Buscar este blog

16 de abril de 2014

Marco Matiacci en Ferrari...¿Por qué?: analizamos las posibles razones...

 
Y el elegido fue otro, uno que no estaba en las quinielas, uno del que no se habían oído rumores, uno del que pocos sabían quien era, uno que ni siquiera pertenece a la F1. Y la pregunta es obvia ¿por qué Matiacci para sustituir a Domenicalli?¿por qué alguien que no proviene del Gran Circo?¿no es acaso un error poner a alguien que tendrá que dedicarse los 2 primeros meses a aprenderse el funcionamiento de un equipo de F1, que es precisamente un deporte que no perdona la tardanza?. Sí, pero no. Como todo en la vida, depende de quien seas y lo que hagas para que tu perfil sea el adecuado o sea el incorrecto con independencia de los prejuicios que se tengan sobre ti antes de conocerte. Matiacci ya está aquí, pero ¿triunfará?...es más, ¿durará lo suficiente como para poder juzgarle?. A continuación intentaremos responder a estas cuestiones...

 
Lo primero que hay que plantearse con un movimiento así es que puede tener varias motivaciones. Es tan inesperado que cabe al menos proponerse más de dos hipótesis de partida. Bueno, más de dos y más d tres. Así, a bote pronto nos surgen cuando menos las siguientes:
 
- Entra para quedarse y apostar por un nuevo modelo de dirección. Un nuevo "Briatore" en Maranello.
 
- Entra para quedarse pero en espera de un 2º espada, de perfil más técnico, con el que compartir una bicefalia (el nombre de Ross Brawn nos viene a la cabeza.
 
- Entra para allanar el camino al fichaje definitivo, alguien que no se puede concretar todavía por temas contractuales (de nuevo viene Brawn a la cabeza).
 
- Alguien que está de paso, que de encargará de reestructurar el equipo durante un año en espera de encontrar quien tome las riendas de manera definitiva.
 
- El elegido es de fuera del ámbito de la F1 para ganar en independencia y dejar atrás herencias y obligaciones pasadas, ganando una posición de fuerza.
 
Como vemos, sin pensar mucho más, tenemos 5 hipótesis de partida que puede ser interesante que analicemos, porque nos puede dar una visión de por donde puede ir la jugada de Montezemolo. Una jugada tan alabada por lo que significa con respecto al fin del conformismo como discutida por la incomprensión que suscita contratar a alguien del perfil de Marco Matiacci. Y como no, hablando de estilos y perfiles lo primero que se nos viene a la cabeza es la hipótesis nº 1, la que apuesta por un nuevo estilo de dirección, un cambio parecido a lo que hicieron los hermanos Bennetton cuando le confiaron su equipo de F1 a un entonces desconocido Flavio Briatore, que no tenía experiencia en la F1 y que había sido el encargado de expandir la marca Bennetton (una marca de ropa, moda y estilismo) por todo EEUU...y además con un incontestable éxito. Marco, curiosamente, llega de manera muy similar, siendo lo que muchas veces se entiende como el hombre "cazadesafios", aquel al que el presidente de una gran empresa le encomienda los deberes que sabe que sólo cumplirán los que tienen ese algo especial, los que son "uno de los elegidos". En este sentido, Marco ha hecho lo mismo que Briatore, ir expandiendo la marca que le paga su salario por aquellas zonas que le encomendaban en cada momento, triunfando en cada uno de esos desafíos. Flavio también aterrizó en la F1 tras triunfar en EEUU y se permitió el lujo de descubrir en su trayectoria en la F1 a 2 de las leyendas de la F1 pese a no provenir del Gran Circo, algo que siempre se le criticó. Pero, ¿por qué este éxito? ¿suerte quizás?. Aunque esto último es importante en la vida, lo cierto es que dirigir equipos es dirigir personas, y para esto no hace falta ser un ingeniero, saber de vórtices o de coeficientes de resistencia. Lo que se le pide a un "tipo de estos" es la capacidad para delegar, dirigir y administrar el talento del personal a su cargo, que sí serán los encargados de entender cada pieza del monoplaza. Un Director tiene una visión "macro", en contraposición con la visión "micro" de los especialistas, que para eso están. Los sueldos, además, van en ello. Matiacci, por tanto, bajo la 1ª hipótesis de partida, puede triunfar en Ferrari liderando el equipo sin compartir jefatura con nadie. Por ahí puede haber optado Montezemolo tras recibir el no de Briatore. Quien sabe si en esa conversación que se dice que hubo no le preguntó por las características ideales de alguien para ese puesto y Flavio le respondió algo así como "alguien como yo".
 
 
 
 
Vayamos a la hipótesis nº 2, la de que entra para quedarse pero esperando que un 2º espada, de perfil más técnico se le incorpore a su vera. En este sentido, la posible llegada de Ross Brawn podría tener todavía cabida y optar por un perfil de dirección como el que ahora triunfa en Mercedes. Varias cabezas para dirigir el destino de un único equipo. Como hemos dicho, el director del equipo no tiene porqué saber diseñar un monoplaza ni analizar una hoja de telemetría de los datos de uno de sus monoplazas, no es su cometido. Pero sí puede necesitar alguien que en el apartado técnico sea una máxima referencia y autoridad que aglutine a todos los ingenieros, mecánicos y personal técnico bajo su mando. En Mercedes se lleva este modelo, pero incluso se llevaba en Brawn y en Honda antes de que aterrizaran los de la marca de la estrella. Nick Fry y Ross Brawn tenían parcelas muy claras de responsabilidad, dedicándose uno al área comercial, financiera y política (Fry) mientras Brawn se dedicaba al área deportiva y técnica del equipo. Algo así podría fraguarse también en Maranello, con Matiacci liderando el aspecto comercial, financiero y político del equipo mientras Brawn coge las riendas del aspecto deportivo de la Scuderia. En Lotus este modelo también ha imperado mucho tiempo, aunque el rol de Eric Boullier era mas protagonista que el del CEO del equipo, Patrick Louis, que estaba en un mayor segundo plano que Nick Fry en Honda. La llegada de Matiacci a Ferrari por tanto no tendría que significar incompatibilidad alguna con el hecho de fichar a Ross Brawn, que podría tener plenos poderes a nivel deportivo en la Scuderia, que es lo que siempre ha querido, ser la máxima autoridad deportiva dentro de un equipo de F1. Cuando eso no estuvo disponible en Mercedes, se largó y aquí paz y después gloria. Matiacci y Brawn son por tanto plenamente compatibles.
 
Pero vamos a analizar el resto de hipótesis porque está lejos de haberse terminado. La 3ª es la de que haga de hombre puente ante la llegada del candidato definitivo. Para optar por algo así se tendría que haber dado algún tipo de dificultad que impidiera que se contratara ahora al hombre deseado. En este sentido cabe señalar que la posible claúsula que tienen casi todos los ingenieros en la F1 pueda estar jugando su papel para no poder incorporar a esa persona de manera inmediata. Con Brawn podría haber de por medio ese periodo de 6 meses de "Gardening Leave" que los equipos imponen a los técnicos cuando firman su contrato. Hay mucho en juego en un equipo de F1 porque el acceso a la información privilegiada representa un peligro ante fichajes de personal clave, que pueden tener un conocimiento muy amplio de los secretos de un monoplaza. Brawn podría tener en esto uno de los posibles impedimentos, cuando no algún tipo de cláusula para cobrar algún tipo de indemnización. No hay que retroceder tanto en el tiempo para ver como Raikkonen cobraba unos 17-18 mil. de eur en 2010 si no fichaba por ningún equipo de F1 ese año tras haber sido echado de Ferrari para hacer hueco a Alonso. Algo así, por qué no, podría también suceder con Brawn, que estaría esperando el cumplimiento de ese plazo para poder hacer ese movimiento. Ante tal situación, y a la vista de la fuerza de los acontecimientos, Montezemolo podría haberse visto abocado a tomar una decisión de urgencia, alguien que además hiciera el trabajo previo a la llegada de la persona definitiva. Si esa es Ross Brawn o no está por ver, pero no deja de ser otra hipótesis a valorar.
 
La 4º parece lo mismo pero tiene un ámbito de duración más prolongado en el tiempo, siendo algo más que una persona puente. En esta situación se podría encontrar Montezemolo si no tuviera claro el candidato o no hubiera encontrado ninguno disponible por el momentoBien porque ya le han rechazado (como se dice que ocurrió con Briatore) o bien porque no terminara de estar interesado y estuviera a la espera de una segunda propuesta (como Ross Brawn de nuevo, que podría estar valorando la opción McLaren Honda). Ante esa falta de candidatos y la premura de tomar una decisión ejecutiva convincente, determinada, que aplacara los ánimos y cambiara la tendencia, Montezemolo podría haber optado por alguien de casa, como hacen los presidentes cuando destituyen al entrenador de su equipo con apenas unas jornadas de liga. Unas veces este movimiento es más duradero  que otros, pero si funciona medianamente bien, pocas veces vuelven a cambiarlo durante ese año y termina la temporada en espera de que el "presi" fiche al entrenador estrella de turno para la siguiente temporada. Algo así también podría haber sucedido en Ferrari, porque la vergüenza de lo visto en Bahrein era demasiado como para pedir a sus aficionados que esperaran unos meses, a ver si surgía alguien por ahí. Que un equipo de F1 no es un equipo de fútbol es bien cierto, pero cuando lo urgente sustituye a lo importante, estas cosas suceden.  
 
 
 
 
Y por último, la 5ª, una hipótesis que no he visto planteada por ahí afuera pero que tiene sus motivos. En una competición donde el máximo directivo de la FIA, Jean Todt, he demostrado poca mano de hierro (la que se le suponía que iba a imponer) y se ha plegado continuamente a los deseos de quien ayudaba en otros intereses paralelos, la debilidad de Ferrari ha sido tener a un Domenicalli que tenía la deuda pendiente con Jean Todt de deberle su cargo en la Scuderia. En esa situación es muy difícil tener una posición de fuerza y dos de los últimos Campeonatos del Mundo que han perdido en Ferrari se han escapado por decisiones de despacho. Ni cuando en 2011 llegaron los difusores soplados y Ferrari cedió ante un Jean Todt que se lavó las manos dejando la decisión en mano de los equipos, ni cuando en 2013 los neumáticos se cambiaron porque Red Bull y Mercedes se quejaron, Ferrari tuvo la fuerza suficiente como para hacerse respetar. Esa debilidad incluso le costó el de 2012, pues fue cuando menos sospechoso comprobar como los neumáticos (o las elecciones de los mismos para cada circuito) cambiaban de manera radical a como se habían hecho a principios de año sin que la FIA interviniera para garantizar la igualdad de las gomas a lo largo del año. Esa falta "fortaleza moral", de quien saber que puedes actuar con la fuerza necesaria porque no le debes nada a quien le vas a exigir, esa posibilidad de ejercer tu posición de dominio...eso es más fácilmente alcanzable si vienes de fuera del Gran Circo y no tienes deudas pendientes con nadie. Esa especie de "yo a ti no te conozco y sin embargo yo represento a Ferrari y estoy aquí para exigir" es algo que no se puede despreciar en unos tiempos donde los mundiales se deciden antes de que los coches corran por el asfalto. Ante los hechos vistos todos estos años, la idea de Matiacci como máximo responsable de la Scuderia no sólo puede ser vista como una buena solución de emergencia sino como la medicina necesaria contra el ninguneo a una Scuderia que políticamente ya no pintaba nada en el Gran Circo. Una hipótesis más, al fin y al cabo, pero nada descabellada teniendo en cuenta lo que hemos visto todos estos años. Ante el poder de Red Bull y la llegada de Mercedes a cima del peso político, tener a alguien que recupere la posición de fortaleza de Ferrari en lo político es esencial. El tiempo dirá, eso sí, si Matiacci puede recobrar parte de esa influencia perdida.
 
Como vemos, muchas hipótesis, muchas teorías, pero varias de ellas justifican razonablemente bien los posibles motivos que podrían haber llevado a Montezemolo a decidirse por alguien como Marco Matiacci. El tiempo dirá cual de las 5 finalmente es...o no. Porque si hay algo seguro en la F1 es que el día de mañana nadie sabe lo que puede suceder. Esa es todavía parte del atractivo de este deporte: la imprevisibilidad. Y desde luego que con Matiacci, en esta asignatura, en Maranello han sacado nota... 
 
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"