Buscar este blog

27 de marzo de 2015

Vuelve Alonso...vuelve el "Jefe"



Y Alonso regresó. Lo que parecía evidente que sucedería finalmente ocurrió. Alonso está de vuelta y de repente a la F1 ha pasado del blanco y negro al technicolor. Alonso sonríe y el paddock sonríe. El túnel econtró la luz. De repente todo  adquiere sentido. Hasta se tiene fe en McLaren. En el sueldo de Alonso también se justifica con cosas como estas. Para la F1 Alonso es el Boss, el jefe, el rey, la referencia. Y que esté de vuelta a las parrillas hace que estas luzcan de otra manera. Hasta una victoria de Mercedes tiene más valor con Alonso en la carrera, aunque su coche se encuentre a dos vueltas de distancia. Pero, ¿que veremos en Australia del "Jefe" de la parrilla?¿que podremos esperar en condiciones normales?¿le habrá afectado su inactividad?¿habrá perdido algunas décimas por ello inconscientemente?¿podemos soñar en Malasia?...

Parece mentira pero la F1 es un estado de ánimo. Y lo es porque la componen personas, y claro está, cada persona es eso, un estado de ánimo que interactua con otras y que contagia a otros su estado emocional como otros se lo pueden contagiar a él/ella. Alonso tiene ganas, más ganas que nadie, de montarse en el coche y volver a hacer eso que le diferencia del resto. El monoplaza del que dispone actualmente no está entre los más competitivos de la parrilla, pero con todo y con eso sonríe como nunca. Es el Alonso resucitado que parece paladear cada instante, que saborea los momentos previos a su entrada en acción. Y ya conocemos que Fernando da su máximo cuando sale con ganas de demostrar. Si tiene el cuchillo entre los dientes, no hay nadie mejor que Fernando sobre la pista.





Ahora bien, debido a que su ausencia fue debida a un accidente ¿hasta que punto le puede afectar a la hora de dar su máximo?¿existirá algún miedo latente cuando tenga que frenar en el apex de cada curva? Esto que parece no tener mucho sentido, lo adquiere un poco más cuando pensamos por ejemplo en los pilotos del Mundial de Motociclismo. Hay un dicho que viene a decir que cuando un piloto tiene varios accidentes a lo largo de su carrera, o uno especialmente gordo, su capacidad de ir rápido se va resintiendo. Ejemplos hay a favor y en contra de esta teoría. En las motor tenemos a un Mick Doohan que tras su mayor accidente, en el que casi pierde una de sus piernas, cuando se recuperó volvió más fuerte que nunca para pasar a dominar la categoría. A este crack australiano no le afectó. Sin embargo, el ejemplo de Carlos Checa, que tras caerse y ver afectado su bazo, estando a punto de perder la vida, es el ejemplo contrario. De tener esa agresividad en pista que le hacía especialmente prometedor en el entonces Mundial de 500CC (ahora MotoGP)...a no terminar de despegar, a ver afectado hasta su propio estilo y mentalidad. Eso, hablando de motos, pero podríamos hacer lo mismo con la F1 y pensar en el accidente de Massa, por ejemplo, que para muchos marcó la carrera del brasileño. Desde entonces ya no pareció el mismo. Otros, como Michael Schumacher, Robert Kubica o Mika Hakkinen, por poner sólo unos ejemplos, parecieron no verse afectados y pudieron seguir siendo igual de competitivos. ¿Que le sucederá a Fernando? Si pensamos en lo sucedido en el pasado, podemos estar tranquilos. Ya ha tenido algún que otro accidente fuerte y su calidad y espíritu no se han visto mermados por ello. Sin embargo, este, por todo lo que ha conllevado, parece haber alcanzado un punto mayor de "gravedad" que los anteriores. Sólo con el paso de unas cuentas carreras podremos ver si hay algún efecto deportivo. De momento, a tenor de lo visto personalmente a tenor de videos y fotos provenientes de Malasia, todo sigue igual.

La mejor noticia para la F1 es que su mejor piloto sigue estando ahí. Nadie como él ejerce esa referencia. Ni Hamilton siendo el Campeón actual, ni Vettel con sus 4 títulos, tienen una ascendencia sobre el resto de pilotos e ingenieros cono Fernando. Se ve con cada declaración, con cada palabra de sus compañeros de profesión. La referencia regresa. Todos le miran de reojo. Tienen ganas de comprobar si el Jefe sigue siendo el Jefe. Y en el fondo, hasta Hamilton desea que así siga siendo. Cuando mayor es tu rival, mayor es tu logro. Y ganar en la pista con Fernando en plenitud de condiciones tiene más mérito. Igual que lo tuvo en su momento el hecho de tener a Schumacher en la parrilla. Es lo que tienen las auténticas referencias, que hasta sus rivales desean competir contra ellos. Alonso ha vuelto. La parrilla de la F1 sonríe de nuevo... 

Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"