Buscar este blog

29 de marzo de 2014

¿Y si Alonso vence a Raikkonen a final de año...?

 
 
 
Malasia, Sepang...nueva carrera y nueva victoria de Alonso en la Calificación contra el finlandés volador. Raikkonen, autñentico benchmark de donde está Ferrari, a pesar de dominar todo el fin de semana en su lucha con el asturiano, ha caído de nuevo en el sábado en su lucha por imponerse a un Fernando Alonso al que tiene especiales ganas. De alguna manera, por ello otorga titulares como el de "no ganar a Fernando sería una decepción". Así que por ello surge la pregunta "¿Y si Alonso vence a Raikkonen a final de año?" . Y no es una pregunta dirgida a Kimi, que ya sabemos como se sentiría, sino una pregunta dirigida al aficionado y a todo el paddock, para saber con que tipo de reacciones nos podríamos encontrar. ¿Estamos preparados para ver a Fernando vencer a un Campeón del Mundo en su mismo equipo?...

Parece una obviedad pero a veces no se dice lo suficiente: Alonso es un gran piloto. Pero saber cuanto lo es no es tarea fácil si no se bate contra un piloto de reconocido prestigio en su mismo equipo. Todos estaremos de acuerdo en pensar que Trulli, Fisichella, Villeneuve, Massa, Grosjean pueden ser referencias más que validas para decir que si Fernando los ha batido ha sido porque tiene talento y no se ha impuesto a un Tarso Marques o un Alex Yoong como hizo en Miñardi. Estos cinco que hemos comentado no son mancos. Podemos incluso decir que su empate a puntos con Hamilton se dio porque ambos son dos talentos sin igual, y que entonces era un resultado que no se valoraba porque Hamilton era un recién llegado. Pero, ¿y si bate a Kimi Raikkonen? ¿estaríamos preparados para decir que es un talento sin igual o tendríamos que aducir lo que en estos casos siempre se dice, que Raikkonen ya no es el de antes?.
 
 
 
 
Como siempre, en todo, lo relacionado con Alonso, hay una bipolarización muy exagerada con todo lo referente a los juicios sobre su talento como deportista o su carácter como persona. Por eso es posible que las reacciones fueran en las dos direcciones: los que lo tomaran como arma arrojadiza indicando que el asturiano es el mejor piloto de toda la historia...y los que le quitarían mérito poniendo la calidad deportiva del finlandés en duda, diciendo que ya no es el mismo que estaba en Lotus o que el coche se hizo para adaptarse particularmente a Fernando. Si la historia se repitiera un año más, sucedería lo mismo pero posiblemente con un crecimiento de los juicios claramente exponenciado. De alguna manera, algo me dice que nadie va a modificar su juicio en este país, esté del lado del que esté, por el mero hecho de que Alonso consiguiera batir al finlandés. Aquí las filias y las fobias están tan enconadas que difícilmente habría cambios. Es como en la política, nadie cambia de acera por el mero hecho de que su partido político cometa alguna fechoría o se demuestre su ineptitud gobernando. Los españoles, para bien o para mal, somos gente de ideas fijas cuando nos empecinamos en algo.
 
Hemos dicho que aquí, en los bandos más extremos y bipolarizados, no cambiaria nada. Ni "Alonsistas" ni "antis", como se suelen llamar los bandos, cambiarían su parecer seguramente. Ahora bien, otra cosa muy diferente podría ser fuera, donde el carácter de Fernando juega un papel más irrelevante, acostumbrados como están a personas que son seguras de si mismas, y que en base a ello determinan su éxito en la vida. Aquí, ya lo hemos dicho en muchas más ocasiones, nos gusta más el carácter humilde y cercano, que hace parecerse a nuestros héroes más a lo que somos nosotros. Hemos crecido con ese complejo de inferioridad en este país durante muchos años, fruto del aislamiento internacional durante los años que transcurrieron entre la posguerra y la llegada de la democracia. Era como una especie de "todo lo de fuera es mejor que lo español". Hasta que hemos madurado, crecido como país y comparado, en el que algo nos hemos despojado de esos complejos, y más con los éxitos deportivos de los nuestros. Pero sin irnos por los cerros de Úbeda, lo cierto es que en el caso de que Alonso venciera a Raikkonen, la manera de percibirle sí que mejoraría fuera de España por cuanto no hay sesgo por la valoración de su carácter. De alguna manera, en todas esas encuestas que salieron el año pasado proclamando a Fernando Alonso como el mejor piloto de la historia (como la de The Telehraph), o uno de los mejores, se verían ahora más reforzadas. Eso, decimos, con independencia de si ganara o no el Campeonato del Mundo, aunque lógicamente, ser Tricampeón le metería en otra liga automáticamente.
 
¿Que más cambiaría el hecho de que Alonso venciera a Raikkonen, de darse el caso?. Pues seguramente su valoración como piloto dentro del paddock, ya alta de por si. En una situación de ese tipo, no sólo los dueños de los equipos modificarían su opinión, sino que seguramente lo harían los mismos periodistas que cubren cada 15 días (o una semana) los Gp's que conforman el calendario de F1. En ese sentido, con sus filias y fobias incluidas, sería difícil para ellos justificar la falta de mérito (al año siguiente de los éxitos de Kimi) de un hecho como ese. Cosa diferente, en cambio, sería de repetirse durante 2 años seguidos, pues como en la F1 sucede, tan bueno eres como victorias consigues (o grandes resultados en general) y contra quien las consigues. En ese sentido, la valoración de Kimi se rebajaría y el hecho de superarle no sería tan meritorio como el primer año, en el que Kimi llega a Ferrari tras haber luchado por el Mundial con un Lotus. Superarlo habitualmente, de hecho, pondría a Kimi a un nivel similar a Massa, en el sentido de que no se valoraría el que lo superara y sí el hecho de que fuera superado por él. Por eso, tan importante es vencer a tu compañero de equipo como ver la manera en que lo haces. Superarlo demasiado fácilmente parece siempre restar mérito a las habilidades de a quien bates. Hacerlo de manera más equilibrada parece siempre añadir un plus de dificultad al hecho. Si Massa hubiera dado más guerra a Fernando de la que le dio, se hubiera valorado más que le batiera. Sin embargo, el que lo venciera tan claramente sólo sirvió para que se destacaran las escasas ocasiones en las que el brasileño se impuso a Fernando.
 
 
 
Como vemos, con independencia de lo que suceda, el juicio sobre los éxitos y el talento de Fernando no variarán tan fácilmente. En este país por el mero hecho de que en según que cosas, somos personas de ideas fijas. En el extranjero, porque el hacerlo con mayor facilidad o dificultad siempre termina variando la forma en que se ven tus éxitos. Y es más, dependiendo de si lo repites de un año para otro y con determinada facilidad, puede llegar a otorgar poco valor al hecho de que superes a alguien con la reconocida calidad de Kimi Raikkonen. En este tipo de situaciones, de una manera u otra, quien lo tiene todo a ganar es el finlandés, y quien lo tiene todo a perder es Fernando. Si un año antes has sido reconocido mejor piloto de la historia pon una encuesta de un medio inglés, poco te queda por superar, sea o no exagerada tal apreciación. En el caso de Raikkonen, batir al Fernando le pondría en una posición más elevada, consiguiendo meterle en esa percepción de mejor piloto de la historia. de la que ahora mismo adolece, que no de crack, al que todo el mundo reconoce como tal. Y eso por no hablar de la situación de Alonso en Ferrari, la referencia ahora mismo, y que sólo puede perder, pues ganar ya se la ha ganado todos estos años. Kimi lo tiene todo a ganar, y en una lucha así el finlandés debería ser un rival tan peligroso como para no darle ni un vaso de agua. Fernando, por si acaso, ha optado por empezar a imponerse desde el primer momento, para minar la moral de su rival poquito a poco, como la "gota malaya". El hecho de que Kimi ya haya dicho que no ganarle sería una decepción muestra la primera señal de flaqueza, pues eso rara vez se dice en público ni se valora como opción si estás realmente confiado. La película no ha hecho más que comenzar, y lo que es seguro es que será a cara de perro aunque en las formas se cuiden porque ambos se respetan mutuamente. Habrá altos y bajos, uno ganará unas veces al otro y viceversa, pero Fernando no tiene el lujo de esperar a ver como va. Tiene que imponerse desde el comienzo porque no se espera otra cosa si quiere mantener su valoración. Habrá que esperar para ver los resultados, pero por lo que respecta a Fernando, parece haber cogido el toro por los cuernos....
 
Por Juan Ávila
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"