Buscar este blog

4 de marzo de 2017

El problema de McLaren-Honda


Primera semana de tests concluida y muchas son las esperanzas que se han visto frustradas en el equipo Mclaren tras los primeros problemas con la unidad de potencia suministrada por Honda. Unos problemas que han sido aprovechados para zurrar a los nipones, que se van quedando sin excusas, si es que les quedaba ya alguna. Y lo cierto es que siendo culpables en la parte que les toca, como reconoció el propio Hasegawa, no son los únicos responsables de que McLaren esté como está...¿Por qué? entremos en materia...

Cuando uno ve de donde venía McLaren y en donde está ahora no puede evitar echarse las manos a la cabeza y pensar "¿Dios mío, como hemos llegado a esto?". Pero lo cierto es que esa respuesta existe y viene de hace mucho tiempo, tanto como de hace ya todo un lustro. Sí, nos estamos remontando a 2012, el último año en el que McLaren luchó por el Campeonato del Mundo. El equipo de Woking, motorizado entonces por Mercedes, había dado guerra a Red Bull, teniendo el que muchos consideraron ese año el mejor coche de la parrilla y una pareja de pilotos consistente, con Hamilton y Button al mando de sus monoplazas.  Fue el término de ese año el punto clave en el camino hacia la perdición de McLaren. Por entonces, dicho sea de paso, no estaba Honda en la aventura. McLaren decidió hacer lo que nunca se debe hacer en F1 y en el deporte en general: copiar una idea que no funciona a un rival de la parrilla. Fue el año 2013 el año en el que se torció todo...

La temporada 2013, efectivamente, fue la temporada en la que McLaren cogió un camino que le costó toda la competitividad que había tenido hasta entonces. Ese año fue en el que McLaren copió la suspensión pull-rod de Ferrari, para insertarla en un monoplaza que el año anterior había ganado carreras y disputado el mundial convirtiendo un monoplaza ganador en un simple coche para luchar por puntos, que ni siquiera podios (ni que hablar de victorias). Hizo un cambio radical el año menos apropiado para hacerlo, pues al año siguiente, el 2014, comenzaba una auténtica revolución con los motores V6 Turbo, y perder tiempo en el 2013 intentando solucionar el monoplaza que habían parido les iba a costar el tiempo necesario para armar un proyecto ganador en 2014, que finalmente es lo que sucedió. Ahí no tuvo nada que ver Honda, Arai, Hasegawa ni todo el personal de Sakura. McLaren parió un mal coche en 2014 que no tuvo oportunidad alguna a pesar de contar con el motor Mercedes que tantos éxitos da a quienes lo montan. Entonces no estaba Honda para echarles la culpa.

Ese mal coche de 2014 lo han estado arrastrando desde entonces, porque el chasis ha permanecido siendo básicamente el mismo desde entonces, arrastrando una mala decisión tomada para el 2013. Ron Dennis se valió de esa decisión para echar a Whitmarsh y recuperar el bastón de mando, pero la historia ha demostrado que no era cuestión de una única persona, incluso del suministrador de motores (Mercedes primero, Honda luego). El problema que arrastra McLaren desde entonces está más relacionada con el miedo al cambio, con la falta de trabajo en equipo y con una política más centrada en buscar culpables que en buscar soluciones. Con ese sistema no se puede ir a ningún lado, no en F1.

El trabajo en equipo, una idea que firman todos los que compiten en un deporte de equipo (y la F1 lo es) y que luego poner en práctica no es tan sencillo. Uno mismo, que ha pasado por varias empresas a lo largo de su trayectoria profesional, y que por ello ha sido testigo de lo diferente que resulta trabajar en una empresa donde  se trabaja en equipo, y las exigencias y responsabilidades se exigen en base a esto, y otra en la que no, donde cada uno está pendiente de proteger su asiento y que no le levanten el sitio. La diferencia es abismal. Esto último es lo que pasa a McLaren, que lleva desde 2013 pensando en culpables y no en soluciones, y la entrada de Honda no ha hecho más que agravar una situación ya de por si delicada. Con dos equipos de trabajo distintos, es mucho más fácil ahora señalar a los culpables porque no trabajan bajo el mismo techo. Si a tu compañero no le ves, es más fácil echarle la mierda y limpiarte las manos porque no le vas a tener que mirar a los ojos luego. Eso es lo que pasa en McLaren Honda. Cada uno piensa en su parte y no en el conjunto. Si algo falla, se le echa la culpa a la otra parte y asunto solucionado. O no.

Está claro que el asunto está lejos de estar solucionado. Desde 2105, con la entrada de Honda, McLaren no levanta cabeza, no estando ya lejos de luchar por el Campeonato, que es el objetivo, sino que incluso el podio queda lejos, muy lejos, quizás hasta demasiado. Y ahora es donde entra el terreno de las culpas, 3 años seguidos donde el monoplaza de McLaren no lucha por nada reseñable y Honda aparece como única culpable, como si el chasis de McLaren no fuera realmente mejorable. Las comparativas son odiosas, pero hasta en la etapa en la que Red Bull se quejaba amarcgamente de Renault, el equipo austriaco conseguía podios, fruto del buen trabajo con su chasis. Eso en McLaren no ha pasado, y sus pilotos están castigados a luchar no sólo con un coche que no corre, sino con un coche que en las curvas sufre como pocos. Boullier, tan dado a anunciar a los cuatro vientos las bondades del trabajo realizado en Woking se enfrenta después a la cruda realidad de que haya que ir a fuego con "su" monoplaza en cada curva para conseguir hacer un tiempo que no sea sonrojante

En McLaren-Honda, por no trabajar en equipo, el coche no se sostiene ni en las curvas ni en las rectas. Y ahí la política de señalar culpables para proteger tu asiento no sirve para nada. Sólo quien invierte su tiempo en hallar soluciones y dejar de señalar culpables es quien da con la solución y arregla el problema. ¿Hasta cuanto habrá que esperar para que McLaren cambie de filosofía?. Ron Dennis ya no está, Arai ya no está, Capito ya no está,...o se cambia el chip o el siguiente en la lista apunta a uno con nombre francés. Así que teniendo eso en cuenta, es de esperar que cuando lleguemos a Australia algo haya cambiado, porque el mismo discurso no le va a servir siempre a un Boullier que tiene la responsabilidad de hacer que todos trabajen como uno solo. Hay un momento en la vida en el que la gente comienza a preguntarse, y la paciencia con McLaren se ha terminado. Las respuestas no están tan lejos y estas no comienzan con un dedo acusador. Trabajar en equipo, esa es la respuesta...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"