Buscar este blog

5 de septiembre de 2015

McLaren-Honda y su problema: Arai debe dimitir...


La situación de McLaren-Honda es un drama. Así, sin vaso de agua para tragar semejante frase. Directo, como siempre, porque a estas alturas no nos vamos a andar por las ramas. Una asociación que este año debería estar arriba, sigue arrastrándose por las pistas una carrera tras otra, sin esperanza de que vaya a mejorar. Y lo peor de todo es perder la esperanza, que es lo último a lo que se agarra siempre el ser humano. ¿Y quien nos la ha quitado? Tiene nombre y apellidos: Yasuhia Arai, el "mandamás" de Honda para la F1. Y nos la ha quitado de múltiples maneras, así que entremos en detalle, que da para hablar un rato...

Antes de nada, vamos a hacer de abogado del diablo. Meterse en la aventura de la F1 no es un reto fácil, las cosas como son. Jaguar compró el equipo Stewart que tan bien iba el año anterior, y tras gastarse un dinero importante, no hizo mucho más que pelear por los puntos durante 4 temporadas, antes de que lo comprara Red Bull, que penaron durante otros 4 años antes de conocer el éxito final, pero sólo tras un cambio radical de normativa. Mercedes compró el equipo Brawn, que acababa de ganar el Campeonato en 2009, y estuvo 3 años a la sombra de Red Bull, Ferrari y McLaren. Es más, ese mismo equipo campeón en 2009 provenía del equipo Honda (antes BAR-Honda) que también se tiró unos buenos años luchando por los puntos sin muchas mayores aspiraciones. Todo eso por no hablar de Toyota, que tras gastarse una millonada gastada en la disciplina se fue de vacío, sin luchar en ninguna de sus temporadas por el Campeonato del Mundo. Así, puesto todo en perspectiva, la F1 no es el clásico deporte en el que echando mucho dinero te garantizas llegar y besar el santo. Nada más lejos de ello...

Pero una vez puesto el deporte en perspectiva, lo cierto es que lo hecho por Honda en su primera temporada sólo tiene un calificativo: vergüenza. Y no por el trabajo realizado por los ingenieros japoneses, que seguramente estarán en la fábrica japonesa dándolo todo para acortar al máximo posible el proceso de convertirse en el motor de referencia, sino por la dirección tomada hasta ahora por el fabricante japonés. Una dirección muy particular que ha obviado toda clase de ayuda exterior bajo la creencia de que no sabrían adaptarse a sus métodos y entorpecerían el camino que habían tomado. Un camino tan largo que se da de bruces contra la realidad. El motor de Honda es una castaña pilonga a día de hoy. Por mucho que Arai diga una y mil veces que la cuestión no es el motor, que es el monoplaza, que no aprovecha bien la unidad de potencia, la realidad que han revelado pistas como Monza y Spa hacen que las palabras de Alonso tengan mucho más sentido:

"Hay muchas áreas donde necesitamos mejorar, pero en un circuito con 6 curvas, estamos perdiendo 2 o 3 décimas en todas ellas (en su conjunto), y el resto de los 3 segundos tienes que encontrarlos en las rectas. En las rectas vamos con el pedal (del acelerador) a fondo, así que no hay mucho que podamos hacer”

Yasuhisa Arai cansa. Sus mensajes no tienen credibilidad alguna, y la ilusión, muy elogiable por otra arte, no sirve de gran cosa si no se transforma en hechos sobre la pista. Honda necesita darse cuenta que el primer paso para cambiar tu realidad es reconocer cuál es. Y si tu director para la F1 está empeñado en poner su motor a una altura que no está aunque sean los propios pilotos los que dirijan su dedo hacia la unidad de potencia, es que simplemente no estás aceptando cuál es. Si no reconoces cual es tu situación, es imposible cambiarla. Y si tu director no la reconoce, que es el que lleva la dirección de todas las operaciones, complicado cuando menos va a resultar que vaya a cambiar lo que no ve. El problema comienza por Arai. Honda necesita otra dirección, otra forma de ver las cosas, un cambio en la dinámica de todo su equipo. Esta F1 no es la de los años 80-90, esta disciplina gira a otro ritmo. Ya no valen 5 años para conseguir un motor ganador. Ahora tienes que estar rindiendo desde el principio. Nadie te va a esperar, las normas cambian de manera importante cada 2 años, sino lo hacen a mitad de temporada. Si cuando tienes el motor listo la disciplina gira en otro sentido, ¿de que te ha servido el esfuerzo y el dinero?. No vale el timing de Arai. No vale su forma de dirigir el equipo, ni jugar el partido por separado culpando al monoplaza. Es una aventura conjunta donde el juicio del cronometro es inapelable. Si no estás a la altura de los ritmos de la F1, deja tu sitio a alguien que lo esté. Deja tu sitio, Arai. Por respeto a Honda, a McLaren, a sus pilotos y a ti mismo.

Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"