Buscar este blog

17 de febrero de 2014

Red Bull y su ruptura con Renault en 2015...


  
En Red Bull han saltado las alarmas, en Renault saltaron hace tiempo, y fruto de todo esto tenemos las primeras declaraciones y rumores sobre el futuro de la combinación más exitosa de los últimos 4 años en la F1. Lo que hace unos meses podría haber parecido una broma, ahora tiene más peso que nunca. La rumorología ha dejado paso a declaraciones con el peso que otorgan el que las pronuncien Giancarlo Minardi (ex-propietario de Minardi, lo que ahora es Toro Rosso, motorizada este año por Renault) y por Helmut Marko, mano derecha de Dieter Masteschitz en Red Bull. Pero ¿por que todas estas declaraciones, por qué llevar  los problemas de Red Bull con Renault a la luz pública de manera tan descarada?. Entremos en materia...
 
Lo primeras declaraciones públicas que hicieron saltar las alarmas fueron la realizada por Giancarlo Minardi, en la que comentaba que Red Bull había empezado a buscar la manera de romper el contrato con Renault en 2015, algo que hacía pensar que o bien Giancarlo buscaba una exposición pública tras un tiempo alejado de la F1, o bien sabía algo que el resto sólo podía suponer. Pero hay algo que no se debe olvidar con Giancarlo Minardi, y es que fue el propietario de Minardi, lo que ahora es Toro Rosso, que sigue en Faenza y que pertenece a Red Bull. Tiene por tanto la capacidad de conocer de primera mano la situación dentro de lo que fue su escudería hasta hace no tanto, y por tanto también de conocer de manera indirecta las intenciones de la casa madre, el equipo Campeón del Mundo. La F1 es una casa muy pequeña donde todos se conocen desde hace mucho tiempo. Lo que dijo Minardi sobre las intenciones de Red Bull de explorar la manera de desligarse de Renault tiene su sentido, pues tiene fuentes dentro de Faenza como para conocer esas intenciones. Ahora bien, ¿por qué estaría Red Bull tan interesada en explorar esa vía tras todo un pasado plagado de éxitos con la marca del rombo?
 
 
Antes de entrar en esta vorágine de éxitos de los últimos 4 años, Red Bull estuvo explorando la alternativa de equipar motores Mercedes, algo vetado por McLaren en su momento debido a la condición de socio preferente de la marca de Sttutgart. Entonces decidieron optar por Renault debido en parte a otras características ventajosas que tenía el motor francés respecto al resto de alternativas: instalación y ventajas en la forma de trabajar de los franceses en la idea de buscar el rendimiento del monoplaza por encima del ofrecido por el motor en solitario. Fruto de ese acuerdo llegaron todos los títulos, tanto en cuanto la potencia bruta no era una ventaja diferencial y sí el tratamiento aerodinámico de los gases de escape, en los que los técnicos de Renault fueron auténticos maestros. Red Bull se benefició de una tecnología en la que Renault nunca tuvo rivales a su altura. Ahora bien, con la nueva normativa, la principal ventaja de los motores franceses ha desaparecido y el camino hacia el éxito parece radicar en otras armas en las que Mercedes y Ferrari parecen llevar ventaja.
 
La F1 es cíclica, y el cambio de reglas incide precisamente en este cambio de roles, algo que de vez en cuando se muestra como imprescindible para que la F1 no se estanque y se muestre predecible. Podemos discutir a costa de que precio, pero es un hecho que facilita el cambio del protagonismo, el cambio del dominio de una escudería sobre otras. Red Bull parece haberse dado cuenta de que en Renault los problemas son lo suficientemente graves como para mandarles una primera señal de advertencia, dado que además son los motores más caros de la parrilla. Sí, entendamos que al hecho de haber perdido su principal ventaja (la tecnología de los escapes sopladores), se le han añadido unos problemas estructurales importantes y el hecho de ser el motor más caro (unos 22-23 mill. de eur frente a los 14 de Ferrari o los 18 de Mercedes). Es lógico valorar que Newey haya pensado que una vez que la ventaja de los propulsores franceses ha desaparecido, alternativas como la de Mercedes, Honda o quien sabe si Cosworth, merezcan una valoración debido a que las razones del éxito de los motores V6 estarán en la fiabilidad, la potencia y el consumo. La  aerodinámica, siendo siempre fundamental, parece perder protagonismo en el corto-medio plazo. 
 
"Despite Renault , Red Bull and Toro Rosso undertake to transmit tranquility and serenity in their press releases and interviews, the information circulating , the situation seems more complicated than expected and not easy to solve . It seems that at home Red Bull are exploring a possible change of engine for 2015"(Giancarlo Minardi)
  
Helmut Marko, en su línea de ejercer presión con esa manera tan peculiar de hacer declaraciones, lejos de desmentir de manera rotunda esta información, deja caer sibilinamente la posibilidad del cambio. De alguna manera, sin entrar en una guerra directa con Renault que a ninguna de las partes conviene comenzar a estas alturas de pretemporada, sí que deja caer que el contrato con Renault, a pesar de ser a largo plazo, tiene claúsulas que basan su continuidad en el rendimiento del propulsor francés.
 
"We have a long-term contract with Renault, which is of course linked to the performance. Nevertheless, we are together as one to solve the current problems.”(Helmut Marko)

La pregunta, no obstante, está en el aire todavía ¿Le interesaría cambiar a Red Bull de proveedor de motores en 2015 tras la cosecha de éxitos que ha tenido en los últimos 4 años con Renault?. Personalmente creo que ambas partes encontrarán las soluciones a lo largo del año como para evitar tomar una decisión tan drástica, pero el hecho de que se lo planteen muestra claramente el tamaño del problema que tienen ahora entre manos. Tanto Red Bull como Renault tienen recursos para darle la vuelta a la tortilla, pero empezar con una desventaja de este tipo puede suponer que no logren acabar las primeras carreras, lo que podría apartarles del título antes de llegar al ecuador de la temporada. En un escenario de ese tipo, todo podría ser posible, si las soluciones no terminan de llegar más pronto que tarde y la impaciencia se apodera del equipo azul. Afectaría a más áreas de la meramente técnica, por cuanto el acuerdo con Infiniti se podría resentir tanto en cuanto es una marca del grupo Renault (propietaria de Nissan, de la que Inifinity es su marca de lujo) y recordemos que la marca japonesa es uno de sus patrocinadores principales. Por ello, aunque el escenario es posible, y más si los nervios se apoderan del equipo porque no termine de solucionarse el problema, no será tampoco fácil que se produzca.

 
Motor Cosworth V6 Turbo 2014
  
El tiempo nos dirá como se resuelve toda esta situación, pero de lo que no hay duda es que en todo esto hay muchos actores que miran la situación de reojo. Mercedes, que en 2015 pierde a McLaren, puede ser una de las interesadas en ofrecer sus motores a Red Bull, visto que además los austriacos y los alemanes han sido en lo deportivo muchas veces como "primos hermanos". También, desde lo lejos, intentando meter cizaña, podría estar Cosworth, que con un V6 desarrollado para la F1, necesitaba equipos a los que motorizar para que la inversión de producirlos les resultara rentable. Sería una especie de venganza servida en plato frío, ya que como nuestro compañero Sergio Álvarez dijo en uno de los programas de AutoFM, Renault echó de la F1 a Cosworth con su empeño de motorizar a más equipos, dejando a Cosworth sin equipos a los que motorizar. Es también por ello por lo que Minardi los menciona de manera indirecta cuando habla en estos términos:
 
"Some manufacturers do not currently involved in World F1, have ready a unit and their staff are assessing their fallen in the field , although slowed by the difficulty of finding important partnerships , unless these concerns are not exceeded exploiting ' Renault current debacle"  
 
Lo que traducido viene a decir que ciertos fabricantes que actualmente no están en la F1, tienen una unidad lista para desembarcar en el Gran Circo, pero que no lo pueden hacer salvo que haya equipos que se decidan a montarlos, para ingresar el dinero suficiente como para poder producirlos y desarrollarlos. Y por si quedaban dudas, muestra su convencimiento de que son los primeros interesados en explotar la crisis de Renault para poder acercarse a algunos equipos de la parrilla. No hay que atar muchos cabos para saber que habla de Cosworth, cuya unidad presentaron hace menos de un mes y sobre la que indicaron que lo único que había impedido producirla era el hecho de no contar con apoyos/equipos suficientes como para ingresar el dinero necesario con los que afrontar la aventura. Equipos como Lotus y Caterham podrían ser objeto de estos acercamientos, sin descartar incluso el equipo de Milton Keynes, a quienes ya motorizaron cuando estaban bajo el nombre de Jaguar y en su primer año como Red Bull. Habrá que estar atento con el desarrollo de los acontecimientos, pero el que hayan surgido ya estos primeros rumores pone las orejas tiesas a más de uno en Viry-Chatillon...
 
Por Juan Ávila

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que necesita Movistar para tener éxito con la F1?

Encuesta - Futuro "Pedro de la Rosa"