Buscar este blog

25 de marzo de 2017

Las primeras conclusiones...



Ya llegó, ya está aquí, el GP de Australia ya está en marcha y la clasificación nos ha sacado de dudas con respecto a los visto en pretemporada. Que las había, seamos honestos. La primera cuestión era saber si Mercedes ser vería superada, si no lo era, si los rivales estarían cerca. La segunda, por titulares en la prensa al menos, era la situación de McLaren-Honda, de si realmente sería el último equipo o si podría rodar más de 5 vueltas seguidas en Australia, Si todas esas dudas no eran suficientes, siempre nos quedaba por saber que equipo de la zona media daría la sorpresa. Y sí, se han resuelto todas ellas en la sesión de Clasificación.  Entremos en detalles...

MERCEDES Y SUS RIVALES

Vayamos por orden. La primera duda, por relevancia en el Campeonato, era saber si Ferrari estaría por delante de Mercedes tras lo visto en los tests de pretemporada, visto el récord de Raikkonen en los tests de Montmeló. Y la duda ha quedado resuelta. Ferrari está más cerca, pero sigue por detrás. Mercedes, como era de esperar, no había exprimido su monoplaza a tope durante la pretemporada, y esos 70 CV que se decía que no habían utilizado durante las jornadas de pruebas en Montmeló, parecen haber aparecido finalmente en Australia. Los ponys escondidos se volvieron auténticos purasangre sobre la pista, liberados de su planificada opresión ejercida por los de Stuttgart. Mercedes se guardaba el arma final y el título de Campeón de la pretemporada se lo volvieron a ceder a los de Maranello, tan dados a vender la moto antes de tiempo cuando se trata de estas jornadas de tests. La duda, eso sí, que falta por resolver es si esta nueva cercanía en prestaciones de Ferrari respecto a Mercedes se mantendrá a lo largo del año. ¿Ganarán carreras? seguro. ¿El Campeonato? eso son palabras mayores visto que en Maranello involucionan y empeoran su monoplaza a lo largo del año.

Red Bull era otra de las dudas. En pretemporada no estuvieron donde se esperaba y todo el mundo esperaba el milagro de Newey. Algo ha existido, aunque va a llevar un poco más de tiempo que estén en los tiempos de Mercedes y Ferrari, visto lo visto. Un segundo de diferencia respecto a los de Brackley y Maranello da a entender dos cosas: el motor de Renault puede guardarse  algo para asegurar fiabilidad, y por otro lado, será más fácil verlos disputar el mundial a Mercedes a partir del GP de España, fruto de la capacidad de evolución de los de Milton Keynes. Ya demostrada en el pasado, por otra parte. La suerte en el rendimiento de Ferrari y Red Bull se podría intercalar a lo largo del año, dando una bolsa de aire a Mercedes en sus aspiraciones de hacerse con el Campeonato.

MCLAREN

De los de Woking y Sakura se esperaba el desastre, seamos sinceros. Con la pretemporada hecha no sólo había dudas respecto a su rendimiento puro, sino con respecto a si podrían completar las sesiones de libres con normalidad. Honda aseguraba que habían hecho ajustes al motor y algunos cambios de mapeado para asegurarse que en Australia competirían con normalidad. Parece que finalmente ha servido para salvar los muebles, con Alonso en Q2 y 13º, algo inesperado a tenor de lo sucedido durante los tests. Esa primera prueba de verse ridiculizados la han salvado con éxito, no se puede negar el trabajo hecho en tan sólo 2 semanas. La cuestión radica a partir del término de este primer GP, afrontado con tiritas que unen como pueden la debilidad de un monoplaza que tiene achaques de motor, aunque no sea lo único a mejorar. Australia, un circuito en el que la potencia del motor no es importante, nos ha demostrado también en que a pesar de que el chasis del monoplaza no sea la principal queja, tampoco es el arma definitiva para ser Campeones del Mundo. Tienen mucho trabajo por hacer y poco tiempo para reaccionar. Pero el comienzo, dicho sea, parece prometedor por la rápida solución dada por los japoneses.

A partir de aquí, ¿hacia donde?. Pues sólo en McLaren-Honda tienen la respuesta. Australia es un circuito en el que la potencia del motor no es importante, por lo que China marcará el estado real de su rendimiento, con esa larga recta donde de verdad se pondrá a prueba la mecánica japonesa. Barhein es la siguiente cita, y ahí sí, deberían ya tener varios de los problemas resueltos con esa unidad de potencia. La evolución del motor japones que realmente les debería permitir dar un salto prestacional es Mónaco, donde estrenarán una nueva unidad completamente rediseñada. Eso sí, el resto no se van a quedar parados, de ahí el cabreo de Alonso, que sabe que el timing es fundamental en la F1. Victorias descartadas de por sí, el gran onjetivo sería el podio. Si desaparecen las vibraciones, se aumenta la potencia a niveles equiparables a sus rivales y el chasis sufre algunas mejoras necesarias para estar a la altura de los grandes...pisar el cajçon no se debería descartar. Pero seamos honestos también: un coche que empieza 13º en Australia, rara vez se vuelve un equipo que luche por el podio a mitad de temporada.

LA SORPRESA

Si todo esto es más o menos lógico, ahora entramos en el terreno de la ilógica, por cuanto ha sido inesperado lo que ha pasado en Australia en algunas escuderías. Por ejemplo Haas, que a través de Grosjean se ha colado 6º, se ha reclamado de forma sorprendente. No se puede decir que fuera porque el año anterior se destacaran en esta pista, así que es evolución real. Sólo Magnussen lo ha deslucido, pero la actuación de los novatos y/o pilotos de segundo año ha demostrado que van a estar un paso por detrás de sus compañeros como no espabilen rápidamente. No hay más que ver los resultados de los pilotos que hay detrás de Alonso, todos ellos en comparación con sus compañeros más experimentados. Estos coche diferencian a los niños de los hombres. Y la diferencia de Grosjean respecto a Magnussen no es la única sonrojante (Stroll, Vandoorne y Palmer deberían mirárselo también). Quitando a Haas de la ecuación, otra sorpresa positiva han sido los Toro Rosso, con Sainz y Kvyat bien cerca, 8º y 9º. El año pasado fueron 5º y 7º, por entonces con Verstappen en el equipo. Esto es la situación natural con la recuperación de Red Bull, que el año pasado empezó peor en Australia. Visto así, la misión de Sainz y Kvyat es maximizar la recopilación de puntos en estas primeras carreras porque esto no va a durar demasiado, visto lo sucedido el año pasado. Red Bull, además, de seguir con la progresión natural y con McLaren recuperando la potencia tras estos primeros problemas con su UP, dejarán poco espacio para los puntos, algo que debería empezar a suceder a mitad de campeonato. Y sí, nadie se quedará parado evolucionando sus monoplazas, pero eso ya lo sabemos de otros años, ¿o no?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"