Buscar este blog

9 de noviembre de 2014

La F1 y “el Club de las Pirañas”...

Asi es. La F1 es el Club de las Pirañas por excelencia del motorsport. Si alguien piensa que los dueños de los equipos lamentan la caída en desgracia de sus rivales es que realmente no sabe muy bien de lo que va este negocio (y no hemos dicho "deporte" adrede). Lamentar, suplicar, amenazar con boicots...todo tiene un trasfondo muy distinto al de la solidaridad. Los equipos ansían lo que tienen sus rivales, especialmente si se mide en fajos de billetes o en ceros en la cuenta corriente. El dinero, las llaves que abren casi todas la puertas en la F1, es el último motivo de todo...o casi. Y la salida de Caterham y Marussia puede poner en evidencia una vez más todo esto: la F1 es un club de pirañas y si sigues leyendo enseguida lo entenderás...

Año 2014, dos equipos, Marussia y Caterham, se ven forzados a no acudir a los Gp's de EEUU y Brasil debido a dificultades financieras. Una auténtica sorpresa, tanto en cuanto los dos piden la administración judicial. A priori parece algo más que una gripe pasajera, pero no se sabe el grado de gravedad de ambos hasta que lo inevitable se hace evidente: Marussia despide a sus empleados y Caterham no solicita su inclusión entre los equipos de 2015. Y los 3 equipos de mitad de parrilla más afectados por la crisis parecen solidarizarse con ellos. No entienden que se les haya dejado morir sin hacer nada para salvarlos. Como saben que no están muy lejos de su suerte a poco de que se tuerza algo más su situación, amenazan con un boycott en el Gp de EE.UU. Quieren que se les oiga y se les tenga en cuenta. Ahora bien, ¿Cuál es el fin último de todo esto?. Dinero, se llama dinero. Quieren más recursos monetarios para poder capear el temporal económico de una F1 que ha subido sus gastos y bajado sus ingresos (los patrocinios se han evaporado). La ecuación no sale. Y Ecclestone, que es perro viejo, ya tiene solución: el reparto de los dineros que se ahorra con 2 equipos menos. Así, como suena.

Dinero, dinero y más dinero. Los equipos de la zona media podrán quejarse de la desaparición de 2 equipos sin que nadie haga nada para evitarlo...pero seguramente no pondrán objeciones a repartirse el dinero que iba destinado a estas 2 cenicientas. Nada menos que 68 millones de dólares pasan a estar disponibles para repartir entre estos equipos en dificultades. A casi 23 millones por cabeza de ser repartidos entre Sauber, Force India y Lotus. De repente, su desaparición no parece tan mala idea. "Tus restos darán de comer a mi gente" parecen pensar. Dinero, I+D y personal cualificado pasan a estar disponibles para el resto de los equipos. Y si bien los 2 últimos conceptos no son envidiados por equipos más avanzados tecnológicamente, lo primero sí apetece mucho más. Ecclestone sabe que esta medida ya se ha tomado antes en el pasado, y por tanto, no sería extraño aplicarla ahora. Fortalecer a los equipos medios, que algo aportan a la F1, a costa de ver desparecer a 2 equipos que no le generaban valor a "su negocio" no es mala idea. Caterham ponía el nombre Lotus cuando entró en 2010, pero cuando perdió su nombre cavó su destino, perdió su atractivo. Marussia, no tenía ni siquiera el romanticismo y la legión de seguidores de Minardi. Por no aportar, ni siquiera nutrían de jóvenes talentos a la F1 como el equipo de Faenza (HRT todavía podría decir algo con Daniel Ricciardo). En definitiva ¿para que le servían a Ecclestone? para nada. Los deja caer, fortalece a los equipos históricos, y tiene una F1 más segura y atractiva. Razonamiento plenamente Mr.E. Por eso, y por alguna razón más, los ha dejado caer sin pestañear. Y lo peor aún, algo de lógica tiene.
Se podría pensar que Sauber, Lotus y Force India no harían más ahora que aprovechar la situación a su favor una vez los cadáveres han sido confirmados. Mejor sacar la cartera al muerto y quedarse con el dinero antes de que otro más listo lo haga después porque no te has atrevido tú. Y de alguna manera, en su derecho están de reclamar el dinero que ahora ya está disponible para repartirse entre toda la F1. Ahora bien, ¿son los equipos de media parrilla los únicos pirañas?. Ni mucho menos. Pirañeo hay tanto en las grandes escuderías, sino más. Por ejemplo. Con los patrocinios. Algo muy típico cuando se ve un patrocinio fuerte en el equipo contrario es intentar arrebatárselo consciente de que parece dinero importante y seguro con el que enriquecer a tu equipo, por el que merece la pena buitrear. Casos famosos hay unos cuantos. Malboro era patrocinador de McLaren hasta que llegó Ferrari y se lo arrebató a Ron Dennis. Lo mismo hizo Ron Dennis luego con Vodafone cuando propició el cambio de escudería desde los de Maranello a los de Woking. Algo parecido hizo con Alonso, ahora en 2 ocasiones. Primero en 2005, cuando Alonso ganaba el título Mundial en Brasil y en el mismo podio le ofrecía ser piloto suyo para 2007. No se cortó a pesar de haber dicho unos días antes que creía que sus pilotos y su monoplaza eran mejores que los de su rival (Alonso y Renault). Algo similar hizo con Williams, cuando a pesar del respeto que profesaba por Franck Williams, no dudó en arrebatarle su piloto estrella, Juan Pablo Montoya, para construir un equipo de ensueño con Kimi Raikkonen. Sabía que lo podía hacer, no en vano Franck Williams le quitó su piloto preferido, Ayrton Senna, cuando parecía una unión ganadora e indisoluble. Ni que decir tiene cuando Ferrari "saqueó" Benneton llevándose a Schumacher, Rory Byrne y Ross Brawn para emprender su camino hacia el éxito. Aquí lo que cuenta es ganar, y si hay que conseguir lo que tiene el rival, se ponen los medios para llevártelo como sea. Romanticismos, cero.
Pero no sólo de pilotos y dinero va la cosa. Como hemos dicho, hay un interés en conseguir todo lo que el rival tiene como elemento diferencial, aquello que contribuye a su éxito. Y de técnicos también va la historia. Adrian Newey ha sido uno de los objetos de deseo de media parrilla, y no han dudado en cortejarle todos los equipos para quitárselo al que contaba con sus servicios. Así pasó cuando McLaren se lo arrebató a Franck Williams, poniéndole más dinero del que Franck estaba dispuesto a seguir pagándole (siempre fue de la cofradía del puño cerrado en esto). Y así ocurrió cuando Masteschitz compró el equipo Jaguar y lo rebautizó como Red Bull, que se lo arrebató a Ron Dennis. Unos año antes, cuando todavía era el equipo verde, ya se lo habían intentado arrebatar a McLaren para convertir a Jaguar en una opción ganadora. Y se abortó en el último instante. Por eso no extrañó tanto su paso al equipo de Milton Keynes. Ya le habían cortejado antes. Habían conseguido quitarle a la niña bonita a los de Woking, chequera abultada de por medio. Pero como la F1 es cíclica, al final todos se reencuentran más tarde o más temprano. Peter Prodromou, que salió de McLaren junto con Newey rumbo a Milton Keynes, fue tentado de nuevo por Ron Dennis para volver a casa casi 10 años más tarde. Y a base de talonario y nuevas responsabilidades, está ya trabajando en la sede de Woking. No sin polémica de juicios de por medio, todo sea dicho, pero ahí está, de regreso para aupar a McLaren hacia el éxito perdido. Y los de Maranello ¿alguna de este tipo han hecho?. Lógicamente sí. A la ya comentada del movimiento de Schumacher, Brawn y Byrne a Maranello desde Bennetton, la Scuderia repitió estrategia en 2013 trayéndose del equipo de Enstone a Raikkonen, Allison y De Beer aprovechando que el equipo de Gerard López pasaba por dificultades y no podía pagar a su plantilla. Aquí el que no corre vuela, y más vale ser el más rápido en coger la billetera del cadáver porque sino otro la cogerá, de eso no hay duda...
El movimiento de Alonso a McLaren puede ser el enésimo movimiento de un equipo intentando conseguir los recursos del rival. O el intento de los equipos de la zona media de quedarse con los casi 70 mill. de dólares que hay en juego tras la desaparición de Caterham y Marussia. Como para renunciar a ello. Equipos estos últimos, además, que ya pidieron los 10 mill, de eur de HRT cuando este desapareció. En esto todos actúan de similar manera. Minardi pidió el dinero destinado al equipo Prost cuando estos desparecieron. Todos andan detrás de los recursos de los demás. Tan en así que tuvimos el famoso Ferrarigate, con ese espionaje chapucero al hacerse desde McLaren con los planos de Ferrari porque los dos implicados, Nigel Stepney y Mike Coughlan, se conocían de haber coincidido en etapas anteriores ("te paso los planos y les haces unas fotocopìas" parecieron decirse). Aquí nadie es inocente. Hasta Caterham mandó a Trulli contra Chandhok en Monaco 2010 porque si no le pasaba o si Karun terminaba por delante del monoplaza de Trulli, había 25 mill. de eur en juego (era el primer año de ambos equipos) por una posición que efectivamente luego les dio la 10ª posición en el Campeonato. Que diferente habría sido la historia de HRT con ese dinero adicional. O no. Quien sabe. Pero de lo que no hay duda es que la F1 es un club de pirañas, y aquello que te hace estar por encima mía es lo que quiero arrebatarte yo al fin de semana siguiente. ¿Romanticismos? Ninguno. Lo que importa es ganar o superar al menos a tu adversario. Quien no sepa donde se mete, allá él con sus problemas. En la F1 se compite en la pista y fuera de ella. ¿O acaso dudáis de que Alonso desea con todas sus fuerzas el asiento de Mercedes que ocupa ahora mismo Hamilton?. Lo mismo que Vettel ansiaba llegar a Ferrari. Esto es así: "Yo quiero lo que tu tienes, ¿te apartas por favor?". Ups, puse un "por favor" en la frase. Obviarlo, eso no cabe en el Gran Circo...
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"