Buscar este blog

21 de marzo de 2017

Honda: Harakiri o Banzai...


Queda poco más de 2 días para que dé comienzo una nueva temporada de F1, la de la revolución que no se sabe todavía si será para tanto. Pero lo que sí se sabe que se ha revolucionado de verdad es el ambiente existente entre los chicos de McLaren y Honda. Un ambiente tan tenso como sería de esperar tras una pretemporada plagada de problemas de fiabilidad y potencia. Por ello la primera carrera del Mundial tiene un doble "morbo" para los aficionados: ver quien es capaz de plantar carra a los "todopoderosos" Mercedes...así como comprobar si McLaren puede terminar la carrera y hacer algo más relevante que rellenar las dos últimas filas de la parrilla. Honda, por tanto, está en el punto de mira. ¿Podrán los japoneses presentar un motor con una competitividad razonable en Albert Park?


Esa, sin duda, es una de las preguntas que están en el aire estos días entre los aficionados, la prensa y buena parte del paddock, Tras verse ridiculizados en las redes sociales durante todos estos dias,  incluso viéndose humillados por sus propios socios (algo poco elegante entre quienes trabajan conjuntamente para un mismo fin), el orgullo nipón reclama pegar un golpe encima de la mesa para reclamar lo que ha siido uno de los peores momentos de la marca en la F1, sino el peor.  Para una cultura como la japonesa, momentos como este son los que les hacen despegar con más fuerza que nunca por ese amor propio que tanto se tienen y que tanto les sirvió en el pasado. Basta recordar como quedó Japón tras el fin de segunda guerra mundial, aniquilados (con las repercusiones que las dos bombas nucleares que les lanzaron llevaban incluidas) tras el fin de la misma...y como han llegado hasta donde están fruto de ese esfuerzo por demostrarse tan válidos, o más, que los occidentales. Por ello, no creer en su capacidad de respuesta tras saberse humillados, es cuando menos temerario. En Japon hay dos palabras muy conocidas: Harakiri y Banzai. Las dos son fruto de la desesperación. ¿Por cuál de ellas optarán los japoneses?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las fechas del fin de semana de Australia están demasiado cerca del fin de las dos semanas de tests, por lo que la capacidad de reacción es muy limitada. Hay que tener en cuenta que entre las dos semanas de tests, además, no han tenido más que un fin de semana, por lo que la capacidad de reacción se ha limitado doblemente. Desde Montmeló hacia Australia sólo hay dos semanas, mucho tiempo empleado en el apartado logístico del viaje y poco tiempo para modificar y tener a tiempo las unidades para Australia. Sin embargo, también es cierto que no es la misma distancia la que hay desde España a Melbourne que la que hay desde Japón, mucho más cerca. Si los problemas de fiabilidad no requieren de grandes cambios estructurales en las UP, han tenido casi 10 días para dar con algunas soluciones o parches temporales para poder acabar el GP. La cuestión es si con esos problemas de fiabilidad resueltos el motor de los japoneses podrá estirar su potencia lo suficiente como para no hacer el ridículo en Albert Park.

Potencia, más que fiabilidad, esa es la clave. Un motor muy potente puede rebajar sus prestaciones para cumplir con el apartado de la fiabilidad y todavía dar un rendimiento razonable. La cuestión por tanto es si los problemas de potencia del motor japones tienen que ver con las vibraciones y la fiabilidad...o es que es poco potente y fiable a la vez, lo que complicaría que sus prestaciones crecieran este año. Como dijo Jackie Stewart una vez: de un motor muy potente y poco fiable puedes hacer uno que termine siendo fiable, pero desde uno fiable y poco potente no puedes hacer uno competitivo. Es más fácil ganar fiabilidad rebajando prestaciones que tirar de fiabilidad para ganar CV. Esa es, por tanto, la gran pregunta por contestar en las instalaciones de Honda en Sakura y Milton Keynes. En Melbourne tendremos una primera respuesta a esta pregunta, teniendo en cuenta además que la pista australiana no tiene grandes rectas y por tanto no debería ser un mal circuito para intentar exprimir el motor en Calificación sin exigirle demasiado. Tienen poco a perder, las apuestas están porque no terminan la carrera, y ante ese más que probable escenario, mal no estaría hacer al menos un papel digno en la Calificación y salvar los muebles parcialmente. ¿La oportunidad de Honda para gritar Banzai?

ARRIESGAR EN MELBOURNE

¿Por qué deberían arriesgar? En Honda se saben observados, rellenar la última fila de la parrilla y no terminar la carrera no haría más que incrementar la presión sobre su asociación con McLaren, y de romper los motores, tendrían menos problemas para estrenar motor nuevo en China, una pista mucho más exigente con la UP, con una recta mucho más larga y un trazado que en términos generales le será mucho mas exigente que Albert Park. Por si eso fuera poco, la siguiente cita es Bahrein, la más importante del año para McLaren, pues el 50% de su accionariado viene de la familia real de Bahrein, que son la clave para decidir que hacen los de Woking respecto a su suministrador de motores. Por ello, si hay una pista para hacer una "fogata" por parte de Honda esta es la australiana, estando la de China muy cerca del GP más importante del año. Honda puede y debe arriesgar el sábado, sabedores de que no se juegan nada, entre otras cosas para ver hasta donde llega su UP en máximas condiciones y poder detectar y arreglar los problemas antes de la cita con el desierto, donde se juegan mucho. Si han sido capaces de  reparar el motor con un parche lo suficientemente fiable para que aguante bien el sábado, podrían dar algo de tregua a pesar de que rompan el Domingo. Cualquier equipo al que superen por encima de Sauber durante el sábado será visto como una victoria y un síntoma de su capacidad de reacción.

Toca Banzai en Australia y en Honda deben ser conscientes de ello. En Bahrein hay mucho en juego y son los primeros que quieren demostrar que a pesar de todas las humillaciones recibidas esta pretemporada, son capaces de levantarse para volver a ser una gran marca. Si bien nos acordamos de 2015 y lo hecho durante ese año nos evoca cierto pánico, también es cierto que es la misma cultura que logró hacer los motores con los que ganó Senna, y con los que en la época de los 90, un tal equipo Jordan (equipo independiente del que tras sucesivas compras saldría lo que conocemos ahora como Force India) obtuvo podios y victorias. Incluso dentro de la tan criticada aventura de su equipo oficial (BAR-Honda, luego Honda Racing), también lograron podios y victorias tanto en 2004 como en 2006. No es tanto un problema de cultura, que también hay algo de ello, como de organización con su socio. Si ya han tocado suelo, no queda más que tirar hacia arriba con todas sus fuerzas porque el sistema llevado hasta ahora sólo tiene un destino para ese camino: el harakiri. Y la segunda guerra mundial queda ya muy lejana como para pensar en repetir la experiencia. ¡Banzai!, no queda otra...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"