercedes quien es el único piloto de la parrilla al que teme el inglés. Las palabras que necesitaban en Brackley para tener claro quien es el mejor piloto de la parrilla para el británico. Torpes palabras las de la balanza también...  

3 comentarios:

Juan Carlos dijo...

las opciones de Alonso, son realmente pocas,, esta carambola es una de ellas.. que más le queda??.. quedarse, en Mclata cinco años???. al menos renovable anualmente sería su mejor opción, en el 2019, habrá más movimientos, creo.

LOGAN PDLR dijo...

Eso de muchas o pocas es siempre muy relativo en casos como el de Fernando, que siendo Bicampeón del Mundo y referencia entre los pilotos del paddock, nunca sabes a ciencia cierta con las ofertas que trabaja de cara al año siguiente. Renovar por un año más por McLaren sería una opción, pero no sé hasta que punto McLaren no presionaría por un mínimo de 2 años. La opción de salir no es fácil si quieres ganar un Campeonato del Mundo, pero al final para el mejor piloto siempre hay un asiento, y más si llega libre. Si hay algún año para el cambio es 2018, en 2019 estarán disponibles los pilotos de Red Bull y la cosa se liará más, Veremos en el verano, habrá muchas más pistas... ;)

PD: Gracias por comentar por leer y comentar por aquí. Un saludo ;)

Miguel G. dijo...

El mundial es muy largo, quedan carreras, cierto que Ferrari está muy fuerte, pero quedan circuitos de Mercedes y Hamilton no es manco, es uno de los mejores de la parrilla, soy de Alonso, pero creo que debería salir de Mclaren este año, es una vergüenza de equipo. Yo no descartaría aun a Hamilton del mundial. Y Mercedes creo que le ha echado el ojo el Vestapen, la menos Niki Lauda ya lo alaba

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"