Buscar este blog

13 de mayo de 2015

Alonso: Lo de Ferrari y Mclaren...


Llegó Montmeló y los milagros se evaporaron, Había muchas expectativas por parte de los equipos puestas en el GP de España, como si su temporada de verdad fuera a comenzar a partir de entonces. "Mejoraremos 3-4 décimas, traemos varias cosas que mejorarán sustancialmente el monoplaza". Sí, seguramente esta frase te sonará, no de este año, ni del 2014, ni de años anteriores...simplemente te suena de haberla escuchado siempre antes de que se dispute el GP de España. Y el resultado, ese que se comenta menos, es el de siempre. ¿El problema? que todos pronuncian esa misma frase, o lo que es lo mismo, todo el mundo mejora esas 3-4 décimas. ¿Resultado? todo queda como estaba. Como en Mercedes, Ferrari, Williams, Red Bull...McLaren y el esto de plebe en la F1. ¿Vender milagros? a estas alturas no. Tanto es así que hasta Alonso ha dejado de creer en ellos...

¡Espera!, oh wait!...¿has  dicho que Alonso ya no cree en los milagros?...¿hemos perdido el juicio y ya no nos creemos que Alonso hace milagros?. No, por ahí no va (que podría para muchos...) simplemente que Fernando nos lo ha explicado muy bien tras este Gp:  Ferrari sigue a 45 segundos de los líderes tras el Gp de España  Segundos, vaya. Sin ganar, vaya. Por detrás de los Campeones, dicho de otra manera. ¡Segundones, coño, segundones! Eso es lo que ha querido decir Alonso de Ferrari tras la carrera. Se fue porque no quería ser un eterno segundón. Ya tenía victorias, podios, ganó su primera carrera con Ferrari..y hasta filmó desde el podio de Monza con una cámara de televisión al hombro a toda la afición italiana coreándolo (a ver quien lo supera)...pero...¿Y cuantos Campeonatos ganó con Ferrari? Cero, sí, cero patatero...nothing de nothing!. ¿Ibamos a repetir la misma película otros dos años más?¿no tuvimos suficiente con haberla visionado 5 veces seguidas?. Las reposiciones de Ferrari son como las de Sonrisas y Lágrimas y Pretty Woman...ya se llevan algo más que unas cuantas como para ponerlas voluntariamente. Y Alonso dijo no a una nueva reposición, tan simple como eso. Ni con palomitas, coca cola y el pack completo de la entrada de cine. Enough is enough!. Vamos, que tuvo suficiente y quiso cambiar ¿algún problema?. En McLaren ninguno, en Italia, Ferrari y Maranello, unos cuantos.



Hemos tenido que esperar al GP de España para que Alonso repartiera estopa a diestro y siniestro tras todos los ataques que había sufrido estas últimas semanas cuestionando su cambio a McLaren, abandonando Maranello. Pero como buen estratega que es, ha esperado a hacerlo de la mejor manera posible, con el mejor arma que se puede utilizar en estos casos: una buena dosis de realidad. Que si nuevo fondo plano, que si una nueva dosis de potencia en los motores Ferrari, que si con Vettel era otra cosa...miren ustedes, Ferrari sigue haciendo lo mismo este año que los anteriores: ser el que anima un poco el cotarro y poco más. Siguen sin un coche dominante, a expensas del equipo dominador de turno, con más buenas palabras que hechos irrebatibles, y jugando más con la cosa de la imagen que con la del rendimiento. El sueño, el mito Ferrari, el deseo de pertenencia...¡zarandajas!. Mire usted, yo quiero ganar Campeonatos, que con el sueldo que tengo ya me puedo comprar el coche que quiera, que no hace falta pertenecer a los de Maranello para tener un La Ferrari (que se lo pregunten a Hamilton). Quiero la gloria del vencedor, que la gloria del mito, de vestir de rojo, ya la disfruté durante 5 años y fueron más que suficientes. O no, porque por eso quiero ahora algo más que pertenecer a la historia del Cavallino Rampante. Quiero Campeonatos, señores. Y por eso hemos cambiado. Montmeló lo puso bien claro: una flor no hace primavera, y más si por delante vas a tener un largo invierno con los de Sttutgart. Ahora sí, ahora la venganza se ha servido en plato frío, helado, glacial. ¿Alguien se atreve a contestarle ahora desde Maranello, desde Italia, desde Ferrari?. Nadie, simplemente porque contra la verdad de los hechos no cabe el vacío de las opiniones. La realidad es tozuda. Y por fin tocaba responder....

"Oye tu, se te ha olvidado decir que en Woking no están para tirar cohetes y que en Barcelona decepcionaron". No, para nada se nos ha olvidado. Estamos ante el inicio de una aventura que parte de cero, en la que dos equipos de trabajo de muy diferente cultura están aprendiendo a trabajar de nuevo juntos. Está todo por mejorar, todo por ganar, y si bien es de esperar una mejora sustancial a lo largo de este año, lo cierto es que los tropezones en este camino tienen que darse. En Maranello la cosa era diferente: se conocían desde hace lustros, porque son una única entidad. Y esa es la razón por la que Alonso se creía más un Campeonato con McLaren que uno con Ferrari. En McLaren-Honda están en sus horas más bajas, pero el objetivo sigue siendo el mismo y no van a escatimar hasta conseguirlo. En Maranello tienen el mismo objetivo pero las películas que ofrece son un eterno dejavú. Alonso ha confiado en la probada capacidad de mejora de los de Woking y las ganas de Honda de ser Campeones del Mundo con el asturiano. Al final las apuestas son una cuestión de fe, pero si la realidad ya te ha puesto sobreaviso con tu actual equipo y no te dice nada bueno, toca cambiar. Y ya está. Se finí, punto final, que cada uno asuma sus decisiones y mire al futuro. El pasado da mucha pereza...

Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"