Buscar este blog

12 de diciembre de 2016

Mercedes no es mi problema...


El problema de Mercedes no es mi problema. Esa frase parece ser la que muchos equipos empiezan a hacer suya vistos los inconvenientes que están teniendo los de Brakley para encontrar un segundo piloto de garantías que ocupe el lugar de Nico Rosberg. Y razón, dicho sea de paso, no les faltaría. El problema de Mercedes es de Mercedes. De alguna manera no hay nada que obligue al resto de los equipos a perder competitividad para que otro pueda mantenerla. ¿Por qué Williams se debería quedar sin su piloto principal y entrar en problemas en 2017?¿Por qué McLaren se debería quedar sin su estrella?¿Por qué Renault, por qué Toro Rosso, por qué Red Bul...?...¿por qué el resto de equipos debe aceptar que se les endose el problema de Mercedes para ellos empeorar y los de Bracley emantener su hegemonía?...

CASO WILLIAMS

Parece que la respuesta, planteada la pregunta desde estos términos, parece mucha más obvia: nadie tiene porqué aceptar empeorar su situación para que otro se mantenga en su zona de confort. ¿Que es por tanto lo que podría cambiar la postura del equipo al que se le quiera privar del talento de alguno de sus pilotos?. Muy sencillo: que su competitividad no se vea mermada. Porque, por un momento, pongámonos en el lugar de Williams ¿Por qué querría yo perder a mi piloto principal, Vatteri Bottas, si con ello luego me iba a encontrar con el mismo problema que Mercedes, que no tengo pilotos capaces de suplirle con igual garantía de recoger los mismos puntos a final de año?. Mucho se adelantó estos días con aquello de que lo de Bottas sería fácil, que el pasado de Wolff en Williams como accionista y director del equipo sería suficiente para mover las piezas. Al final los de Grove miran por lo suyo, y con la posibilidad  de quedarse sin un piloto experimentado, con una F1 que cambiará radicalmente en 2017 para los próximos 2-3 años, la opción de Wehrlein no les convence. Pensarán, con lógica, que si en Mercedes prefieren pagar por Bottas que dar la alternativa a Wehrlein, es motivo suficiente para creer que el finlandés es mejor que el alemán. Siendo así ¿por qué empeorar? Son 138 puntos los que consiguió Williams el año pasado con Massa y Bottas. Con un novato y un "sophomore" esa cifra corre el riesgo de irse a la mitad (siendo optimistas). Y eso, en un año en donde McLaren y Renault irán para arriba es arriesgarse a terminar como 7º equipo del mundial. Diez millones, por tanto, no parecen nada en comparación con lo que se pierde a final de año (eso sin entrar en la pérdida de patrocinios).

CASO MCLAREN-HONDA

El caso de Williams no es diferente al de McLaren, que con mucha más razón, no tiene nada, salvo una indemnización muy abultada, que ofrecer para ver que liberando a Alonso para que se fuera a Mercedes iban a salir ganando con el cambio. Les queda Button, es cierto, pero viendo el casillero de puntos del inglés se ve porqué Alonso es tan importante para ellos. ¿Por qué darles una de las fortalezas del equipo si los de Woking no iban a salir ganando? O Toto ofrece algo que lo compense (esos famosos 30 millones de euros) o McLaren-Honda no tiene ninguna necesidad de mover pieza. Y si desde el punto de vista del aficionado el juicio cambia, desde el punto de vista del director de equipo la cosa no es tan sencilla. Wolff, de alguna manera, tiene que ofrecer algo a los equipos que les permita seguir pensando que su situación competitiva no iba a empeorar con el cambio. ¿Y a que equipos podría ofrecerles algo por lo que llegaran a esta conclusión?

LA OFERTA DE WOLFF

La idea, para Mercedes, sería escoger al mejor piloto posible. Y para ello, si este está entre Bottas o Alonso, el dinero que tendría que pagar debería ser mucho mayor que esos 10 millones de euros que han ofrecido inicialmente. Simplemente porque el equipo perdería más en premios por puntos y clasificación a final de año que lo que compensarían esos tan comentados 10 millones. Estamos hablando de entre 15-20 millones para que se pudieran torcer algunas voluntades. Y ni aún así podrías estar seguro de que sería un buen cambio. Torcer la tendencia del equipo hacia abajo puede no sólo comprometer un año, sino los siguientes teniendo en cuenta que el cambio de normativa durará 2-3 años. Es por eso que incluso así no fiera interesante para estos equipos. ¿Para quien podría serlo, por tanto, visto el panorama? Se me ocurren dos nombres: Haas y Toro Rosso. El primero porque en un presupuesto de 100 millones, esos 15 son una gran diferencia. Muchos técnicos e ingenieros adicionales que podría contratar para un equipo que no aspira a lograr los puntos de un equipo como Williams (por encima de 100). Si les das además un piloto como Wehrlein, ya tienen a uno algo más experimentado como Magnussen, con 2 años en F1. En esas, contratar a un tipo como Grosjean sería posible. Y el francés tiene experiencia, velocidad y carácter. Pondría el contrapunto a Hamilton. Y Haas no vería esa pérdida como una gran amenaza visto lo que podría hacer con el dinero y que tiene un piloto solvente asegurado.

Vayamos a por la segunda opción. Toro Rosso. Mercedes podría aquí tener un conflicto de otro tipo, ya que por una parte les negaron los motores el año anterior cuando no tenían unidades de potencia a las que recurrir para participar este año. Desde ese punto de vista, no sería sencillo. Pero sí hay algo que lo facilitaría: Red Bull tiene garantizados a Ricciardo y Verstappen para los próximos 2 años, por lo que siendo Toro Rosso un equipo de formación de pilotos para los de Milton Keynes, la presencia de Carlos no es vital para la estructura. Es más, tienen sustituto a la vista con Pierre Gasly. Si Mercedes ofrece la cifra adecuada, Red Bull podría planteárselo porque recuperaría el dinero invertido en la formación de Carlos. Toro Rosso existe por y para nutrir de pilotos a Red Bull. Si estos tienen los huecos ocupados, lo mejor que pueden hacer es sacar beneficio a su cantera, como lo hacen los equipos de fútbol con sus canteranos cuando no tienen hueco en el equipo de 1ª división. Conclusión, Toto Wolff tendrá que pasar por caja.

SUBIR LA APUESTA

Hay otros equipos, hay otros pilotos, pero lo cierto en cualquiera de los casos, es que no hay pilotos libres contrastados con los que suplir a los pilotos a los que se quiere comprar. Eso aumenta mucho la cifra del importe que es necesario pagar para hacerse con cualquiera de ellos. Y si hay que pagar mucho, la idea debe ser hacerlo por el mejor piloto posible. A Wolff le toca por tanto rascarse el bolsillo, ya que si su idea inicial era soltar 10 millones de euros para hacerse con uno de los que conforman su lista de candidatos, la lista va a ser realmente reducida. Si quiere lo mejor, tendrá que subir su apuesta o irse directamente a por un piloto de Haas o Toro Rosso porque allí esos 10 millones sí que pueden llegar a compar voluntades. Alonso salió de Minardi hacia Renault porque Briatore pagó los 6 millones de euros que costaba su libertad. Ferrari no los quiso pagar y perdió dos campeonatos contra el Renault del asturiano. Lo barato le salió caro. No estaría de más que Mercedes revisara la historia de la F1 para saber que al final el dinero del pobre va dos veces a la tienda...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"