Buscar este blog

6 de diciembre de 2016

Alonso se queda en McLaren-Honda...


Alonso se queda en McLaren Honda y nos estropea las ilusiones a todos de verle Campeón del Mundo de nuevo…o no. Porque estamos partiendo siempre de la premisa de inicial en la que sólo con Mercedes puede ser Campeón y, aunque es muy probable, no es tampoco algo completamente seguro. Si en el anterior artículo apostamos porque había más posibilidades con Mercedes, ello no quiere decir que McLaren no tenga sus opciones si se gestiona bien de una vez por todas este proyecto tan numantino como es el de descabalgar a los de Brackley de las victorias y el Campeonato del Mundo. Así que, para seguir con las valoraciones de los posibles escenarios, vamos a entrar en el menos tocado hasta ahora: continuar en McLaren. 

HONDA Y ALONSO

El primero de los factores que hay que considerar de una posible continuidad en McLaren-Honda es el hecho de la fuerte apuesta que en Honda hicieron por el asturiano. La fe de los nipones en Fernando es ciega. Le admiran y respetan, sienten que es su referencia, y con el aviso de estos rumores, es muy seguro que estarán poniendo toda la carne en el asador para que en 2017 renueve y no se enfrenten al hecho de perderlo para el año siguiente. Algo que, además, sería muy probable si el asturiano sigue luchando por entrar en la Q3 como máximo objetivo. Ya dio un aviso esta temporada “amenazando” co su retiro o su paso a Le Mans. No quiere ser un actor secundario, estar por estar. Si en McLaren-Honda quieren mantenerlo saben que el mínimo del año que viene serán los podios. O eso, o perder a Fernando al año siguiente.

EL NUEVO CHASIS

Otro factor que hay que tener en cuenta es que con el cambio de normas se impone un cambio de chasis, algo que en los de Woking ha sido un lastre desde que comenzó el proyecto. Muchas han sido las culpas que han recaído sobre el motor de los japoneses, pero siendo justos con Honda, lo cierto es que el chasis de McLaren no dio la talla ni el año pasado ni este, fruto de ser el mismo, algo que permite albergar esperanzas con el de 2017. Pongámonos a valorar, por un momento, que un chasis no es un elemento de un único año, de una única temporada, sino que es la base que mantienes durante 2-3 años aunque por fuera lo "decores" con otras soluciones aerodinámicas. Es una cuestión de dinero y seguridad, porque no se puede partir cada año de cero. Es muy costoso y arriesgado. Eso, en 2017 ya no se puede dar, tanto en cuanto las nuevas medidas de los neumáticos como los nuevos alerones obligarán a partir de una hoja casi completamente en blanco. Como pasó en 2009. Como casi pasó en 2014. Suspensiones, fondo plano, centro de gravedad, flujos de aire…son tantas cosas las que cambian que es fácil pensar que por fuerza el nuevo chasis tiene que mejorar al de este año. Hacerlo peor se antoja imposible para un equipo como el de Woking.

LA NUEVA DIRECCIÓN

Otro de los aspectos a tener en cuenta son los aspectos directivos, que por cuestión de tiempo no se han dejado sentir durante esta temporada. Jost Capito lleva nada y menos y Zak Brown acaba de aterrizar. Si para tener una buena idea de cómo funciona tu puesto de trabajo cuando este no es sencillo suele llevar de 1 a 2 meses, en el caso de ambos posiblemente todavía no puedan marcar ningún tipo de diferencia sobre su antecesor. Para Marzo o Abril ya se les debería ver completamente adaptados al cargo y tomando buenas decisiones por el bien del equipo. En una escudería que ha tenido especiales problemas en la sincronización de las necesidades de los japoneses y británicos, la llegada de Zak y Jost debería dar mayor unidad a la hora de tomar decisiones que afecten tanto al monoplaza como al motor. No los van a diseñar, pero sí decidirán sobre que camino escoger ante varios escenarios presentados. Como hizo Briatore en Renault desechando el motor a 111º, por ejemplo. Esa idea de que el motor se adapte al chasis, o que la aerodinámica se adapte a la potencia del motor debería ahora estar mucho mejor equilibrada, evitando que las culpas tengan un único dueño: las del contrario al que hace las declaraciones. Ahora, en 2017, es muy probable que toda esa falta de sincronización desaparezca por completo. Hasegawa, Brown y Capito habrán tenido tiempo para detectar las principales carencias del conjunto y ponerlas solución de una vez por todas, sin que una perjudique a la otra, sin que el motor lastre al chasis o el chasis al motor.

EL MOTOR

El motor es otra de las razones para tener un poco más de fe con el proyecto anglo-nipón. Y lo es porque por primera vez van a poder construirlo sin necesidad de las restricciones impuestas por el uso de tokens. Ni 9, ni 30 ni 60…se puede cambiar todo. Se acabó eso de ir con el cuentagotas a la hora de cambiar lo que falla. Mucho se ha hablado acerca de la ubicuidad del turbo, del tamaño del compresor, de la parte híbrida o de la carencia de potencia de la unidad térmica del motor de combustión. Hay quien ha dicho incluso que el rediseño será total, permitiendo alcanzar por fin la potencia que otros tienen dada la nueva ubicación, más convencional, de elementos que restringían la cantidad de potencia que el motor térmico podía alcanzar. Ahora no hay restricciones, la parte aerodinámica no debería estar comprometida por la potencia del motor Honda, ni esta debería condicionar tanto el tamaño del propulsor. Con un nuevo rediseño del chasis, ya no hay excusas para no hacer los cambios necesarios. Poco listos serán si vuelven a condicionarlo todo al tamaño de la unidad de potencia No sería inteligente caer de nuevo en el mismo error. Si con la nueva dirección toman por fin una decisión menos arriesgada y más equilibrada, deberían volverse a poner en posición de luchar por los podios. Tienen recursos, dinero, piloto y tecnología para ello. Y ya no hay una normativa que te corte las alas a la hora de hacer cambios. No hay excusas.

NUEVO COMPAÑERO DE EQUIPO

Y por último, otro de los aspectos a tener en cuenta, es la llegada de un nuevo piloto, Stoffel Vandoorne, como compañero de Alonso. Alguien que vendrá con mucha hambre de éxitos, con ganas de batir al asturiano, capaz de meterle el coche sin pestañear porque la juventud le da esa arrogancia y/o valentía que hemos visto en pilotos como Max Verstappen. Sangre fresca, ambiente fresco. A Fernando, si el belga le sale respondón, le va a venir bien saberse amenazado porque es cuando el asturiano saca el tarro de las esencias. Un poco de presión por abajo siempre viene bien, y por lo comentado durante este año, con Button había tanto respeto el uno por el otro que faltaba ese punto de picante para sazonar su rivalidad. Puede salir un Magnussen, cierto…pero en ese caso Alonso seguirá luchando contra el resto de la parrilla. Pero, e importante pero, si sale alguien tan talentoso como algo parecido a un Max Verstappen o un Lewis Hamilton en su momento, en McLaren pueden ganar alguna que otra décima por esa rivalidad, lo que nunca viene mal al equipo. Así que nada mejor que tener un nuevo chasis, un nuevo motor, una nueva aerodinámica y un compañero joven que te ponga las cosas difíciles para dar un salto prestacional el año que viene. Honda, McLaren y hasta el mismo Bernie Ecclestone tendrán especial interés en que alguien plante cara a Mercedes. Y si es con Alonso al frente, todos ganan. Mercedes, McLaren, Honda, Ecclestone y la FOM. El espectáculo de la F1 necesita al asturiano apretando las tuercas a Hamilton para recuperar la esencia de la lucha por las victorias. Pero antes que nadie, McLaren y Honda si no quieren quedarse sin piloto al año siguiente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"