Buscar este blog

2 de febrero de 2015

Los Tests de Pretemporada - ¿Que tener en cuenta?


Comenzaron los Test de Jerez y con ellos la carrera por predecir el comportamiento y rendimiento de los equipos y pilotos para esta temporada que está próxima a comenzar. Y en esa carrera, los comentarios, afirmaciones y predicciones se vuelcan en las redes sociales con la misma velocidad con la que aceleran los F1. Ahora bien, ¿como saber quien anda acertado y quien se equivoca de plano? ¿Como saber como irán los monoplazas esta temporada si todo cambia vuelta a vuelta?. No esperaremos más. Entremos en detalle...



La F1 llega a Jerez y lo hace con el hambre de los aficionados pidiendo noticias frescas, predicciones acertadas, detalles sobre los nuevos monoplazas que les hagan creer que su piloto o equipo favorito está en posición de batir a sus rivales. Y desde luego que no es una tarea fácil. Pero también es cierto que es una tarea un tanto absurda. Sí, absurda por la fase en la que se encuentran los equipos, poniendo simplemente en conjunción los nuevos elementos que han diseñado en sus nuevos monoplazas. Por ejemplo, estos primeros tests de Jerez no son pruebas de rendimiento, sino que para los equipos esta primera tanda de tests representan más bien una prueba de si el monoplaza hace funcionar todas esas nuevas piezas de la manera en que los simuladores han predicho que funcionarían. Son, de alguna manera, una primera aproximación al hecho de comprobar que todo funciona correctamente. En unos equipos lleva más tiempo que en otros entrar en la fase de la búsqueda pura de rendimiento, pero en Jerez, en 4 días, los equipos no ponen toda la carne en el asador. El objetivo es otro. El rendimiento, aunque siempre buscado, no entra a ser protagonista principal hasta la llegada de los últimos tests, en este caso en Montmeló, en los que cada equipo muestra ya toda su artillería junta (o no).

Pero vayamos un poco más lejos, especifiquemos un poco más. Cuando llegan los primeros tests de pretemporada se comete a menudo el mismo error: intentar adivinar con cada vuelta dada por cada monoplaza el rendimiento real que dará cada equipo cuando estos lleguen a Australia. Y no deja de ser una pérdida de tiempo y energía. Y esto es así por lo que considero 3 premisas fundamentales:

1- Los programas de los equipos no coinciden a menudo en tiempo, lugar y piezas a probar. Cada escudería tiene unos timings muy concretos sobre lo que quiere probar, cuando y en que circuito debe hacerlo (Jerez, Montmeló o los circuitos que formen la pretemporada). Dicho de otra manera, las necesidades de lo que tienen que testar, cuando y donde hacerlo no tiene porqué coincidir con el resto de rivales, por lo que las diferencias entre los resultados de los equipos en los diferentes días de tests pueden, y de hecho están, falseadas porque lo que prueba cada equipo no coincide con lo que prueban sus rivales en ese mismo día. Eso, visto en el día, vuelta a vuelta, crea una sensación de rendimiento de un equipo frente a sus rivales completamente falsa.

2- Los objetivos de cada equipo pueden variar de manera sustancial respecto a sus rivales. Esto es muy fácil de explicar: no tienen seguramente los mismos objetivos en McLaren-Honda, que estrenan motor en Jerez, que en Mercedes, que lo tienen ya más que probado a falta de pulir algunas innovaciones. O por ponerlo de otra manera: no son los mismos problemas los que tiene cada equipo y por tanto lo que priorizan en cada test. Ferrari puede dar más relevancia en los tests a probar lo que ha cambiado del motor y Williams centrarse en testar los cambios hechos en la parte aerodinámica (por poner un ejemplo). Es por ello que cada uno hará unas pruebas muy determinadas y que no pondrán a sus monoplazas en situaciones de rendimiento comparables. Y no estamos hablando de neumáticos ni cargas de gasolina siquiera. Estamos hablando del objetivo de cada prueba, de cada tanda, respecto a los objetivos del resto de equipos. Incomparables.

3-Los pilotos marcan diferencias. Algo obvio a primera vista pero con lo que luego se comete el mismo error a menudo. Un error muy habitual es cuando tendemos a comparar resultados del piloto "A" (el que mejores resultados suele obtener del equipo) con resultados del piloto "B" de otro (el que suele estar un poco por debajo). Queramos o no, en todos los equipos hay un piloto que obtiene mejores resultados que otro, uno que está por encima del otro (a las Clasificaciones de final de temporada, resultados de carreras y rendimientos en Calificación nos podemos remitir). Por ello, juzgar el rendimiento de un monoplaza de un equipo con su piloto "A" con respecto a otro equipo con su piloto "B" puede, y de hecho suele, dar lecturas equivocadas sobre las diferencias reales entre el rendimiento de los diferentes equipos si lo vemos día a día. Si queremos hacer una comparación más real, habría que hablar del mejor resultado obtenido por cada equipo, incluso con independencia del piloto que lo hubiera obtenido. Y para eso, tal como están los tests configurados, habría que tener en cuenta más de 1 día, como en las premisas anteriores.




El rendimiento en los tests, y más en estos primeros de Jerez, dista de dar pistas definitivas sobre como va a ir el monoplaza cuando todo comience en Australia. La premisa usada habitualmente de juzgar el vuelta a vuelta no sirve para más que pasar el día entretenido si uno no tiene otro trabajo que hacer. O, ¿por qué no?, justificar acreditaciones para asistir a unos tests en los que el hecho de estar allí representando a un medio ya se considera un premio en si mismo. Hay quizás un trabajo a pie de pista que justificar. Sin embargo, al final, el análisis de las posibilidades de cada equipo es algo que suele requerir de más tiempo y perspectiva. ¿Que significa esto? Muy sencillo, y es que a pesar de que a partir de los segundos tests ya se pueda incluso tener una idea de que monoplaza parece que puede ir bien y que monoplaza no termina de despegar, tener una percepción real requiere de juntar todos los resultados de los diferentes días de tests y analizar estos resultados en conjunto. Es ahí cuando los equipos, en todos los días de prueba, han tenido que forzar en algún momento al monoplaza para dar su rendimiento óptimo. En unos habrá sido en el 6º día, en otros en el 9º, En unos su mejor resultado será con el piloto A, en otros con el B, y en otros estarán en términos similares entre ambos. Pero ese tipo de análisis requiere de respetar los tiempos y timings para saber juzgar con perspectiva lo que ha hecho cada cual. Y eso ya de por sí es complicado, pues también requiere de un análisis estadístico que no siempre se sabe hacer o incluso, por qué no, apetece hacerlo. Lo óptimo, la mejor configuración del rendimiento de un monoplaza, lo que hace que consiga su mejor resultado, se da en algún momento de la pretemporada, en algún día de todos los que forman los días de tests. Esta configuración, la más óptima, se da en algún momento porque los equipos quieren y deben saber antes de viajar a Australia en que posición están respecto al resto. Son los primeros interesados en saber en que situación se encuentran respecto a sus rivales, para tomar las medidas correctivas necesarias que les lleven a superarlos. Si no sabes donde estás, difícilmente sabrás lo que hacer para llegar a tu objetivo. Pero ese óptimo, ese momento en que te exprimes al máximo, no tiene porqué coincidir en tiempo y lugar con el del resto de tus rivales. Los equipos analizarán su óptimo con la información disponible del resto de rivales que les indiquen en que momento lo alcanzaron y en que condiciones. Sólo así se sabe donde se está.

Por todo esto, este artículo quiere poner el acento en que a pesar del seguimiento vuelta a vuelta que veréis durante estos días a través de las redes sociales, al final sólo la perspectiva de poner todas las "piezas juntas" de lo visto en los diferentes días de pretemporada puede dar con una aproximación a la realidad que luego se podrá ver cuando todo comience en Australia. Pero claro está, para ello requiere esperar a los últimos tests de pretemporada, y las prisas y la ansiedad requieren querer saberlo antes. Por ello, la paciencia, la reflexión y el análisis calmado habiendo visto todo lo sucedido en los tests son las mejores compañeras para llegar a la "verdad". Aunque claro está, cada uno puede, y debe, elegir su manera de juzgarlos. Al final, no deja a ser un entretenimiento que salvo para unos pocos afortunados, no nos lleva el pan a casa. Además de un deporte es un circo, no lo olvidéis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"