Buscar este blog

15 de julio de 2014

¿HAY QUE GANAR PARA LLEGAR A LA F1?...(1ª parte - Los que defraudaron...)

 
Vaya preguntas que hacemos, ¿verdad?. Ésta desde luego tiene una respuesta muy clara: sí, sí hay que ganar para ir subiendo la escalera conformada por las diferentes categorías que llevan hacia la F1. Y sí, hay que ganar no una ni dos ni tres, sino muchas veces para que tus logros formen un curriculum suficientemente interesante como para que se fijen en ti. Ahora bien, ¿se puede llegar a la F1 sin ganar?¿o incluso sin conseguir resultados de relumbrón?¿en que punto de la escalera te puedes permitir ese lujo?¿te mereces llegar a la F1 si en la GP2, WSR o GP3 no has ganado carreras o has hecho pódiums que justifiquen tu ascenso?¿O simplemente no has estado tan brillante como tus compañeros de parrilla?. Estas ya empiezan a ser preguntas algo más complicadas y difíciles de responder...

 
Hay muchas teorías acerca de lo que tienes que conseguir para ser considerado un buen piloto. Por ejemplo, durante mucho tiempo se consideró que ganar la F3 inglesa era la mayor garantía para asegurar que el piloto que lograra ese campeonato tenía una brillante trayectoria en la F1 por delante. Sin embargo, ver el historial de sus últimos campeones nos hace darnos cuenta de que no es necesariamente así, que ni todos han tenido una gran trayectoria en la F1 ni siquiera algunos han tenido la oportunidad de tener siquiera una oportunidad en el Gran Circo. Por ejemplo, viendo nombres de pilotos que la han ganados en los últimos 15-20 años nos damos cuenta rápidamente de ello. En 1996 la ganó Ralph Firman, un piloto que tuvo sólo 1 año en la F1 de la mano de Jordan y que aunque hizo un trabajo respetable, no hizo nada demasiado impresionante. Encontramos también a Antonio Pizzonia, un piloto que prometía mucho (que se lo pregunten a Niki Lauda cuando lo fichó para Jaguar) y que no hizo luego nada realmente valorable en F1. Pero sigamos, porque hay otros dos más significativos: Nelsinho Piquet, y Takuma Sato. El brasileño prometía mucho, formando junto a Bruno Senna y Nico Rosberg ese grupo de los tres mosqueteros que debían devolver los grandes nombres del pasado de la F1 hacia el presente, como una especie de The Next Generation. De los tres, sólo Nico ha estado a la altura (¡y vaya altura!), luchando y batiendo a compañeros de equipo de la talla de Schumacher, Hamilton, Webber...que no están nada mal para hablar de tu calidad como piloto. Sin embargo, tanto Bruno como Nelsinho no han estado a la altura de lo esperado en su paso por la F1, a pesar de ser ambos subcampeones de GP2. Eso sí, en el caso de Bruno, al menos su rendimiento ha sido mucho más presentable que el de Nelsinho, todo sea dicho. Sato, por contra, puede decirse que al menos dio espectáculo en pista, pero siendo la esperanza que era, su paso por la F1 no llegó a la altura de los objetivos que parecían puestos para élAlguersuari, ganador de la F3 en 2008 (el más joven ganador de la categoría, desbancando al mismísimo Ayrton Senna), siendo competitivo y brillante (sobre todo en su último año), no le dio para pasar más de 2 años y medio en F1. Y eso que se le consideraba una de nuestras mayores esperanzas, pero para ser justos, tiene más que ver con una injusticia deportiva que con su calidad como piloto.
 
 
 
 
Hemos hablado de la F3, pero nos hemos limitado a aquellos que en los últimos años llegaron a la F1. Por detrás se quedaron nombres que la ganaron y no llegaron a la F1. Muchos, quizás demasiados. O que si llegaron, no pasaron de ser probadores que nunca llegaron a debutar en un GP. Pasemos en todo caso a la categoría antesala de la F1 por excelencia: la GP2. En esta categoría hemos tenido varios ejemplos de pilotos que teniendo una buena relación con el éxito deportivo en la disciplina ideada para suplir a la F3000, luego no han estado a la altura de lo esperado en la máxima categoría. Ejemplos tenemos varios, para variar. El primero por el que empezaré será Scott Speed, el piloto norteamericano por el que se ideó el programa de Red Bull de jóvenes pilotos (querían encontrar un piloto estadounidense que fuera competitivo para conquistar el mercado americano pilotando uno de sus monoplazas). Su paso por la F1, cuando llegó, fue sin pena ni gloria, siendo sustituido por un Sebastian Vettel que comenzó a hacer historia desde entonces. En el haber del americano en la GP2 tenemos 5 pódiums, lo cual es una cifra interesante al menos para provenir de un país como EE.UU. Pasamos a otro de esos pilotos que nadie echa de menos, Kazuki Nakajima. 6 pódiums avalan al japonés en la GP2, que en la F1 a pesar de mostrarse como un piloto rápido en su primer año y tener una buena cosecha de puntos para ser su primera temporada (9 puntos, 5 veces entre los 10 primeros) tuvo un 2º año para olvidar, no cosechando ningún punto frente a los 34,5 de Nico Rosberg, su compañero en Williams. Un fracaso en toda regla. Ahora, en Le Mans, de la mano de Toyota de nuevo, demuestra que la velocidad sí la tiene aunque en la F1 no terminara de triunfar. De Nelsinho Piquet no hablamos porque ya lo hemos hecho, y sus 5 victorias y 13 pódiums no valdrían luego mucho cuando compitió en Renault contra Fernando Alonso. Demasiado Calimero para un caníbal de compañeros como es el asturiano. Seguimos con otro piloto, en este caso ruso, que empieza a sonar lejano en el tiempo pero que hasta hace nada ha estado en la F1. Sí, hablamos de Petrov, un piloto con 11 pódiums y 5 victorias en GP2 que de la mano de Campos / Barwa Addax llegó a mostrarse como la mejor promesa para un Gran Circo que quería un piloto ruso a toda costa. Le reconozco mayor calidad de la que le otorgan la mayoría (su año en Caterham tuvo mucho mérito) pero el hecho es que no hizo honor a las esperanzas que había en él con su historial deportivo. Hablando de equipos pequeños, un piloto que prometía mucho era Lucas di Grassi, probador de Renault y piloto por 1 año de Virgin Racing. Sin embargo, pese a sus 21 pódiums y 5 victorias (ahí es nada), no pasó de un único año en el que su rendimiento no estuvo a la altura de lo esperado. Curiosamente, en el mismo equipo, un Jerome d'Ambrosio que había tenido menor éxito en la GP2, haría un papel más sorprendente en Virgin/Marussia contra todo pronóstico, superando varias veces a un Timo Glock bastante experimentado. Entre las decepciones, para no alargarlo mucho, podríamos meter a Van der Garde (17 pódiums y 5 victorias en GP2), Esteban Gutiérrez (9 pódiums y 4 victorias, y ganador de la GP3) teniendo en cuenta la experiencia en el caso del primero y el triunfo en la GP3 en el caso del mexicano...al menos, de momento.
 
 

Provenientes de otras categorías podríamos citar a casos bastantes significativos. Hay 3 que proveniendo de la Champ Car / Indycar, tuvieron una experiencia en la F1 bastante diferente a la que tuvieron al otro lado del Atlántico. Nos estamos refiriendo, como no podría de otra manera, a Cristiano Da Matta, Alex Zanardi y Sebastian Bourdais. Los 2 primeros bicampeones de la categoría, siendo el tercero todo un tetracampeón, ahí es nada. Ninguno de los 3 tuvo un rendimiento en la F1 digno de su historial deportivo hasta entonces, suponiendo para las futuras generaciones de la Cham Car / Indycar un claro freno para atreverse a dar el salto a la F1. Zanardi tuvo 2 etapas en la F1, pero su regreso en 1999, tras su paso por EE.UU, demostró que los monoplazas de F1 no tienen nada que ver con los de otras disciplinas. Cero puntos y sólo 6 carreras acabadas frente a los 35 puntos de su compañero Ralf Schumacher. Franck decía que no se tomaba la F1 demasiado en serio y por eso el que los resultados no le salieran. Ahora, a tenacidad no le gana nadie, como demostró en su lucha por volver a ser piloto tras quedarse sin piernas en ese accidente que nos puso a todos los pelos de punta. Dicho eso, antes de que sufriera el accidente, no duró en la F1 más de 1 año tras su fichaje por Williams. El caso de Da Matta es similar, bicampeón al otro lado del charco que viene a la F1 a demostrarlo y que se encuentra con que en el Gran Circo todo es un poco más complicado, empezando por su monoplaza, un Toyota en el que se invertía mucho dinero pero que no llegaba a los resultados esperados. En su 2º año, Ricardo Zonta le sustituiría, impidiéndole terminar la temporada. Como Zanardi, regresó a los EE.UU a reencontrarse como piloto. Sin embargo, el caso más curioso es el de Bourdais, pues tanto por su experiencia en la F3000, como por su rol de probador en la Renault F1, sus 4 títulos en la Champ Car parecían estar mejor escoltados que nuncaSu aterrizaje en Toro Rosso parecía incongruente teniendo en cuenta donde aterrizaba teniendo el historial deportivo que tenía. Le daba igual porque la F1 tiene ese pedigrí que hace que hasta el último equipo sea un sueño para cualquier piloto. No pudo equivocarse más. El primer año coincidió con un Sebastian Vettel que le metió un 35-4 en la tabla de puntos, algo muy sonrojante para todo un tetracampeón como el francés. Fue renovado contra todo pronóstico y al año siguiente, con Buemi como compañero, tuvo que ver como era sustituido por un novatísimo Jaime Alguersuari, que era lanzado a la F1 como un corderillo al matadero, sin apenas haber cogido un F1 y cuando todavía se estaba adaptando a las WSR. Otro fracaso más de los que llegaban desde la Champcar / Indycar. Quizás el más sonado de todos.
 
 
 
Ahora bien, podríamos añadir ejemplos de otras categorías, como las WSR-Open Fortuna by Nissan en los que tanto Zonta (Campeón), Adrián Vallés (suncampeón), como Gené (Campeón) y Montagny (bicampeón) podrían ser los máximos ejemplos de aquellos que consiguieron en la F1 mucho menos de lo que se suponían que podrían llegar a conseguir en pista. El primero, Zonta, tuvo su primera experiencia en la F1  a través del equipo B.A.R., tras ganar la F3000 (ahora GP2) con tres victorias y 2 pódiums, junto a Jaques Villeneuve, en los que su desempeño fue discretoSu paso a posteridad de la F1 sería por ejercer de testigo involuntario en adelantamiento de Hakkinen a Schumacher en Spa, el más bonito que se recuerda. Tuvo la valentía de bajar un escalón y probar en las WSR que ganó ante Montagny haciendo una gran temporada. Parecía que de verdad tenía talento y que los 2 años en BAR habían sido tan sólo un tropezón. De hecho le sirvió de garantía para fichar de nuevo por un equipo de F1, en este caso Toyota, de probador y retomar la senda del éxito...pero cuando le toco sustituir a Da Matta ese año (2004) no hizo mucho más de lo que ese coche ofrecía y terminó por enterrar su carrera como piloto oficial. Tuvo años de probador en Toyota y Renault (2007) pero terminó por confirmar lo diferente que es triunfar en las categorías inferiores a hacerlo en el Gran Circo. Con Gené, nuestro Marc Gené, tenemos un caso muy curioso.Aterrizó en la F1 de la mano de Telefonica, tras ganar el Open Fortuna by Nissan (ahora WSR), y las puertas de la F1 se abrían para él no sólo por una cuestión de patrocinio, pues Giancarlo Minardi había dicho que esperaba a Marc a pesar de había otros postores por ese asiento porque también había demostrado tener mucho talento. Marc no le defraudó y tuvo 2 buenos años en Minardi (consiguiendo 1 punto cuando sólo puntuaban 6) para luego fichar como probador de Williams cuando Telefónica se fue del equipo italiano. Y la oportunidad en el equipo de Grove se produjo: tres carreras (una en 2004 y 2 en 2004). Si bien la primera tuvo un desempeño más que razonable (con un 5º puesto), en las 2 de 2004 desencantó a Franck Williams, que lo sustituiría por Pizzonia  y que a Gené le valdrían (esas dos carreras) para no volver a pilotar en la F1 de manera oficial en un Gp. Dicho eso, sin embargo, en Le Mans ha demostrado ser un gran piloto, consiguiendo ganar las 24 en una ocasión y siendo 2º en la edición de este año. Una vez más, el que en F1 no destaques no implica que no seas un gran talento en otras disciplinas. Su último desempeño con el Audi este año en las 24 horas así lo atestiguan.

Con Vallés podríamos ser más precisos desde el punto de vista que no llegó a debutar en una carrera de F1, pero su tiempo en el RDD de Renault F1 y sus podios en la GP2 parecían pronosticar que había piloto de F1. Su contrato con Spyker (actual Force India) coincidiendo con Van der Garde, nos hacía pensar que sí, que teníamos piloto de F1 para muchos años. Sin embargo tuvo un accidente en el test de los 300 km que debía completar sobre el Spyker bajo la observación de la FIA para competir en los Libres 1 del Gp de España y desde entonces no volvió a la F1 a pesar de la oportunidad perdida de USF1. Injusto o no, cometió un error en el momento más inoportuno, a pesar de que antes había hecho más test con el equipo entonces dirigido por Colin Kolles, lo que nos hace darnos cuenta de lo importante que es no fallar sobre un monoplaza del Gran Circo cuando te dan una oportunidad y te lo juegas todo a una carta. Es muchas veces apostarlo todo a cara o cruz, lo cual resulta quizás demasiado cruel. Pero es la manera en la que funciona este negocio: hay que estar acertado en el momento oportuno. Con Montagny tenemos otro caso particular, el de un piloto que ganó las WSR una vez y al año siguiente fue subcampeón. Había piloto más que de sobra para la F1, como sus 9 victorias sobre 18 carreras en las WSR de 2003 atestiguan. Sin embargo, cuando le llegó, no estuvo a la altura de ese historial en la WSR. Primero ejerció de probador en Renault F1, con el que pudo acumular experiencia suficiente ya que en esos tiempos se probaba en pista y no en simuladores. Ejerció de 3er piloto en 2003 y 2004 en el equipo francés, pero su oportunidad como titular llegó en 2006, de la mano de SuperAguri. Aunque no hizo un mal papel, no fue suficiente para impresionar al equipo japonés a pesar de llegar como sustituto de un Yuji Ide que era un peligro en la pista. Fruto de esa falta de resultados remarcables fue sustituido por Sakon Yamamoto a falta de 7 carreras para el término de la temporada. Particularmente no creo que hiciera tan mal año como para esa decisión, pero en un coche de cola, o haces cosas muy espectaculares o eres carne de cañón. Y a Montagny, sin hacerlo mal, le faltó impresionar como sí lo hizo en 2003 y 2004 en las WSR
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"