Buscar este blog

15 de enero de 2017

¡Estás despedido!...



¡Estás despedido!. Que duro suena, pero en la F1 también se dan este tipo de frases. Y este año, por raro que parezca, ha sido el año de los despidos. Pilotos, ingenieros, periodistas...ningún colectivo parece librarse este año de esta especie de virus que ha invadido la F1 de esta manera tan peculiar. El motivo aparente en muchos de todos estos casos es el mismo: la falta de resultados. Desde los ojos de cualquier fan puede parecer que el único juez que existe en la F1 es el estresante y cruel cronometro que mide a pilotos y equipos en pista...pero no, una hoja de papel con una estadística cualquiera puede aguardar el más cruel de los destinos. ¿Queréis más detalles? Pues sígueme por el siguiente relato que narro a continuación...


La temporada pasada ha sido sin duda el año de los "adioses" inesperados. Pilotos que se retiran, otros a los que retiran, ingenieros que se largan, otros obligados a largarse, webs que se cierran, cadenas que prescinden de sus estrellas periodísticas, etc. Todo, en este año tan peculiar, ha estado especialmente revuelto. Y la razón no es otra que el juicio que se hace necesario al ver los resultados conseguidos en comparación con lo que se esperaba del destino. Un destino que no siempre cumple con los sueños porque no tiene obligación de ello, todo sea dicho. Y ahí los tenemos a todos ellos, formando en la cola de los deheredados: Dennis, Vasseur, Button, Symonds, Gutierrez, Massa (que podría volver), Merlos, Villadelprat...incluso la totalidad del equipo Manor (pendiente de confirmar definitivamente). Todos ellos privados, de una manera más forzada o menos, de su papel en las parrillas de F1. Así que hagamos un repaso por áreas, que nunca está de más...

DIRECTORES

Ron Dennis es quizás el máximo ejemplo de lo que se exige en la F1 actual, que de paciencia no está sobrada. El ex-máximo mandatario de Woking regresó, tras un periodo en un segundo plano, para convertirse de nuevo en el maximo dirigente del grupo y del equipo de F1. Convenció a los socios árabes que tiene McLaren de que sólo con su vuelta podría devolverse a McLaren al sitio que historicamente siempre había ocupado, el de los ganadores. Para ello aprovechó un 2013 en el que el equipo había estado lejos de los resultados del año anterior, donde habían contado con el mejor monoplaza de la parrilla. Habían apostado por cambiar la filosofía del diseño de las suspensiones delanteras, apostando por el pull-rod, y habían desnaturalizado un coche que un año antes conseguía victorias. Para Ron Dennis, bajo su liderazgo, ese tipo de errores se corregirían. Fue el mismo quien apostó por abandonar su joint-venture con Mercedes habida cuenta de la compra del equipo Brawn por parte de estos, y apostarlo todo a Honda. Los resultados de su mandato le han cortado la cabeza. A saber: la fuga de patrocinios, la falta de resultados en pista, el declive general del equipo, el rídiculo del año pasado...todo eso ha estado muy lejos de lo que prometió. Y si a eso le añadimos que los accionistas chinos con los que parecía contar para recomprar las acciones del grupo Mumtalakat Holding (que posee el 50% de las acciones de McLaren) vieron rechazada su oferta, obviamente el resultado era de esperar. A todos en una empresa se le piden resultados, incluidos los máximos mandatarios. Ron Dennis no los trajo, y le enseñaron la puerta de salida (aunque siga ejerciendo de accionista con su 25% del grupo)

Lo de Vasseur es harina de otro costal, pero la base es la misma: no presentas resultados que estén a la altura, ahí tienes la puerta. La cuestión aquí se complica porque en Renault, el máximo mandatario de Renault Sport, Cyril Abiteboul, no tenía sintonía con él. No era de extrañar, por tanto, que con dos gallos en el gallinero y con la falta de resultados evidentes, Cyril usara su fuerza dentro del grupo para mostrarle la puerta de salida. Al final, los resultados cantan, y la parte sobre la que Cyril mandaba se mostrço competitiva (los motores rindieron este año en los Red Bull) y la parte de Vasseur (el equipo oficial) fue un desastre. Cantado y sin sorpresas. En cualquier caso, nadie debería extrañarse si el año que viene algún que otro director de equipo se ve forzado a esa misma situación. En Ferrari, por ejemplo, con el cambio de normativa, los ojos apuntarán a Maurizio Arrivabene, al que no le valdrán los mismos resultados que este año. O Ferrari pelea por la victoria, carrera tras carrera, y el Campeonato...o puede irse buscando una alternativa fuera de Maranello. Si la exigencia de resultados en otros equipos es máxima...en Maranello es obsesiva. En otras palabras más llanas: le huele el culo a pólvora.

PILOTOS

Desde la óptica del aficionado, la idea de ver como prescinden de tu piloto a veces ralla la incomprensión, que se transforma en ira si la justificación está lejos de convencerte. Pero aquí entra de nuevo la hoja de resultados, el informe de tus logros en comparación con lo que se esperaba...y si esta es negativa, ni tu labor en el resto de áreas (puesta a punto, labores de relaciones públicas, masa de aficionados que arrastras, etc...) te puede salvar. Gutierrez es un raro caso de piloto que sin cumplir en Sauber ha tenido una oportunidad en Haas que ha desperdiciado de nuevo. El resultado era esperable. Si no consigues puntos, si no estás a la altura los Domingos y me consigues resultados ¿para que te quiero en mi equipo?. No nos ha sorprendido, vaya. Al final los puntos son dinero, y si el patrocinio compensa la falta de estos (como con Maldonado era el caso) me lo puedo llegar a pensar, pero si no era el caso ¿para que hacer que mi equipo pierda dinero y competitividad innecesariamente?. Lo dicho, estaba claro.

En cuanto a los casos de retiros forzados, como Button y Massa, la cosa ha sido diferente. La cuestión, en cualquier caso, es que siendo competitivos todavía, bloqueaban el paso a la esperanza de cada uno de sus equipos: sus jóvenes valores. Pero no nos engañemos tampoco: Button estaba siendo superado constantemente por Alonso, que era la referencia del equipo y por quien apuestan para el título. Si el año pasado ofreció dudas, dado que estuvieron a nivel muy parejo e incluso el británico obtuvo más puntos que el asturiano con el "hierro" del año pasado, este año no estaba siendo así ¿por qué por tanto bloquear la progresión de un piloto como Vandoorne por alguien a quien le quedan un par de años como mucho? ¿Como hacerlo valer sin perder completamente a Button y su experiencia en la puesta a punto o su labor como PR?. Contrato de 3er piloto bien pagado y asunto solucionado. Y encima tengo a un reserva por si Alonso pegaba la espantada antes de tiempo. Con Massa, sin embargo, la cosa iba más de dinero. Sin ser masacrado por Bottas, estaba por debajo del finlandés. Su experiencia para configurar el monoplaza ya había sido aprovechada mientras Bottas cogía experiencia. Ahora no era un factor tan importante como para rechazar los más de 80 millones de dólares que el padre de Lance Stroll ponía sobre la mesa de Williams para que su hijo fuera titular. A ver quien rechaza tal salvajada de dinero cuando te puedes permitir con ello contratar al Director Técnico del coche que ha ganado los 3 últimos mundiales, Paddy Lowe. Con todo y con ello, si Bottas termina fichando por Mercedes es posible que veamos el regreso de Massa, al que el dinero de Stroll le parecerá ahora bienvenido al equipo. De maldecirlo a agradecerlo, cosas del destino. Y todo porque Williams se quiere garantizar estar cerca de los los 100 puntos (o superarlos) a final de año. Y claro está, eso con un piloto sin experiencia es muy complicado (decisión de Martini al margen). Al final las cuentas monetarias tienen que salir y la balanza sobre lo gastado y lo ingresado se mira mucho en Williams desde tiempos inmemoriales. Podría ser el primer "prescindido" al que vuelven a contratar en cuestión de meses. 

INGENIEROS

El tema de los ingenieros es quizás uno de los más relevantes. Hemos visto como este año salían James Allison, Pat Symonds y Paddy Lowe de Ferrari, Williams y Mercedes. Tres de los 4 primeros equipos del mundial nada menos. De todos ellos se puede considerar como el menos voluntario de ellos el de Pat Symonds, que ve como Paddy Lowe le quita el puesto en el equipo de Grove. El motivo es que el dinero de Stroll permite tirar la casa por la ventana, hacerse con sus servicios, y hay quien habla de darle más poder que nunca, llevando la batuta completa del equipo. Williams este año ha bajado un peldaño (Toto Wolff no tenía ya a su mujer de probadora y vendió sus acciones en el equipo...¿casualidad?) y dado que ya no tienen el mismo tratamiento que antaño por parte del jefe de Mercedes, lo normal es buscar subir el peldaño bajado con un fichaje de campanillas. Hay mucho dinero en juego y tener un novato se paga siempre en puntos. Si sabes que de manera natural por tener un piloto novato vas a recabar menos puntos sólo por este hecho, que menos que compensarlo con el coche que fabriques. Y como hay dinero, Paddy entra, Pat se marcha. Así de directo, así de cruel...pero igual de pragmático a la vez.

Pero quizás el caso más significativo es el de James Allison. La muerte de su esposa le puso en una encrucijada personal, teniendo que encargarse de sus hijos en tierra lejana a su hogar. Eso fue determinante, claro está. Pero no hay que obviar que la presión ejercida por Marchionne por no estar luchando por el Campeonato terminó por dinamitar una situación un tanto delicada de por si, como el propio James reconoció. Por tanto, no estando ante una situación de salida forzada, sí podemos hablar en este caso que no fue todo lo voluntaria que se ha vendido hasta ahora. James se cansó de Ferrari, de las metas poco realistas que quería imponer Marchionne y el resultado ya lo hemos visto esta temporada. La cuenta de resultados no sólo vale para pilotos y dirigentes sino que los propios ingenieros se atienen a ellas. Como hombres de matemáticas que son, los primeros que saben donde se establecen los objetivos y como se les juzga en comparación a su consecución son ellos mismos. Por ello, si la ecuación no te cuadra, o te largas o te largan más pronto que tarde. Allison así lo entendió. En Mercedes dicen que le esperan con los brazos abiertos. Todo se verá....

MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Hablar de medios es un tema delicado, sin embargo en España ya avisamos hace tiempo que esta situación pasaría factura. Movistar, que hizo una apuesta importante por la F1 tirando de talonario se ha pegado un batacazo importante teniendo en cuenta la inversión realizada y las audiencias recibidas.  Ya lo dijimos antes, el enfoque que se le dio a la F1 no cuadraba con la inversión realizada, que apostaba por un público muy especializado que en España no es mayoritario en el seguimiento del mismo. Los 20.000-30.000 aficionados de Twitter al Gran Circo no justificamos los más de 20 millones de eur por temporada que tenían que pagar. Añádeles el fuerte desembolso mensual para poder disfrutar de la F1 (más de 70 euros porque había que contratar previamente el pack Fusión) hizo que muchos aficionados no vieran tan clara esa inversión mensual en algo que además no ofrecía muchas diferencias con lo que antaño era gratis. Si le sumamos a ello el interés de Merlos (su narrador) de enfocarse en los aficionados "de toda la vida" para prescindir de los que habían entrado con irrupción de Alonso en la F1, tienes como consecuencia unas audiencias muy pobres que no justificaban un desembolso más propio de deportes de "masas" que no de deportes con "ese seguimiento tan minoritario". La salida de Merlos y Villadelprat, que siempre han ido en pack para esto de la F1, era más que esperable. Las empresas hacen inversiones de las que esperan obtener beneficios. Si hay partidas de dinero "en rojo" se miran con lupa lo que representan para la compañía, si tienen otros factores que las compensen. Si no es el caso, se toman decisiones. Que tenga dinero no significa que quiera tirarlo a la basura. Para Merlos y su enfoque "más poliedrico", esto no ha sido más que la constatación del error de su visión sobre como se debía retransmitir la F1, por mucho que ahora raje sobre algo de lo que él ha formado parte y a lo que ha imprimido su estilo.

Sin embargo no ha sido Movistar  el único actor que ha visto como la F1 sufría una contracción y pagaba la novatada de las escasas audiencias en España. Fruto de que el contenido de las carreras dejara de ser libre de ver y terminaba siendo restringido a unas decenas de miles de aficionados, muchas webs han visto como el interés por la F1 decaía y su tráfico se resentía, haciendo que lo que antaño era una mina de oro, ahora lo fuera de bronce, con las consecuencias que eran de esperar. Páginas que cambian de dueños, otras que se venden, cambios de enfoque para darle más importancia al producto de motor (que es de donde viene el dinero de la publicidad) que al propio del motorsport. Algunas refundando hasta su nombre para ello. Todo porque la F1 no arrastra ya en este país a millones de aficionados que arrastraba con las retransmisiones en abierto, sólo a unas decenas de miles. Si alguien pensó que millones de espectadores en España pagarían para ver la F1...creo que a estas alturas ya despertó del sueño. Eso se paga, tiene consecuencias, lógicamente. Y las consecuencias ya las mencionamos: tráfico web, dificultad para encontrar dinero para las próximas generaciones de pilotos, falta de interés por la especialidad en los medios...todo suma y lo más razonable es pensar que tarde o temprano la F1 volverá a emitirse en abierto porque sino lo visto hasta ahora sólo puede ser el comienzo de la muerte de la F1 en España. Es de esperar que el nuevo enfoque de la cadena sirva para enganchar a algo más que unos cuantos, porque sino, la hoja de resultados, el balance contable con la que pilotos, ingenieros, directores y medios de comunicación siempre se enfrentan....va a ser inapelable. Queda dicho...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"