Buscar este blog

17 de abril de 2016

¡Merlos vete ya!...



No lo digo yo, lo dice la comunidad de la F1 en Twitter, que tras ver la carrera de hoy en China, ha sido un clamor contra la labor realizada hoy por el comentarista en su retransmisión para Movistar F1. Ya expliqué por aquí el porqué su trabajo no estaba siendo positivo para la F1 en España. Ahora, en cambio, son los mismos aficionados los que se han manifestado y han convertido a Merlos en Trending Topic en España, algo inimaginable antes de que comenzara la temporada. Su desaprobación incluye perlas de todo tipo, desde la recomendación al insulto, algo de lo que hemos recopilado un breve resumen y que pasaremos a comentar a continuación...

Empezaremos siendo justos. La F1 no está siendo rentable para Movistar+. Recortes en los gastos de desplazamientos, anuncios en la retransmisión...y todo por reventar el mercado pagando el importe de cuando estaba la F1 en la cresta de la ola. Algo que resulta muy caro ahora, con un trecho importante entre lo que había y lo que hay este año, debido a la importante pérdida de aficionados respecto a temporadas anteriores. De carreras que en abierto lograban 4 millones de espectadores se pasó a terminar por no llegar n siquiera a los 3, bailando habitualmente en los 2 y pico. ¿Los motivos? dos básicamente. Una parte de culpa, todo sea dicho, es la ausencia de éxito del piloto patrio con más opciones, Fernando Alonso, que lleva 2 años sin luchar por el mundial. Otra parte, también hay que decirlo, el dominio de Mercedes en los 2 últimos años. Admitido esto. y si bien parecía por ello que la herencia no era la mejor, Movistar está terminando de rematar la faena con Josep Lluis Merlos de comentarista. Y la jugada no puede estar saliendo peor a tenor de los comentarios:




Los problemas principales que se le achacan son 3: no se entera de lo que sucede en carrera, habla mucho, dejando de relatar lo que acontece por temas irrelevantes, y carece de la emoción a la que comentaristas como Antonio Lobato nos habían acostumbrado. Si lo tercero puede ser opinable, lo cierto es que se lo echan en cara. Tanto como los errores en los que cae con frecuencia o la falta de claridad que muestra enrevesando la carrera innecesariamente, metiendo al espectador en un lío constante, llevándole sin remedio hacia el aburrimiento como decía @BossAndCia: "Aún estoy alucinando con cómo es posible estropear un carrerón de F1 con una retransmisión tan nefasta como la que hace Merlos..."Hace 3 hoAún estoy alucinando con cómo es posible estropear un carrerón de F1 con una retransmisión tan nefasta como la que hace Merlos.... Incluso permitiéndose abrir un debate estéril y dado a lo extenso sobre que pasaría si no hubiera obligación de utilizar 2 compuestos por carrera...¡en medio de toda la acción que estaba dando el gran premio!. Eso, en una carrera tan emocionante como la de hoy, le ha salido caro. Su protagonismo cansa, su estilo aburre, su necesidad de demostrar lo que sabe le lleva a continuos errores...y habla hasta el infinito hasta convertir lo que sucede en la pista en una mera excusa para escuchar su monólogo, como decía Pepe Prieto Sancho "Cada vez que pasa algo en pista nos joden el monologo de Merlos. ¡Putos pilotos! ". Y además, hay quien lo compara directamente con Antonio Lobato: "Merlos está haciendo bueno a Lobato. Error tras error, frases mal estructuradas, poca atención a lo que sucede en pista..." Los usuarios, tras las 3 carreras de gracia que le han concedido, han llegado a sus propias conclusiones. No se trata de que ahora haya anuncios, que también, sino de que la calidad de las retransmisiones ha bajado muchos enteros, se está pagando por ellas, y el año pasado siendo gratis, había un mejor tratamiento del producto. Conclusión, hay un cierto sentimiento de estafa generalizada con el resultado que reciben por su dinero.

¿Como cambiar esta situación? La respuesta parece clara: cambiando de presentador. Josep Lluis lleva muchísimo tiempo en esto, no es ningún recién llegado, y su forma de retransmitir es esta y no otra. Por ello no va a cambiarla a estas alturas de su trayectoria profesional. O te gusta mucho o le odias hasta las entrañas. No es personaje de término medio. Algo parecido ocurría con Antonio Lobato, se podría decir, pero con una excepción importante: si se le criticaba su forofismo hacia Fernando Alonso, también se le reconocía su trabajo como locutor y presentador del espacio, y por supuesto, el de su equipo. Lo uno no quitaba necesariamente lo otro. Tenía una interpretación muy clara de lo que era relevante para narrar la carrera y explicarla de manera sencilla sin dejar de contar los detalles necesarios para entenderla. Y para ello, se rodeaba de personas que en lo suyo eran mejores que él, para enriquecer el resultado. Podrías desarrollar o no cierta animadversión hacia su forofismo, pero la carrera la entendías y la disfrutabas. Con Merlos esto último no sucede. Y nadie puede negar la calidad de las aportaciones de Pedro de la Rosa, por ejemplo, pero está todo tan liado, que lo que antaño se entendía perfectamente en Pedro, ahora se mezcla con el batiburrillo de las conversaciones de sus 2 compañeros de retransmisión, haciendo la escucha de los comentarios tediosa y aburrida.

¿Que hará Movistar+ con esta situación? No parece que vaya a cambiar a corto o medio plazo, pero si el sentir comienza a ser mayoritario, cualquier cosa puede suceder. Merlos no tiene el peso que tenía antes, y con la fusión con Canal+, muchas cosas han cambiado a la hora de entender el producto de la F1 desde la plataforma de pago. Los números se miran de otra manera más científica. Y claro está, las cifras no salen, los anuncios se meten en la retransmisión ya sin disimulo, la audiencia no es la misma que la de MotoGP, a la que cuidan con algo más de mimo, y si ven que su locutor es un obstáculo para llegar más lejos, no hay boda de la que no se pueda firmar un divorcio. La cuestión es si dejar caer paulatinamente el producto y no renovar en 2017 o si hacer un cambio en el enfoque, ver en que resulta, y en función de eso hacer la apuesta para el año que viene. La audiencia del mundial de motociclismo es 2-3 y hasta 4 veces la de la F1 según carreras. Conservar esa disciplina no tendría porque afectar demasiado al paquete de "Motor" si hay muchos abonados duplicados entre los 2 deportes. Y de no serlo, los números siguen siendo favorables al motociclismo, que podría rellenar ese paquete con especialidades más baratas dentro del motorsport con el que dotarlo de contenido. Depende de Movistar variar su apuesta tal como la tiene planteada ahora con la F1. Lo único que parece cierto por ahora es que con Merlos al frente, el producto no funciona. Y los aficionados le tienen calado ya. A Movistar le toca mover ficha.

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"