Buscar este blog

27 de diciembre de 2016

En la piel de Toto Wolff


Las navidades, ese periodo donde los regalos y la generosidad están a la orden del día, han llegado para que los deseos se hagan realidad. O no, quien sabe. Porque si algo está claro tras todos estos días de rumores y noticias llenas de medias confirmaciones con el asunto Mercedes es que no todo es tan fácil como parece tras la primera lectura de un titular. No al menos para Toto Wolff, que sigue sin querer confirmar de manera definitiva que Vatteri Bottas es el elegido para ocupar el asiento que ha dejado vacante Nico Rosberg. Entre otras cosas porque ni es tan fácil ni tan sencilla la elección. No para Toto, no para cualquiera que tuviera que dirigir el equipo de Mercedes de F1. ¿Que tal si nos ponemos en su lugar, que tal si nos ponemos en la piel de Toto Wolff?.

Pensemos por un momento que hay que suplir al piloto Campeón del Mundo, al que ha llevado a Hamilton a sucumbir este año a su velocidad y constancia...el mismo que empujó al británico a sacar el tarro de las esencias durante dos años para proclamarse tricampeón contra todo pronóstico (tomando como base el momento en que fichó por Mercedes). Si tienes que buscar un piloto para suplir a Nico sólo hay tres caminos: elegir a un piloto de tu cantera, sacar a alguien de su retiro o pagar por un piloto con contrato en vigor. Si de lo primero parecen renegar y de lo segundo no han dado muestras de que sea su vía preferida, sólo parece quedar la opción de pagar. Y claro está, en Williams saben que tienen la sartén por el mango, CRB mediante, porque Bottas es la opción preferida a tenor de los leído y releído en la prensa. Y eso, traducido para Mercedes, es el equivalente a ofrecer mucho dinero. Tanto que quizás ahora parece demasiado para un piloto como Vatteri Bottas, notable pero no un top driver como para saltar la banca. Y como en toda negociación, las dudas surgen si las cifras se disparan.

AMORTIZACIÓN DEL DESEMBOLSO

Toto Wolff, según lo leído y  releído, debe ofrecer 10 millones de euros, rebajar a la mitad el coste de los motores y ofrecer un salario de 4 millones de eur al finlandés. Si el sueldo parece poca cosa, no parece lo mismo con tener que gastar 20 millones de euros por un piloto que no es un top driver para ocupar el asiento durante dos años y, quien sabe si así, bloquear ese asiento para 2018, cuando terminan los contratos de muchos pilotos de primera fila como Alonso, Vettel, Raikkonen, etc. No es sólo solucionar la situación actual sino tener claro que es la mejor solución a medio plazo, pues esos 20 millones hay que justificarlos en más de un año. Así las cosas, que Williams utilice su posición de fuerza para pedir los motores completamente gratis no hace sino complicar la situación. Hablamos ya de gastar 10 millones de euros y dejar de ingresar otros 20. Un total de 30 millones de euros menos por una solución que debes estar seguro que va a durar más de un año. ¿Lo justificarías con un Vatteri Bottas si no estás seguro que vaya a durar 2 o 3 años como mínimo? Es ahí donde lo que parecía tan fácil ahora lo parece menos. Williams ejerce su derecho de no querer empeorar su situación deportiva y económica. Mercedes su derecho a pensárselo dos veces. Y de esa situación, una partida de póker donde cada uno quiere sacar provecho propio.

¿CARO O BARATO?

La pregunta que nos haríamos todos es evidente ¿son muchos o pocos esos 20-30 millones de euros por Vatteri Bottas?. En situación convencional no se pagarían, pero la situación no lo es y eso es lo que lo encarece. Ahora bien, ¿hay otros pilotos que salgan más baratos? La respuesta no es fácil, porque la palabra "barato" a veces sale "cara". Puedes pagar menos por un piloto peor, pero luego hacerte de cruces porque no cumple consiguiendo el saco de puntos necesario para hacer a la marca Campeona del Mundo de constructores ni apretar a tu primer espada para que saque todo lo que tiene dentro. Recordemos la amenaza Red Bull para 2017 con dos pilotos contrastados. No vale correr con un único coche. También puedes romper el contrato de una gran estrella, como Alonso, con esos famosos 30 millones de eur de indemnización más su sueldo anual. Hablamos en este caso de gastar casi lo mismo que con Bottas, pero con un sueldo que se multiplica por ocho. ¿Que es más barato, que es más caro?. Wolff debe estar pensando que lo mismo los 30 millones de indemnización no son tantos en comparación con lo que pide Williams por liberar a Bottas, pero el sueldo es otro tema. 

¿Cuanto gastarse y por quien gastarlo?. Esa es la clave en Mercedes. Por quien se lo gaste debe amortizarlo, y no sólo en un año, sino en cuantos más, mejor. Si la opción cantera no convence, pagar por un piloto de fuera no parece una opción tan fácil como a primera vista se sugería. Ni Williams ni Honda tienen obligación de solucionarle la papeleta a Mercedes y ninguna de las opciones va a salir especialmente barata. Pero dado que no saldrá barato, Wolff espera que al menos no le salga "caro". Y en esas dudas está. ¿Que harías tú?...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"