Buscar este blog

2 de octubre de 2016

El declive de Toro Rosso...


Terminado el GP de Malasia, los intereses patrios han estado representados de muy diferentes formas. Se puede decir que la suerte ha ido por barrios: mientras Alonso hacía una remontada espectacular y terminaba 7º, Carlos no podía entrar siquiera en los puntos, conformándose con una discreta 11ª posición. La que da más rabia porque te deja a la puerta de los puntos. Y es aquí, en la actuación de Toro Rosso y Carlos Sainz, donde me querría detener. Y por un motivo muy claro: el declive de Toro Rosso.


Muchas son las preguntas que cabría hacerse sobre porqué el rendimiento de los de Faenza se ha venido abajo. El porqué de ese declive que parece confirmarse con el paso de las carreras, especialmente tras la segunda parte de la temporada. Y la respuesta es muy sencilla, aunque puede que haya algunos que lo quieran complicar un poco más. Pero básicamente esa respuesta haya su argumentación en dos poderosas razones: el coche y los pilotos. Iremos por partes para que sea sencillo de entender…

EL COCHE

Empecemos por el más importante y determinante: el monoplaza. No es ningún secreto que el monoplaza de Toro Rosso está propulsado por un motor obsoleto, fruto del acuerdo entre Red Bull y Ferrari para proporcionar una unidad de potencia a los de Faenza. Ese acuerdo les propiciaba un motor con un año de antigüedad, no porque fueran una amenaza en Toro Rosso, sino mas bien para evitar en la medida de lo posible el espionaje industrial sobre la última tecnología de los de Maranello por el grupo rival. Fruto de ello, James Key, Dtor. Técnico de Toro Rosso, configuró un chasis muy bueno, en  el que apostó por unas cartas determinadas más que por toda la baraja. Cuando los recursos son limitados tienes que tener muy claro a que destinas el dinero. James sabía ya por el año pasado, fruto de la falta de potencia del motor Renault, que en circuitos donde la potencia era clave, Toro Rosso no iba a poder plantar cara a los Mercedes, Red Bull, Ferrari, Williams e incluso Force India dada la superioridad de su potencia y/o recursos fnancieros para diseñar soluciones específicas para estos circuitos. Así que descartadas las mayores opciones para recopilar puntos en ese tipo de circuitos, diseñas tu monoplaza para el que en el resto sea realmente uno de los mejores: suspensiones, tracción, uso del motor, caja de cambios…todo se pone al servicio del resto de circuitos donde la potencia no es tan importante, porque ahí quieres luchar por las posiciones del 6º al 10º con opciones a pegar alguna sorpresa. Ahí es donde quieres recopilar los puntos que a final de año se transforman en dinero y presupuesto para el año que viene.

El Toro Rosso es uno de los mejores en este tipo de circuitos más convencionales al comienzo de la temporada, fruto de que su chasis compensa las lagunas del motor. Sin embargo, según avanza la temporada, los equipos grandes avanzan más fruto de sus recursos y los de Faenza se van quedando atrás. Si en un circuito como Mónaco podrías llegar a luchar por un podio con un poco de suerte, ahora en ese tipo de circuitos un 6º-7º será tu máximo. Si en el resto de circuitos que no eran de alta velocidad podrías luchar por un 6º-7º, ahora como máximo podrías luchar por un 8º-10º y con mucha suerte. En los circuitos de alta velocidad ni pensamos ya en los puntos. El resto pueden tener mucho personal para el desarrollo del coche de este año y para el del siguiente. Toro Rosso no, sus recursos son más limitados. Cuestión de personal y salarios, llamémosle así. Por eso, si Toro Rosso quería sumar ocho puntos este año tenía que aprovechar la primera parte de la temporada, que es cuando iba a estar fuerte en comparación con la competencia. Entonces desaprovecharon unas cuantas ocasiones y ahora se están arrepintiendo de las ocasiones perdidas. Los trenes rara vez pasan dos veces en la F1…y en esas están, tirándose ahora de los pelos. Por los puntos perdidos, por el dinero que significan a final de año. Pero nadie podrá decir que no tuvieron sus ocasiones para brillar.

LOS PILOTOS.

Otro punto que ha influido en el declive de Toro Rosso, aunque en menor medida, ha sido el tema de cambiar pilotos a partir del GP de España. La salida de Verstappen de hacia Red Bull quitó esa referencia competitiva que tenían los de Faenza entre sus pilotos. Max era la referencia de Carlos, algo más que un rival en su propio equipo. Batir al piloto que por muchos es considerado como el “nuevo Senna” hacía que Carlos diera el 110%. Simplemente porque batirle significaba recabar la atención de todo el paddock durante el fin de semana. Hacer eso mismo con Kvyat, por injusto que parezca, no concita la misma atención. Max y Carlos multiplicaban mutuamente y exponencialmente su rendimiento al competir el uno contra el otro. Uno por no querer ver como su estrella perdía luz antes de llegar a un grande y otro porque batirlo significaba una puerta directa hacia Red Bull. El factor motivacional de las 2-3 décimas que pueden llegar a suponer asumir ese pelín de riesgo adicional por batir a tu compañero de equipo y así ser considerado una estrella dentro del paddock. De eso se aprovechan los equipos que apuestan por una estrella para su equipo, ya que incrementa la competitividad general dentro del mismo. En Toro Rosso lo explotaron y no les fue mal. Pero cuando te quitan esa lucha tan fratricida, los cronos de tus pilotos se resienten.

Sainz, explicándolo en plan sencillo, ha perdido esa referencia que le extramotivaba, que le hacía superar sus propios límites porque el premio era la atención de todo el paddock. Ahora, ganar a Kvyat, lejos de ser una motivación adicional, es una obligación profesional. No se le da mérito a que el piloto madrileño supere al ruso. Es lo lógico, lo normal, lo que todo el mundo espera. Justa o injustamente, que ese es otro tema. Sin esas 2 décimas adicionales y sin la evolución de Toro Rosso es normal pensar que en Faenza hayan dejado de luchar por estar en la parte de arriba, porque el resto de sus competidores por la zona de puntos (especialmente McLaren y Force India) han evolucionado mientras que los de Faenza van con lo puesto hasta el final de temporada. Toro Rosso no aprovecho cuando debía para sumar puntos y los que estaban dormidos empiezan a despertar. Se veía venir. Lo avisamos al comienzo de temporada. Quedan unas pocas carreras y no muchas más opciones de puntuar para Toro Rosso.  Bien harían en no desaprovecharlas…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"