Buscar este blog

3 de diciembre de 2016

¿Debe Alonso irse a Mercedes?



Nico Rosberg ha soltado una bomba nuclear en el Gran Circo tras anunciar su retirada de la F1, justo después además de coronarse Campeón del Mundo. Fernando Alonso, ha sido señalado, a raíz de ello, como el gran favorito para hacerse con el monoplaza que deja vacante el piloto alemán. Sin embargo hay una pregunta en el aire que no es tan fácil de responder a pesar de lo evidente que parece: ¿debe irse Alonso a Mercedes? ¿debe abandonar McLaren ahora que hay un cambio de normativa en 2017?...la respuesta no es fácil, pero vamos a intentar facilitarla a continuación.

Para responder a estas dos preguntas la clave está en pensar a todos los niveles. Y a corto y medio plazo sobre todo.  Lo primero y más interesante es pensar si Mercedes volverá a tener un coche ganador o si McLaren dará por fin con la tecla y hará lo que Brawn hizo en 2009 tras un 2008 horroroso para el equipo Honda. Hay que valorar para ello que, como en 2009, hay un cambio de normativa importante para 2017 y en ese nuevo reparto de cartas cualquier cosa puede pasar. Si nos remitimos a ese año, Brawn GP dio la sorpresa al encontrar una laguna en el reglamento que le permitió tener un coche ganador contra todo pronóstico. Eso mismo, de alguna manera, podría pasar en McLaren. Sin embargo, para que ello se produjera, tendrían que tener entre sus armas a alguien como Ross Brawn, que dirigía además el comité técnico de los equipos para los cambios de normativa de 2009. Ahora, no se da el caso. Tienen en su lugar a Peter Prodromou, que no es manco tampoco, pero cuyo centro de actuación no es el mismo que tuvo Ross en el equipo Honda, Director Técnico. También, dicho sea de paso, el chasis de y la aerodinámica del McLaren no le ha dejado en muy buen lugar estos dos últimos años, así que la duda queda en el aire. ¿Podrá McLaren pasar de ser el sexto equipo a ser la referencia en 2017? La duda está ahí y no tiene fácil respuesta. Un Director Técnico como James Allison o James Key les vendría muy bien para disipar algunas de las dudas que perviven todavía, pero aunque entraran ahora, su influencia no se notaría hasta 2018, lo que puede ser ya muy tarde. McLaren, a día de hoy, sigue siendo una incógnita para los dos próximos años.

EL CAMBIO A MERCEDES

Si la opción McLaren puede ser una duda para el futuro a corto y medio plazo, la aventura Mercedes también ofrece algún que otro interrogante. A priori, eso sí, parece una apuesta más firme y sensata para lograr ese ansiado tercer Campeonato que tanto se le resiste al asturiano. Pero dicho eso, los ciclos en la F1 tienen su principio y su fin y la duda que aparece en el horizonte es si Mercedes se enfrentará en 2017 al final de su ciclo. Red Bull lo tuvo en 2014, así que el simil para las flechas plateadas no queda muy lejos en el tiempo. Ahora bien, incluso con el final de ciclo en Red Bull, el equipo ha seguido estando entre los 3 primeros del Campeonato. ¿Bastaría con eso para que Fernando fuera campeón? A priori, si luchó con el Ferrari de 2010 y 2012 por el Campeonato, no parece muy lejano pensar que pueda seguir dándose el caso si Mercedes estuviera un una posición algo inferior a la que se encuentra ahora. La ventaja del asturiano es que no necesita el coche más rápido de la parrilla, sólo uno que no esté demasiado lejos de las victorias. Su regularidad, consistencia y esas famosas 3 décimas que aporta de plus suplen esa posible desventaja de no tener un coche dominante. En el paddock de la F1 lo saben, incluidos Toto Wolff y Niki Lauda. Así que a priori, incluso en esa hipótesis, Mercedes parece seguir siendo un buen equipo donde estar para los próximos dos años.

LA COMPETITIVIDAD DE MERCEDES EN 2017

La duda, por tanto, que queda en el aire es cuanto puede bajar Mercedes en comparación a la subida del resto de equipos. A priori, las mayores amenazas parecen Red Bull y McLaren, dado que Ferrari sigue en medio de esa crisis de identidad de la que no parece salir nunca y dada su política actual, no parece que vaya a cambiar de la noche a la mañana. Renault, por otro lado, carece de pilotos con los que plantar cara por el Mundial (por no hablar del enorme salto que supondría que pasaran a tener un coche que luchara por el Campeonato). Así las cosas, y con las dudas que McLaren sigue despertando, lo peor que le podría pasar a Mercedes es que se viera superado por Red Bull y se convirtiera en el segundo equipo. Tercero si McLaren lograra el milagro. Con esas perspectivas, Alonso todavía tendría material para plantar cara a sus rivales en la lucha por el Campeonato. No parecería por tanto mal sitio para aterrizar si McLaren no le da las garantías de que para 2017 van a dar por fin el salto, y con tanto cambio organizativo en Woking, algo me dice que su salto no va a ser tan inmediato. Alonso, en el mejor de los casos, tiene 3-4 años por delante de carrera en la F1. Bajarse del barco de McLaren parece ahora un riesgo, tras todo el esfuerzo invertido en la aventura anglo-nipona…pero parece mucho menor que aterrizar en la estructura de Brackley.

OTROS FACTORES A TENER EN CUENTA

Analizados estos dos puntos, el factor emocional también es un punto a considerar. La rivalidad con Lewis Hamilton que hubo en aquel terrible 2007 es algo a considerar sin duda. Pero, a diferencia de lo ocurrido entonces, cada uno ya sabe a lo que atenerse con el otro, algo que en aquel año no sucedía por la novedad que supuso para ambos encontrarse en esa situación (tanto para Lewis como para Fernando). Eso no quiere decir que ahora, si se diera el fichaje,  vaya a ser un cuento de hadas, pero como se ha demostrado con Lewis en los tres últimos años, su comportamiento “egoísta” no ha variado con Rosberg y, por tanto, el aficionado ya tiene claro que en ese 2017 no fue Fernando el malo de la película. O no al menos el único. Eso que muchos llaman “el tiempo pone al final las cosas en su sitio” ayudaría a Fernando a manejar mucho mejor la situación ahora. Con otra diferencia añadida: en Mercedes Hamilton no tiene el mismo apoyo con Wolff que tuvo en McLaren con Dennis en 2007. Dicho de otra manera, la situación ahora estaría muchísimo más equilibrada que entonces, sin preferencias en el equipo por el inglés. Fernando, tras haber vencido a Raikkonen y Button en los 3 últimos años, tiene ahora todavía una convicción mayor para enfrentarse al inglés con una mayor fortaleza mental que la que ya tenía entonces. Lewis, dicho de otra forma, no será el mismo problema que fue en 2007. Sólo a Fernando le queda ya decidir por lo que apostar, pero bien parece claro que la opción Mercedes es un riesgo calculado para los dos próximos años. En las manos de Wolff y Alonso está…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"