Buscar este blog

29 de noviembre de 2014

Carlos Sainz, piloto de F1 por derecho propio...

Por fin, tras unos días de tensa espera, el futuro de Carlos Sainz Jr se ha despejado. Carlos ya es piloto de F1 por derecho propio.  Y digo por derecho propio porque el camino de Carletes, lejos de ser tan sencillo como algunos se han empeñado en pregonar a los 4 vientos durante todo este tiempo, ha sido más complicado que el de muchos otros pilotos de apellido desconocido y talento similar. El apellido pesa, pero es que además, en Red Bull se han encargado de que le pesara el doble. Y si seguís leyendo, sabréis el porqué...

Red Bull es una escudería que un día tuvo la original idea de parir a sus propios pilotos por una simple y llana razón: querían un piloto norteamericano con el que publicitar su bebida en el mercado más goloso de por entonces: EE.UU. Para ello crearon su propia escuela e hicieron un concurso popular en el que se llegaron a presentar cientos de pilotos. De esa criba salió uno de esos talentos en el que tenían depositadas todas sus esperanzas: Scott Speed. Subió hasta llegar a la F1, pero su carrera no fue todo lo exitosa que tenían pensado y fue una de las primeras victimas de un programa que te da poco margen: o triunfas, o pasas al más profundo de los olvidos. Liuzzi es quizás el único que llegó a tener vida más allá de la marca austriaca. Ya se sabe, la excepción confirma la regla. Si con ese panorama de triunfar o morir la presión puede ser asfixiante, añadamos a esa ecuación ser el hijo de una leyenda del Mundial de Rallyes y el hecho de que si no ganaba el Campeonato de las WSR, no había trayectoria de F1. Y cuando digo trayectoria de F1 no me refiero sólo bajo el paraguas de Red Bull, sino bajo ninguna otra escudería. Lo que no se había pedido a los anteriores aspirantes, de repente se le exigía a Carlos. ¿Justo o injusto? Ninguna de las 2 cosas: mundo Red Bull, mundo Helmut Marko.
Bajo esa premisa de o ganas o despídete de tu sueño tras todos esos años de carrera, sin ni siquiera poder intentarlo en otro equipo, Carlos ha demostrado que tiene no sólo el talento, sino la cabeza para hacer frente a un desafío de ese tipo. Y es quizás este ultimo aspecto una de las claves para que un piloto pueda triunfar o se quede en simple promesa. La cabeza es lo que hace que en los momentos de mayor dificultad te vengas arriba y en los mejores momentos no despegues los pies del suelo. Lo que te permite en una carrera tener la sangre fría para defenderte de los ataques de tus rivales o seleccionar el momento adecuado para deshacerte de ellos a golpe de gas y valentía. Y Carlos, ante todo, ha demostrado saber sobreponerse a cuando el destino no pinta a su favor. Unas semanas antes, cuando a pesar de ganar las World Series by Renault, no estaba del todo claro que fuera a debutar, no variaba su discurso "Yo he hecho mi trabajo". Tenía claro que había cumplido y que su determinación era máxima. Y cuando le dejaron probar el monoplaza de F1, cumplió con creces. Se podría decir que deportivamente ha hecho su trabajo, pero no estaría confirmado por Toro Rosso si fuera de la pista no se lo hubiera trabajado igual de bien. En este sentido quiero mencionar un detalle que también cuenta. Prosigamos...
Ser piloto de F1 no es una tarea que sólo implique talento sobre el pie derecho, sino que entra en escena la capacidad para saber moverse fuera de la pista, en las relaciones públicas, saber hablar y relacionarte para estar en el sitio adecuado en el momento preciso. En este sentido, tanto Carlos padre como Carlos hijo han estado presentes en la práctica totalidad de los eventos relacionados con el motorsport de circuitos, haciendo eso que en la película Jerry McGuire el personaje interpretado por Tom Cruise le pedía al de Cuba Gooding Jr, su representado, algo así como: "sal, pasea y relacionate". Es una faceta en la que no siempre se trabaja con los deportistas pero que es tan importante como rebajar el crono de tus rivales en un par de décimas. Es, de alguna manera, lo que te abre las puertas de los equipos, los patrocinadores y el dinero. Y en este sentido, podría haber sido tan determinante como ganar el Campeonato, pegarse 100 vueltas con el Red Bull cumpliendo con el resto...o superar a Sebastian Vettel durante los tests del año pasado. ¿Por qué? porque el año en el que Cepsa quería salir de Toro Rosso, las gestiones para que se quedaran parecen haber surgido efecto y continuarán un año más en el equipo de Faenza. Hay quien habla del Rey, pero el Rey no se mueve por cualquiera. Los Sainz se lo han currado. Podían haberse quedado en atender sólo las carreras, pero donde había un evento relacionado con el motor, ahí estaban ellos. Todo cuenta, y desde luego las relaciones no se ganan quedándose en casa. Han sabido moverse y eso también cuenta.
Podría decirse que Carlos Sainz ha tenido el premio merecido porque ha trabajado tanto en la pista como fuera de ella. Ha sabido manejar la presión (algo esencial en la F1) y en el equipo austriaco finalmente se han decantado merecidamente por él. Fuera 1ª, 2ª o 3ª opción, lo cierto es que cuando ha tenido que cumplir, lo ha hecho. Ha ganado lo que se le ha pedido y cuando ha tenido que subirse a un F1, ha superado las expectativas. En este segundo aspecto, he de resaltar que son muchos los pilotos que en las categorías inferiores parecen que se van a comer el mundo y luego llegan a la F1 y se diluyen como azucarllos. Y otros pilotos que hacen justamente lo contrario, que son buenos pero no parecen excepcionales en las categorías de acceso, y llegan a un F1 y...¡bang!, son como un rayo con un monoplaza del Gran Circo. Al final, esto último es lo que único que interesa. De nada sirve lo hecho anteriormente, sólo lo que haces sobre el F1. Y Carlos ha demostrado que no sólo ha ganado las WSR, sino que en un F1 es especialmente rápido. Y al final es lo que cuenta. No hemos tenido muchos pilotos en la categoría reina, pero precisamente por ello hay que valorar lo conseguido por Carlos como un hito en si mismo. En 1.999 Debutaban Pedro de la Rosa y Marc Gené. En 2001 Fernando Alonso. Hasta hoy, antes de la confirmación de Carlos, eran los mismos pilotos españoles que teníamos en F1. En 14 años sólo habíamos sumado 1 piloto que estuviera una temporada completa o más de piloto titular, Jaime Alguersuari, que ya no está. Hoy, también proveniente de Red Bull, se confirma otro piloto de los nuestros para la F1. Bienvenido sea...
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"