Buscar este blog

22 de marzo de 2017

Honda corrige su motor....



Sí, definitivamente la presión ha hecho su efecto y los japoneses han trabajado en su unidad de potencia, corrigiendo los errores que se detectaron durante los tests de Montmeló. Si en el anterior artículo comentábamos que tendrían tiempo para hacer cambios en su motor si estos no eran de tipo estructural, las últimas noticias confirman que en Sakura y Milton Keynes han trabajado más duramente que  nunca para hacer que las modificaciones se hayan podido producir a tiempo para poder estrenarse en el GP de Australia. Hasegawa lo confirma y entra en detalles acerca de los cambios...

Los cambios, de momento, se han centrado en mejorar la manejabilidad del motor y la entrega de potencia, haciendo que la UP se adapte mejor al comportamiento del coche, mejorando el uso del monoplaza y, por tanto, rebajando su tiempo por vuelta (o al menos eso es de esperar). Las palabras de Hasegawa así al menos lo indican

“It has been a challenging winter for everyone at the team. Obviously, the problems we had in Barcelona, limited our track time and put added pressure on our pre-season preparations, however, we were still able to generate a huge amount of useful data.

“In terms of performance, there has been room for improvement with mapping in order to have better driveability, and with further analysis we were able to make additional changes to be ready for Melbourne.

Tras analizar las palabras del dirigente de la marca japonesa, parece que los cambios en el motor nipón se han centrado en temas de configuración y mapeado. También, aunque sin entrar en detalles, en la segunda parte de su afirmación Hasegawa habla de cambios adicionales tras el análisis de la información obtenida en los tests, lo que parece ir en la dirección de esa tan criticada fiabilidad que, de momento, sigue siendo la gran incógnita. La posibilidad de haber eliminado las vibraciones que producían las continúas roturas de la unidad de potencia y sus elementos adyacentes es lo que mantiene la esperanza en que McLaren pueda afrontar la carrera de una forma convencional, usando el motor japonés dentro de los niveles de potencia para los que se supone que está preparado dar. Así al menos lo vuelve a indicar Hasgawa:

“As a season-opener, the Australian GP is a strenuous grand prix for the drivers, car and the power unit. Our priority for the weekend will be to extract the most out of our power unit, while maintaining reliability."

Si Honda, por fin, hubiese corregido las vibraciones producidas por su motor al tiempo que hubiese mejorado la entrega de potencia (la tan famosa palabra "driveability"), estaríamos hablando de que la opción de ser el último equipo de la parrilla se alejaría por fin de la alianza anglo-nipona, algo que no deja dormir a muchos aficionados, ansiosos de que lo ocurrido durante los tests de Montmeló no suceda durante la primera carrera de la temporada. Una reacción, la de los japoneses, que de haber solucionado los principales problemas de su motor, habría hecho honor a esas palabras de Alonso durante las jornadas de tests en Montmeló, en las que el asturiano indicaba que esperaba "una reacción muy fuerte e inminente" por parte de Honda y que de cumplirse lo adelantado por Hasegawa, podría haberse confirmado. A veces, las reacciones contundentes traen resultados, y las palabras de Alonso y el dibujo del McLaren Mercedes pueden haber hecho mucho en la motivación de los nipones. Que así sea...

1 comentario:

Anónimo dijo...

Soñar es gratis. Cuando en los Libres 1 no salgan a pista por problemas en el turbo ya veremos que ocurre xD.

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"