Buscar este blog

22 de febrero de 2016

La hora de la verdad...(Llegan los tests de pretemporada)


Y llegó el momento más deseado. La F1 vuelve a rugir en la pista, los tests de pretemporada comienzan y con ello los sueños y deseos de los equipos y pilotos que forman la parrilla se enfrentan con la realidad. Unos aspiran a mantener su posición del año pasado, otros a mejorarla, pero igualmente todos han puesto grandes cantidades de trabajo para lograr su objetivo personal. La diferencia, que sólo algunos lo logran. Y entre estos últimos Mercedes parte con ventaja. Todos los demás aspiran a batirlos. ¿Quien lo conseguirá?. En estos tests comienzan las quinielas...


Mucho se ha escrito acerca de los tests y lo que aportan a la verdad sobre el rendimiento de los monoplazas. En esta página lo hemos hecho ya unas cuantas veces. El resumen siempre termina siendo el mismo: leer los resultados de los tests al minuto no suele llevar a nada relevante, sólo a justificar el pase de prensa de los tests en el mejor de los casos. Pero superada esa etapa, cuando ya lo has vivido al menos una vez, con lo que al final te tienes que quedar es con la lectura global de todas las sesiones. Rara es la ocasión en que los equipos están haciendo las mismas pruebas al mismo tiempo...incluso en el mismo día. Lo que es cierto es que todos los equipos han probado su máximo potencial en algún momento del total de las sesiones, y sobre eso sí se puede leer, sí se puede interpretar, sí se puede comparar a los unos con los otros. Su óptimo rendimiento comparado con el de sus rivales naturales, que no son todos los equipos de la parrilla (aunque alguno siempre aproveche los tests para producir "resultados extraño"s con vistas a pescar algún patrocinio de última hora).


Como comienzo está bien para poner sobre aviso. Ahora bien, de entre los monoplazas presentados hasta ahora, ¿con que nos quedamos?. Lo primero que llama la atención es lo similares que son todos estos nuevos monoplazas a los del año pasado. Y no es casualidad. En 2017 hay grandes cambios que afectarán no sólo a la aerodinamica de los coches, sino también a su chasis y unidad de potencia. Es por ello que los cambios más relevantes cueste verlos a primera vista. Salvando la nueva decoración de Ferrari y Red Bull, el resto parecen evoluciones de lo que ya se había visto el año pasado. Incluso el McLaren-Honda se parece sospechosamente también al del año pasado. Eso no es bueno ni malo de per sé, pero da una idea de que los recursos monetarios están destinados al proyecto del año que viene, 2017 que es el que necesitará mayores recursos por la cantidad de cambios a realizar en el monoplaza. El dinero no es infinito, y en la F1 menos teniendo en cuenta los tiempos que corren.


De los modelos vistos hasta ahora, pocas cosas se pueden decir que nos hayan llamado la atención, que sean un cambio radical de tercio. Ferrari ha cambiado la suspensión delantera, tras todos estos años con la pull-rod. Eso es un riesgo implícito del que en McLaren algo saben cuando hicieron el cambio contrario, perdiendo las referencias de lo que un año antes era un coche imbatible. Atención a los tests de los de Maranello, porque no siempre es sencillo cambiar el comportamiento de un monoplaza sin afectar a las virtudes que tenía. Por otro lado, en McLaren-Honda siguen apostando por el "size zero" de su cintura, aun a costa de la unidad de potencia. Sigue sorprendiendo la puesta por este concepto en una temporada en la que la potencia sigue marcando diferencias y no tanto la aerodinámica. Veremos si la recolocación de los elementos del motor y los cambios hechos en ellos (sistema ERS y compresor principalmente) llevan a ese monoplaza a dar un gran salto. Lo que parece seguro es que han tomado el coche del año pasado como referencia, al igual que han hecho sus rivales. Nada de coche completamente nuevo. Nada de partir de un papel en blanco. Muchos riesgos para lo que no es más que un año de transición visto lo que se aveicna en 2017. Si la unidad de potencia es fiable, que está por ver tras todos los rumores de estas últimas semanas, parece que pueden haber recuperado la potencia combinada (ICE + ERS) que no tenían en 2015. Si no, lo van a pasar mal una vez más.




De entre lo más sorprendente podemos destacar al nuevo monoplaza del equipo Haas, que tendrá en estos primeros tests una verdadera prueba de fuego. Hecho en gran parte con los recursos de Ferrari, parece trabajado para ser un primer coche de un equipo debutante. Nada que ver con los presentados por los nuevos equipos de aquel ya lejano 2010. Eso sí, todo un equipo por rodar, y no sólo el monoplaza, harán que en estos primeros tests su objetivo no sea otro que el completar la mayor cantidad de vueltas posibles, para que todo el personal conozca tanto el coche como la manera de trabajar sincronizadamente. Los problemas de juventud les podrían lastrar a poco que les surjan las dificultades. Pero desde luego serán uno de los equipos a observar en esa primera tanda de tests. Poco más que decir. Muchos deseos se meten en la pretemporada y la realidad de la pista no siempre se corresponde con esos anhelos. Ron Dennis y Sergio Marchionne tendrán un poco más de presión este año, para el que las excusas se les agotan. Y esta presión empieza a contar desde mañana...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"