Buscar este blog

2 de noviembre de 2014

Alonso y la partida de póker...(La ecuación de su futuro equipo)

Alonso y su futuro. Ecuación de difícil despeje por las variables que cada día nos meten en la misma. No hay día en que no se diga algo nuevo. Y si no hay, se busca y se le da la vuelta. Parece una matriz matemática de esas que tanto miedo nos daban antaño. Sin embargo no deja de ser una consecuencia de algo que se llama "partida de póker". Unos la están jugando mejor que otros a pesar de lo que pudiera parecer en un principio. Alonso no es piloto en la pista que se rinda sin luchar antes, y en esta partida por su futuro, por algún motivo, parece estar luchando como siempre, pero con la ventaja de saber las cartas del resto de participantes en la mesa. ¿Quieres saber más?  Acompáñame en este viaje...

Alonso ha sido colocado prácticamente en cada equipo de la parrilla de los que disputan actualmente el Campeonato. Tan es así que hasta equipos como Lotus, a través de su patrocinador Burn, ya le han puesto su uniforme en twitter  a modo de broma. O no. Quien sabe ya. Tal es el nivel de psicosis con su futuro que actualmente todo es creíble. Hasta el hecho de que monte su propio equipo. Sin embargo, frente a las prisas exigidas por los aficionados, los periodistas... o incluso por Ferrari y Vettel, él juega la partida a otro ritmo. Lento. Casi tanto como su Ferrari. ¿Se habrá acostumbrado al ritmo de los de Maranello?. ¿Por qué sonríe tanto? ¿Qué hay detrás de tanta tranquilidad cuando los demás andamos desquiciados?. Se podría decir que mientras hay jugadores en la mesa que llevan póker de ases, el asturiano juega como si llevara escalera de color mientras ya sabe las cartas que llevan los demás. ¿Hacia donde va?¿Por qué no lo desvela ya?¿por qué tanta espera?. Vamos a ver si lo respondemos...

Empezaremos por la última. Por la espera. Alguien acostumbrado a ir a más de 300 km/h sobre un monoplaza debería conocer lo que es la velocidad, incluso a la hora de tomar decisiones. Pero fuera de la pista no siempre es mejor ser el mas rápido. Error que parecen haber cometido Vettel y Ferrari al filtrar de alguna manera lo que parece el secreto peor guardado de la F1. Por un momento, Vettel está contratado por Ferrari sin que se haya terminado el contrato de uno de sus 2 pilotos actuales. Y Alonso, consciente de esto, lejos de mover ficha liberando hueco, mantiene la boca cerrada consciente de que si Ferrari se precipita haciendo oficial el rumor, se incurre en despido improcedente y finiquito millonario de por medio. Por un momento, esas prisas para entorpecer la negociación de Fernando con su futuro equipo se vuelven en contra de sus intereses. Alonso puede tener firmado un precontrato y no anunciarlo hasta que termine el año perfectamente. Consciente de que si Ferrari se precipita, le toca pagar una millonada al asturiano. Puede por tanto elegir su futuro con todo el tiempo que  requiera, puesto que incluso el preacuerdo con McLaren-Honda al que se comenta que ya ha llegado (pendiente de firma) sobre aspectos económicos y de duración del contrato, incluyen la opción de que pueda esperar a ver como termina lo que sucede con Mercedes. Sabe que tiene 2 opciones, y las 2, a priori, más prometedoras que el futuro que le espera en Maranello de quedarse. Gené, intrínsecamente, ha reconocido hoy que Alonso se va, que echarán de menos sus números porque es alguien que ofrece un rendimiento por encima del monoplaza. Gené le conoce desde el año 2000, sabe bien de lo que habla.
 
Alonso se va. Admitimos esto como cierto tras las palabras de Marc dando a entender que ya no contarán con la ventaja de tenerle. Ahora bien, ¿que retrasa a Alonso de concretar su fichaje y hacerlo público?. Lo primero que hay que decir es que conoce bien a Hamilton y sabe de su carácter. El año 2007 tiene la culpa de esto. De alguna manera sabe que si el británico no consigue el Campeonato del Mundo, Rosberg se lo lleva y se crea un caldo de cultivo apropiado para que Hamilton estale y salga de allí. ¿Qué lo alimenta? Dos cosas: Hamilton acaba de romper con su representante, Simon Fuller, justo antes de terminar de negociar con Mercedes su ampliación de contrato. Mal momento el elegido. El peor posible. Y segundo, Alonso sabe que sólo Hamilton es capaz de perder un mundial que tiene ganado fácilmente por no saber manejar la presión. Pasó en 2007 y casi pasa en 2008, que lo ganó por media curva...¡y contra Massa!. Y Rosberg, en el juego psicológico, es mejor que el británico. Si unimos los 2 factores tenemos el caldo de cultivo perfecto. Sin representante, pendiente de renovar, y jugándose el título con una carrera que vale 50 puntos en la que puede pasar de todo. Pero hay uno más. Mercedes no se ha cansado de decir que Alonso no es una opción para ellos, pero sin embargo, si se lo hubieran dicho así de claro al asturiano, no esperaría al destino de Mercedes. Firmado McLaren, lo anuncia y punto. Pero no. Esa palabrería en Mercedes recuerda poderosamente a las palabras de Ron Dennis antes de ficharlo en 2005. Que si los pilotos latinos no tenían disciplina para ser campeones, que si su coche y sus pilotos actuales eran mejores que los de sus rivales por el título, bla, bla, bla...y tras ganar el título en Brasil, anuncio de Fernando Alonso fichando por McLaren. Lo dicho, teatrillo para distraer al personal. Mercedes permanece como una opción seria, y el asturiano sólo espera que Lewis caiga como fruta madura. Si no cae, tiene en McLaren-Honda mayores garantías que en Maranello para ser Campeón. Han tenido un 2014 para abandonar el proyecto de este año pronto y dedicar todos sus recursos al 2015, donde no pueden fallar. En Maranello, en cambio, los rumores hablan de un coche más lento que el de este año. Y sólo faltaba eso.
Alonso, de alguna manera, no hace más que jugar la partida sabiendo las cartas de los demás, que con un póker parecen saberse ganadores. Alonso es el único que todavía no las ha puesto boca arriba, y no tiene por qué desvelar a que juega antes de que los demás suban su apuesta. Hay quien se ha mostrado demasiado rápido, pero si tus rivales cometen ese error, no tienes porqué hacer lo mismo. Sabiendo que vas a baza ganadora, puedes tomarte la partida con una tranquilidad que el resto no tiene. McLaren lleva 1 año cortejándole, Mercedes está ahí, Ferrari y Vettel se han precipitado y sólo él decide el momento en que todos ponen las cartas boca arriba mientras él enseña las suyas. ¿Póker o escalera de color?¿que lleva el asturiano?. Sea la que sea, algo nos dice que es lo suficiente como para desafiar el Campeonato del Mundo de 2015. Si es Mercedes, por superioridad evidente. Si es McLaren-Honda, porque con un motor rumoreado como el que será el más potente de la parrilla y con Prodromou diseñándo el monoplaza, es fácil que al menos sólo esté 1 escalón por debajo de Mercedes en el peor de los casos (Gilles Simon sabe hacer motores). Y con ese escenario como el peor posible, Alonso es Campeón en 2015. Si no es en Mercedes, porque sus pilotos se restarán puntos continuamente como este año, y Alonso demostró en 2005 y 2006 que hace con coches que sólo están un paso por detrás. Si es en Mercedes, no le verán ni el alerón trasero. Así, ¿quien no va a sonreír y mantener la calma durante la partida? Es a otros a los que les toca estar nerviosos...
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"