Buscar este blog

20 de marzo de 2017

¿Precontrato de Alonso y Mercedes?



Un precontrato de Alonso y Mercedes ¿sería posible?...esa es una idea que lleva dando vueltas en mi cabeza desde Diciembre del año pasado, fruto de las negociaciones de esa llamada de 3 minutos de Toto Wolff a Fernando Alonso que al parecer quedó en nada. A tenor de lo dicho por el asturiano, por supuesto. Y claro está, las recientes palabras de Niki Lauda descartando a Vettel como opción, devuelven la importancia de esa llamada a la actualidad. La opción Mercedes vuelve a estar ahí. Y vuelve porque la fidelidad del asturiano hacia su equipo sólo conoce de dos variables: dinero y competitividad (en el orden en el que cada uno piense que van para Fernando). Una fidelidad que se puede juzgar buscando en el pasado, así que entremos en detalle...

Vayamos al comienzo, cuando Alonso tenía la opción de entrar en F1. Estamos hablando del apretón de manos a Jean Todt dando por sentado que Adrian Campos y Fernando habían decidido decantarse por ir a Prost durante 2 años antes de aterrizar en Ferrari para acompañar a Schumacher en el equipo de Maranello. Entonces ese apretón de manos no encontró contrato escrito porque los italianos le pedían que se liberara del contrato que tenía con Minardi previo pago de 6 millones de euros que Jean Todt no estaba dispuesto a pagar. Llegó Briatore, puso el dinero, y se llevó al asturiano a Renault. Fernando no estaba dispuesto a largarse por las bravas de Faenza rompiendo un contrato y litigando con los que le habían ofrecido la opción integrarse en la F1, aunque fuera como probador todavía. Dinero, cuestión no baladí, visto lo visto. ¿Nos suena de algo con respecto a lo sucedido hace poco más o menos que 3 meses atrás? 

Entremos ahora en su etapa Renault (2001-2006). Siendo piloto de la marca del rombo conoció sus mayores éxitos. Pero si nos retomamos a 2005, cuando estaba celebrando el éxito de ser Campeón del Mundo, no necesitó de mucho más que de una simple frase de Ron Dennis "tirándole los trastos" para comprometerse con los de Woking con un año de anticipación, a la espera de que terminara el año que le quedaba con Renault. De nuevo, se negó a romper la vinculación que le quedaba con los de Enstone (y gracias a lo cual volvió a ser Campeón del Mundo en 2006). En 2007 aterrizaba en McLaren para, presumiblemente, convertirse en el líder de los de Woking. Al final, eso sí, la cosa no duró tanto como se preveía y se rompió anticipadamente el binomio que estaba llamado a dominar durante tres años la F1.

Salida de McLaren. ¿Que pasó tras esa ruptura? que firmó con Renault de nuevo en 2008, no sin antes asegurarse un lugar en Maranello para 2010. Un precontrato que le aseguraba terminar en el mejor equipo de la F1 en 2010, aun a costa de atravesar 2 años complicados en la que había sido su casa durante 5 años. De nuevo, la fidelidad quedó relegada al servicio de un bien superior: conseguir el ansiado volante de Ferrari. O lo que es lo mismo, Alonso no rompe un contrato...si le sale a pagar, como era en los casos de Minardi en el 2000 y de McLaren en 2016. Para eso prefiere aguantar. Pero si es de común acuerdo, no tiene reparos en hacerlo, como a finales de 2007 con McLaren o a mediados de 2014 con Ferrari. Por ello no se dio la transacción en Diciembre pasado (se habla de 30 millones de dólares), pero ello no quiere decir que al año siguiente, saliendo gratis, no le interesara aterrizar en Mercedes. Ahí la cosa cambia. No paga ni un duro y se asegura un volante competitivo si se cumplen ciertas condiciones por ambas partes que pueden haber dejado previamente firmadas.

Pensemos por un momento en la combinación de factores. Toto Wolff es un declarado fan del asturiano (pese a las palabras soltadas hace unas semanas, que ya dijimos que no tenían mucho recorrido), Bottas sólo ha fichado por un año y de Hamilton no se sabe que hará tanto si gana su cuarto Mundial como si es batido de nuevo por su compañero de equipo, en este caso Bottas. Si estuviéramos en la posición de Toto Wolff, lo normal hubiera sido querer asegurarse a un piloto top antes de saber si McLaren le iba a dar un coche Campeón al asturiano, no fuera a ser que luego se echara para atrás Fernando. Por parte de Alonso también podría surgir la misma duda, ya que la F1 sólo recuerda tu última carrera y de rechazar a los de Brackley taxativamente, si McLaren no rendía en 2017, se podría encontrar sin sitio a donde ir tras haber salido de Ferrari y haber rechazado de plano a la marca de la estrella. La F1 es un mundo muy pequeño y un paso en falso te condena de forma irremediable. ¿Que tal si por tanto todo este cruce de intereses hubiera encontrado una salida en un precontrato (como sucedió en 2005 y 2007) en el que bajo ciertas condiciones se hiciera efectivo en 2018, cuando ambas partes tuvieran libertad de movimientos y ninguna necesidad de pagar 30 millones de penalización? ¿No sucedió ya en el pasado bajo similar escenario?

Hay unos cuantos detalles, en cualquier caso, que no se deben obviar. Lo primero, no hay demasiados pilotos top para sustituir a Hamilton y/o Bottas actualmente en la F1, como ya pudieron comprobar Wolff y Lauda este invierno. De la calidad del inglés sólo el asturiano es similar, y teniendo a Verstappen atado hasta 2019, sólo Vettel podría sonar parecido (siendo además alemán, lo que no vendría nada mal a Mercedes). Pero aquí hay un detalle que no es insignificante: si Vettel tenía una menor incertidumbre en Diciembre respecto a su equipo, con Fernando no pasaba lo mismo. Hubiera sido más fácil lograr el sí anticipado del español que del alemán visto de donde venía cada uno. Un "sí" condicionado por ambas partes a una serie de circunstancias (por ejemplo, que McLaren no terminase entre los tres primeros, o que Mercedes estuviera entre los 2 primeros equipos al terminar el año). Un precontrato visto como una declaración de intenciones con algunos condicionantes que lo hicieran efectivo en caso de darse los puntos acordados. Una manera en la que Wolff y Alonso no se dejarían las manos completamente atadas pero sí con una cierta seguridad sobre su futuro (o el de los intereses que representan en el caso del austriaco). Lo de esperar hasta el verano, comentado por Fernando, podría ser una manera de comprobar si los puntos pactados por ambas partes se cumplen para hacerlo efectivo o definitivamente tirar cada uno por su lado. Una suerte de red para ambos, en la que los caprichos de Honda y Hamilton no terminaran por arruinar los intereses de Alonso y Wolff, que verían con este movimiento una suerte de jugada maestra por el que los dos ganan y ninguno pierde pase lo que pase. A fin de cuentas, lo único que ambos quieren es ganar, así ¿por qué por tanto ponerlo en peligro?. El tiempo nos dirá...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"